Una barcaza a la deriva baja por el Ebro

agapito bandres

Hace aproximadamente un mes, Marcelino García Toral, el entrenador que estaba llamado a devolver al Real Zaragoza a la zona noble de la tabla de Primera División, fue destituido de su cargo como máximo responsable técnico del equipo. Su puesto lo ocupó, de manera inmediata, José Aurelio Gay, un hombre de la casa con mucha más ilusión que experiencia en banquillos calentitos.

La situación del club aragonés, inmerso en una racha de resultados que hundirían al más firme (no conocen la victoria desde el 1 de noviembre), no invitaba al optimismo, pero el cambio de entrenador se entendió como un necesario giro de timón que sólo podría aportar cosas positivas. A la llegada de Gay al banquillo hay que sumarle la salida de Eduardo Bandrés de la Presidencia del club maño, en una desbandada que recuerda a la de un barco en pleno naufragio. Sin margen para maniobrar, Agapito Iglesias, máximo accionista del club, asumió la presidencia desde la misma salida de Bandrés.

Para continuar con el vodevil de entradas y salidas, el Zaragoza decidió tirar de fichajes para tratar de enderezar la situación. Así, llegaron a orillas del Ebro los delanteros Eliseu (ex del Málaga) y el ‘Chupete’ Suazo, además del centrocampista defensivo checo Jiri Jarosik (ex del Chelsea, entre otros), todos ellos bajo cesión. Después de que Marcelino se pasase un año entero pidiendo refuerzos para su plantilla, particularmente en la delantera, sin éxito, a su salida llegan a la plantilla tres nuevos jugadores. O alguien dentro del club aragonés no creía en el técnico asturiano, o la situación es absolutamente desesperada.

Mala pinta tienen las cosas en La Romareda. El año del último descenso a Segunda (2007/08), el Zaragoza tenía una plantilla (Diego Milito, Zapater, Matuzalem, Sergio García, Aimar) como para haber entrado en la lucha por una plaza europea. Este año, recién ascendido, la plantilla da como para salvar la categoría y muy poco más. Ése era el primer paso para afrontar la temporada con ciertas garantías de estabilidad.

Ahora, con el equipo anímicamente hundido, la afición de uñas (ayer saltaron contra Agapito, semanas atrás contra el banquillo y Bandrés, cierto sector de la grada culpa a los jugadores…) y un entrenador al que ni su peor enemigo habría encomendado tarea más ingrata, la misión por la salvación se antoja bastante más complicada que cuando arrancó la campaña.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

7 Comments

  1. santi

    18 de enero de 2010 a las 12:42 pm

    Muy acertado el post. Pero varias aclaraciones.

    La dimisión de Bandres, seguramente fué ideada por Agapito, asi que no le pilló por sorpresa. Ya tenía decidido ponerse el de presidente.

    Lo de los fichajes y Marcelino, tienes toda la razón. Y lo de que ayer la afición saltó contra Agapito, pues si. Pero también contra Gay, y hasta con los jugadores.

  2. Borja Barba

    18 de enero de 2010 a las 12:45 pm

    @ Santi

    Cierto. No se nos puede olvidar que la mano que dirige todo en el Zaragoza es Agapito, aunque me cuesta creerme que en una situación tan tensa y delicada, alguien quiera asumir responsabilidades que, en principio, no le corresponderían. O tiene zaragocismop puro en sus venas, o un gran concepto de sí mismo. No conozco lo suficiente a Agapito.

  3. DiadePartido

    18 de enero de 2010 a las 1:23 pm

    Agapito es el dueño del eequipo así que es normal que sobre él recaiga la responsabilidad máxima.

    En el aspecto deportivo, decir que de momento Gay ha demostrado muy poquito, se empeña en jugar 4-3-3 y así será difícil que el equipo recupere confianza atrás. Ayer se tuvieron muchas oportunidades que no se pudieron concretar, se supone que la falta de gol la resolverán los fichajes, espero que más pronto que tarde.

    Un saludo desde: Día de partido. El Madrid pierde comba en 2010 .

  4. santi

    18 de enero de 2010 a las 2:31 pm

    Lo que se rumorea por Zaragoza, es que Agapito quiere vender el club a final de temporada, y en segunda será muy complicado (principalmente a todos los problemas económicos derivados, que pueden acabar en algo muy malo, aunque esperemos que no).
    Por lo tanto, el ha tomado el mando para intentar salvarlo, y salvar su negocio.

    Respecto a lo de Gay, por mucho que diga que es un 4-3-3, realmente es un 4-5-1, con el delantero mas solo que la una (como se vio ayer). Por el bién del Zaragoza, que cambien de entrenador, auque a ver si ya hay tiempo…

  5. DiadePartido

    18 de enero de 2010 a las 3:28 pm

    Claro, el 4-3-3 es con extremos muy abiertos en banda, jugadores con capacidad goleadora hasta ahora no había ninguno jugando (jugaban Arizmendi o Lafita en punta, sin ser delanteros), Suazo y Eliseu vienen para paliar esto, en principio en ese esquema si que entrarían, pero el centro del campo queda demasiado débil como para parar las acometidas de los rivales y carece del talento necesario para dominar los partidos ante equipos de más entidad que el de ayer.

    Un saludo desde: Día de partido. Renovando objetivos.

  6. Almogabar

    18 de enero de 2010 a las 3:42 pm

    MayDay, MayDay, MayDay!!!

    Nos hundimos…

    penica de equipo (en lo deportivo)
    penica de club
    penica de dirigentes
    penica de entorno

    O hacemos una como hizo el Espanyol hace alguna temporada ya o nos vamos a Sgunda (¿o Segunda B?)

  7. Mostovoi

    19 de enero de 2010 a las 12:14 pm

    Gay no había subido al Pontevedra a 2ª despues de 25 años¿?¿?, que yo recuerde creo que si, por lo menos algo preparado esta el muchacho.