Sergio Canales, la prensa y la tristeza de ser pobre

sergio-canalesComo un indefenso gorrioncillo ante una bandada de halcones sedientos de presas. Así es como ha debido de sentirse el Racing de Santander, y con él todos sus aficionados, tras el soberbio partido (uno más) firmado por su joven promesa, Sergio Canales, el pasado sábado en el Ramón Sánchez Pizjuán. De Canales creo que ya no vamos a descubrir nada que no se sepa a estas alturas. Dieciocho años, zurdo, habilidoso y con una estupenda relación con el gol. Lo tiene todo para triunfar, vaya.

Ante semejante caramelito, la maquinaria pesada de la prensa deportiva española se ha puesto en marcha al grito de todos a una. Cómo iba la parafernalia mediática a permitir que un jugador con las brillantes condiciones y la insultante juventud de Canales descollara sin ser relacionado, a las primeras de cambio, con la consabida retahíla de equipos poderosos (algunos sólo en lo económico), no sólo de nuestra Liga, sino de todo el continente. Dejar escapar una batalla de titulares como la que se presenta (hoy mismo, Marca despacha su portada con el supuesto ‘toque’ del Madrid al entorno del futbolista, mientras que Sport anuncia que el Barça también pujará por el joven santanderino) sería perder una oportunidad inmejorable de seguir ensuciando la prensa deportiva nacional.

Y da igual las víctimas, directas o colaterales, causadas. Vender es la premisa, y tener contentos a los potenciales compradores de forros polares o vajillas con el escudo del club pertinente, la condición sine qua non. Da igual si se juega con el futuro profesional de un chico de dieciocho años que está sacando las castañas del fuego para su actual equipo. No importa si se condiciona su futura decisión sobre su siguiente destino, dando por hecho que deje el Racing y no estemos ante un nuevo ‘caso Julen Guerrero’ o un ‘caso Fran’. Si un jugador despunta, es porque tiene que acabar en el Barça o en el Madrid. O como mucho, en el Atleti.

Pobre Racing. Pinta tan poquito en toda esta historia. Es el sino del club pobre. Pero, en realidad, da igual que sea el Racing, el Espanyol o el Mallorca, por decir otros dos clubes modestos que cuidan un poquito su cantera. En nuestro sistema futbolístico-planetario hay dos enormes esferas doradas con un inmenso poder de atracción cuya fuerza de gravedad engulle todo cuando revolotea alrededor y saca un poco los pies del tiesto.

Hay que ponerse en la piel del seguidor del club pequeño y supuestamente vendedor. Son pocas las alegrías que recibe y muy contadas las ilusiones que vive. Que la voracidad de la prensa deportiva se empeñe en hacerlas aún menos relevantes no tiene perdón. Dejen a Sergio Canales (cuyo pase pertenece al 50% al Dépor, tras las operaciones cruzadas de Dudu Aouate, Pedro Munitis y Antonio Tomás) disfrutar del fútbol y al Racing, así como a todos los equipos pequeños con jóvenes estrellas en ciernes, alimentar sus raquíticas ilusiones.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

54 Comments

  1. tamara

    19 de mayo de 2010 a las 6:01 pm

    sergio canales eres el mejor del mundo y siempre lo seras bss!

  2. Pingback: De portada a ignorado » Diarios de Futbol

  3. Pingback: De portada a ignorado

  4. Pingback: Canales: De fitxat com una estrella a oblidat « El Tercer Ull