A favor de un fútbol imperfecto

arbitro

Hoy arranca la Europa League, esta UEFA recauchutada que Michel Platini y compañía han previsto como laboratorio de pruebas para sus nuevos inventos. Desoyendo el clamor que aconsejaba para Europa una cultura arbitral similar a la que disfrutan en las regiones más meridionales del Cono Sur (ver foto), Platini ha optado por presentarnos una implementación bien diferente.  Soportar las ocurrencias de los tres de negro y el molestón del chándal no es suficiente castigo, a juicio de los sabios UEFA, para el sistema nervioso del espectador  y por ello nos han reservado tratamiento de shock. Los nuevos trencillas, en realidad una figura ya utilizada en los albores del fútbol reglado, trabajarán tras las porterías y serán los encargados de detectar todas las simpáticas barrabasadas que acontecen domingo tras domingo en las inmediaciones del área de penalti y en los lanzamientos a balón parado. Si no estamos viviendo la era de la especialización laboral absurda que alguien intente explicarme lo contrario.

La nueva ola de la nueva ola de la fiscalización futbolística, tras el famoso pinganillo, la sempiterna solución del vídeo o el balón inteligente va a ser, y me pongo las gafas de Rappel, un fracaso sonado. Y es que estas decisiones de sofá van totalmente en contra de la esencia de un juego popular (y pícaro) por antonomasia, aunque estoy totalmente seguro que los fanáticos del fair play van a salir inmediatamente a defenderlas. A estos les recordaría que con tanto control se corre el riesgo de mutilar uno de los ingredientes innegociables, y uno de los más sustanciosos, de cualquier pachanga que se precie: la posibilidad de hacer trampa.

Parece mentira que un futbolista tan imaginativo como era Michel Platini, que nos entregó lo mejor de su fútbol en el equipo que sublima toda la tradición marrullera de Italia, nos venga ahora con estas. Para mi el fútbol también son los agarrones no pitados, las zancadillas arteras en el área, los goles que entraron y el de negro no apuntó, los que se lograron jugando al balonmano, los piscinazos, o las siempre entretenidas tanganas. Porque si eliminamos todos esos ingredientes necesarios a base de normativas tontas los aficionados nos íbamos a aburrir mucho y los periodistas, esta me importa más, tendríamos que ir buscando una nueva ocupación.

Periodista + social media freelance, que es lo que se lleva. Infrafútbol y chatarra. Disfruté en Sportyou y lo sigo haciendo donde me dejan. pisalo.es sergcortina@gmail.com

37 Comments

  1. xtaoth

    17 de septiembre de 2009 a las 9:14 pm

    Lo de la idea de la foto me gusta… Pero de todas formas, en el resto del artículo no estoy de acuerdo, al menos no en el 100%.

    Veamos. Los árbitros son necesarios en el mundo del fútbol. Si no hubiese ley ni orden, con la de dinero que se mueve esto podría acabar peor que el Rollerball de James Caan. Imagino que hasta aquí, de acuerdo. El problema está en ¿donde trazamos la línea de lo que se permite o lo que no? Es decir, engañar al árbitro es muy bonito… si es tu equipo el que consigue beneficiarse. Un gol es un gol, y si hay alguien que diga que no porque desde veinte metros es más difícil de ver que si estás pegado en la portería, entonces eso ya deja de ser bonito (para mi gusto).

    Yo si soy partidario de que se aplique la ley a rajatabla. En el Basquet hay videos, parones y repeticiones y nadie señalaría eso como el causante de que el partido sea aburrido. Es más, sigue habiendo polémicas, cronómetros que se detienen por arte de magia, tapones cuando el balón ha tocado el tablero que han valido… Pero en cambio, no le puedes faltar al respeto al árbitro, los jugadores deben ser educados y limpios. Y aún así hay cruces de mirada, juegos psicológicos entre rivales y cien mil trucos más.

    No se, yo veo bien estas iniciativas. Al final, los jugadores “picarescos” se adaptan (suelen ser los más rápidos en adaptarse) y buscan hacer algo diferente por otro lado, o descubren trucos difíciles de ver, etc… Pero el juego sería más controlado, y probablemente más ‘noble’ con la ingrata tarea de arbitrar.

  2. Tobal

    17 de septiembre de 2009 a las 10:46 pm

    A no quejarse más por el codazo de Tassoti entonces, Sr. Cortina

  3. Christiansen

    17 de septiembre de 2009 a las 10:47 pm

    Genial articulo e interesante disyuntiva. Yo me remito al narizón holandés, que de esto Cruyff sabe un rato:
    “El dia que el futbol sea objetivo dejará de ser futbol”

  4. Christiansen

    17 de septiembre de 2009 a las 10:49 pm

    Tambien el Sr Best dijo algo así como:
    “La injusticia en futbol es algo así como la novia en una discoteca, sólo la quieres cerca cuando las demas chicas te han dicho que no”

  5. Christiansen

    17 de septiembre de 2009 a las 10:52 pm

    La justicia , perdón, no la injusticia. Madre de dios, que falluto estoy estos dias…

  6. migueljme

    17 de septiembre de 2009 a las 11:20 pm

    A favor de un modelo arbitral similar al rugby, un deporte con unas reglas mucho más complejas que las del fútbol en el que a base de respeto por el árbitro y aprovechando las posiblidades de las nuevas tecnologías (juez de televisión) se ha conseguido practicamente acabar con las polémicas.
    De todas formas, ya se sabe, fútbol es fútbol.

  7. Christiansen

    17 de septiembre de 2009 a las 11:36 pm

    migueljme corrigeme si me equivoco que dicen en Inglaterra que el futbol es un deporte para Dioses practicado por animales y el rugby es un deporte para animales practicado por Dioses.
    Aplicar un modelo rugby al arbitraje del futbol sería confiar demasiado en unos jugadores que anteponen muchas cosas a la ética futbolística y competitiva

  8. manolo lame

    18 de septiembre de 2009 a las 12:10 am

    Que m***** de artículo Cortina. Te superas como tus parientes juntaletras de Sport y Marca.

  9. Julen

    18 de septiembre de 2009 a las 12:23 am

    Sí hacer trampas es parte de esto entonces no os atreváis a llamarlo deporte. Se puede criticar la ineficiencia del planteamiento de Platini, pero de ahí a hacer apología de la trampa… El siguiente paso es que siempre sean tramposos los mismos. La verdad es que no pensaba que leería un post como este en este blog. En fin.

  10. jose

    18 de septiembre de 2009 a las 1:01 am

    Ah, los poetas del fútbol. Yo defiendo el teatro no por ningún romanticismo futbolístico a lo Galder Reguera sino porque, la verdad, el fútbol es un juego por lo general lentorro y hacen falta estas cosas como plus para entretener. En otros juegos de campo más pequeño y más rápidos el juego es lo bastante entretenido por sí mismo como para que este tipo de cosas no hagan falta (aunque la falta de polémicas de este tipo afecte a su popularidad).

    Por ejemplo, seguro que los poetas no están tan a favor de la filosofía del marrullerismo en el futbol sala.

  11. Dani

    18 de septiembre de 2009 a las 1:06 am

    pues hoy en San Mames ya hemos visto para que sirven los arbitros de área od e portería co mo quieran llamarlos. Piscinazo monumental de Susaeta al mas puro estilo Joseba Etxeberria en sus mejores tiempos y penalty para el Athletic, que ha sido el primer gol del athletic y a partir de ahi coser y cantar el resto del partido. Resumen del nuevo invento, un arbitro mas= 1 lio mas en cada area. Se estan cargando el futbol!!!

  12. Marcel

    18 de septiembre de 2009 a las 1:09 am

    ¡Grande Cortina! Se te echaba de menos.

  13. JL

    18 de septiembre de 2009 a las 3:11 am

    ..y yo que huyo del Marca & cia y me encuentro con esto.
    Estoy totalmente en desacuerdo. El fútbol es un deporte, al menos es así como yo lo entiendo, y todo lo que tú has escrito va contra la esencia del DEPORTE. ¿Te parece más interesante el fútbol porque existe la polémica del gol fantasma de Inglaterra en la final del mundial que ganó? A mi eso me parece triste. También me parece triste que a algunos el tramposo les parezca un listo.

  14. floyd

    18 de septiembre de 2009 a las 5:05 am

    Gloriosa foto del impresentable Lunatti en la cancha de Nueva Chicago

    Y en referencia al post, antes de poner tantos arbitros mas vale computarizar el arbitraje, y hacer algo similar al tenis, cuando hay una jugada polémica y se solicita el challenge

  15. Agustín

    18 de septiembre de 2009 a las 5:50 am

    Me remito a una frase de Collina: “si el fútbol no es un deporte perfecto, no comprendo porqué se espera que el árbitro lo sea”. Así es señores, el error también es parte de este hermoso juego llamado fútbol, siempre y cuando no sea alevoso o deliberado, claro.

    Simplemente habría que depurar la calidad de las ternas arbitrales, y no implementar más colegidos o tecnología en pos de evitar polémicas. La FIFA (al menos en mundiales) ya actuó en cuanto a ello: luego de los impresentables arbitrajes vistos en Corea-Japón (y vaya si España se acuerda…) a manos de hombres de negro procedentes de paises de ignota historia futolística, en Alemania 2006 estuvieron los mejores, como por ejemplo Elizondo dirigiendo el encuentro de apertura y la final.

  16. Altocino

    18 de septiembre de 2009 a las 8:38 am

    jajajajajajajaja menuda foto.

  17. Sergio Cortina

    18 de septiembre de 2009 a las 9:34 am

    Menos golpes de pecho JL. ¿Es tan complicado entender que la picaresca ha construido gran parte de la historia del fútbol?

  18. LiNks

    18 de septiembre de 2009 a las 9:39 am

    El futbol, el unico deporte en que un jugador puede protestar una decision sin que le pase absolutamente nada, donde una barrera se puede colocar donde le salga, donde un tio puede esxupirle a otro sin sancion ninguna… Que bonito es…

    Por favor… Basta Ya!

    De un partido se juegan apenas 30 minutos, lo demas son parones, fingimientos, protestas,… La marrulleria en el futbol da cada vez mas asco, eso lo vemos todos.

  19. Dadan Narval

    18 de septiembre de 2009 a las 9:39 am

    Estoy contigo Sergio. Además, hay un detalle: un fútbol 100 % controlado por cámaras, GPSs y demás, no es más honrado, es menos humano. En ese escenario, el que no hace trampas no es porque no quiera, sino porque no puede.

  20. LiNks

    18 de septiembre de 2009 a las 9:50 am

    #19 Dadan Narval

    Esa es la idea, que no se pueda hacer trampas…

  21. emedepan

    18 de septiembre de 2009 a las 10:00 am

    Estoy bastante de acuerdo con el articulo. Como defensa, muchas veces el evitar que un delantero te marque o no un gol se basa en utilizar un certero empujón con la cadera, un agarrón por el hombro, desequilibrar un salto… Y no son pocos los delanteros que tratan de sacar faltas al borde del área poniendo el cuerpo y agarrando al defensa, que le dan con la mano de estrangis… Todo eso no puede estar controlado al milímetro, sería un verdadero aburrimiento y tendríamos paradas de partido cada dos minutos.

    Eso sí, evitar los goles “fantasma” si que me parece una buena medida. Porqué si el fútbol se basa en los goles, es tremendamente injusto perder un partido por un gol que haya (o no) sido. No es algo de pillería, es más bien azar o incapacidad visual del de negro.

  22. Persiana

    18 de septiembre de 2009 a las 10:27 am

    Cortina y sus cortinadas … es un hecho reconocido que tus “artículos” no hay por donde cogerlos, pero el recurso de poner una foto de mujeres ligeritas de ropa para intentar que los lectores no se fijen en el paupérrimo texto es un pelín burdo, ¿no? Algunos deberían estar de vacaciones todo el año.

  23. Sergio Cortina

    18 de septiembre de 2009 a las 10:37 am

    Muy fino lo de llamarse Persiana. Estamos rodeados de artistas…

  24. Dadan Narval

    18 de septiembre de 2009 a las 10:49 am

    Links,
    No poder hacer trampas en un fútbol 100% controlado tiene de honrado lo mismo que no delinquir en una prisión de alta seguridad. ¿Coges por dónde voy? Prefiero que el fútbol permita cierta libertad de elección.

    Persiana,
    Joder, qué listo eres, ¿eh?

  25. LiNks

    18 de septiembre de 2009 a las 10:58 am

    #24 Dadan Narval

    Ningun deporte esta libre de trampas, ni lo mas controlados.
    Pero de ahi a que un partido de futbol sea Can Picha va un mundo. Los jugadores pueden hacer cualquier cosa practicamente inmunes y eso a lo unico que lleva es a crispar y a generar comportamientos violentos, tanto dentro como fuera del campo.

  26. Alberto

    18 de septiembre de 2009 a las 11:56 am

    Sería una magnífica noticia que ciertos periodistas tuvieran que buscarse otra ocupación.

  27. Sergio Cortina

    18 de septiembre de 2009 a las 1:38 pm

    Al menos explícate Alberto, que de los errores se aprende. De otro modo nos reservo el derecho de borrar cada comentario que, como el tuyo, sea tan sólo una tocadura de pelotas al que suscribe.

  28. Land Decover

    18 de septiembre de 2009 a las 2:01 pm

    Todo lo humano necesita un control, vale que sea más humano pero hay que ponerle unos límites. Cargarte la esencia del deporte como el compañerismo, el ser deportivo dentro del campo choca con esa filosofía que pones. Yo no quiero un mundo de listos que en realidad son tramposos.
    En fútbol se puede llenar de Materazzis y Danis del Betis. Optemos por un ligero control pero sin llegar a un partido que parezca la casa de Gran Hermano

  29. Alberto

    18 de septiembre de 2009 a las 2:17 pm

    Muy sencillo, decir que la razón para que no se puedan eliminar las polémicas arbitrales es que ciertos periodistas se quedarían sin trabajo, viene a ser lo mismo que estar en contra de la erradicación del cáncer para evitar el paro de los oncólogos. Y que me perdonen los oncólogos por la comparación.

    Sobre el resto de la argumentación, estar en contra de intentar limitar todo lo razonable la posibilidad de hacer trampas, estoy totalmente en contra. Pero como “los agarrones no pitados, las zancadillas arteras en el área, los goles que entraron y el de negro no apuntó, los que se lograron jugando al balonmano, los piscinazos, o las siempre entretenidas tanganas” no me parecen “ingredientes necesarios” para no aburrirme, está claro que no tenemos la misma idea sobre el fútbol.

  30. Christiansen

    18 de septiembre de 2009 a las 2:23 pm

    Y a mi que me da la sensación que aunque Cortina hubiese escrito un post merecedor del Pulitzer le habrían llovido hostias igualmente…

    Por favor, mis comentarios anteriores nohacian apología de la trampa, yo sólo digo que el futbol es bello pq es como la vida misma justo a veces y otras veces injusto. Creo que el futbol debe quedarse como está. Lleva 100 años siendo el deporte entre los deportes y me produce un poco de urticaria ver a todos los apostatas y vendebiblias defendiendo el uso del video, de la CIA y del cuerpo de inspectores de la Afencia de Control Nuclear.
    Si quereis justicia suprema pasaros a la NFL. El futbol es del que lo sabe entender, no del que espera a recibir lo que merece.

  31. Lobo

    18 de septiembre de 2009 a las 2:35 pm

    Yo opino que no se trata de estar a favor de los tramposos sino entender el fútbol como un deporte muy especial, una representación de la vida donde caben los pillos, los nobles, la policía(árbitros). Que haya polémica en jugadas confusas no sólo da empleo algunos pseudoperiodistas sino que promueven los debates y discusiones populares de las que carecen, o casi, el resto de deportes. A mí si a Messi le pilla un árbitro tirándose me parece genial que lo expulse pero si no prefiero que no se rearbitre la jugada ni concámara ni con mil árbitros. Muy mal no se debe estar haciendo en este deporte cuando cada vez hay más aficionados. Dicho esto entiendo y respeto a los de la opinión contraria.

    Un saludo desde, http://alotroladodelacal.blogspot.com/

  32. Hikaru

    18 de septiembre de 2009 a las 3:47 pm

    Yo puedo entender la falibilidad arbitral, como personas que son, y con los medios que tienen. Y creo que tampoco se puede “robotizar” el deporte para evitar toda posible vulneración del reglamento.

    Hay que llegar a un equilibrio.

    Pero también, si sacais el romanticismo de la trampa, francamente a mi me parece una “paja mental” tremenda. Se puede ser pillo jugando al borde del reglamento, o sin llegar a rebasar este.

    Cuando jugaba el entrenador nos enseñaba a distraer al defensa en los corners sin faltar… era raro… pero que era más fácil que bajara la guardia el central mientras hablaba amigablemente con nosotros y justo empezasemos un desmarque para ir al remate, que si le estabamos mentando las ficticias hazañas de su madre. O a sacar las faltas con un númerito cómico de tropezar, que funcionó alguna que otra vez…

    Se tiene que ayudar a igualar los criterios. Técnicamente si hace falta. Lo que puede pasar es que un arbitro vea un fuera de juego una jugada, y la siguiente, lo mismo en el otro lado del campo, no la vea. Puede pasar. Pero viendo dos entradas similares, que a una le aplique un rasero y otra, otro… eso tenía que ser corregible. Y eso yo lo veo solucionable con una mesa como en el baloncesto. Que a tiempo corrido haga lo que hace en el baloncesto. No se acerca a hablar con el 4º árbitro cuando lo necesita… pues lo mismo. Para los fuera de juego, para cosas que no ha visto… para igualar criterios en agresiones o entradas duras.

    Y no para atar el fútbol, si no para que prime lo que importa. A mi lo de romanticismo me suena a conservadurismo y a que la gente de 30 años empieza a aferrarse al estatus actual y conocido de las cosas como antes lo hacían los de 50… a si que… vosotros mismos. Neoconservadores del fútbol. ;)

  33. Sergio Cortina

    18 de septiembre de 2009 a las 3:51 pm

    Alberto

    Somos adultos y no es obligatorio que estemos de acuerdo.Eso si, que no entendamos el fútbol de la misma manera no es excusa para que muestres un mínimo de educación.

    Por mi parte la discusión termina aquí

  34. Charuman

    18 de septiembre de 2009 a las 4:15 pm

    No se para que algunos quereis cambiar el fútbol, si después de 10 repeticiones de distintos angulos, los seguidores de 2 equipos rivales no son capaces de ponerse de acuerdo si ha sido fuera de juego, si la falta merecía tarjeta, ó si fue penalty ó tocó balón.

    Saludos y viva la picaresca en el fútol.

  35. Lestat

    18 de septiembre de 2009 a las 7:29 pm

    La injusticia es d la esencia del futbol. imaginnense que seria d un ingleterra argentina si no esxtuvieran aun peleando por la mano bd diego; o ing y alemania sin la eterna discusion d si entro o no en el 66, es lo que les da condimento.
    En el tenis se soluciono con tecnologia y quien se acuerda de la final d roland garros d hace 2 años,NADIE.

    Pd: los mismos españoles todavia le tienen pica a itralia por lo del 94 y eso hace que cadavez que se encuentren una revancha, osea es un condimento adicional

  36. Alberto

    18 de septiembre de 2009 a las 7:49 pm

    @30, hace 100 años en el fútbol para que no hubiera fuera de juego se necesitaban 3 jugadores por detrás del balón, el portero podía coger el balón con la mano cuando un compañero se lo pasaba con el pie, no se podían hacer cambios, no había tarjetas, el árbitro no anunciaba cuanto tiempo pensaba añadir,… Y también ha habido innovaciones que no cuajaron y se abandonaron como los goles de oro y de plata.

    El fútbol evoluciona y no me parece mal que se vayan probando mejoras, siempre poco a poco, que, como bien dices esto funciona, por lo tanto no le hace falta una revolución. Y que conste que lo de los dos nuevos árbitros no me parece personalmente una buena idea, creo que se conseguiría más con el cuarto árbitro mirando un monitor. Pero si de laguna manera que no interrumpiera el juego se consiguiese que, por ejemplo, se redujeran al mínimo los agarrones en el área a la salida de los córners, creo que la mejora del juego sería bastante importante.

    @Sergio, creo que el tono de mi comentario no era más despectivo con los periodistas deportivos que el de tu post con los árbitros. Pero si te he ofendido personalmente, disculpa, no era esa mi intención.

  37. recaster

    19 de septiembre de 2009 a las 9:14 am

    A mi, si hay una parte que odie del fútbol (ese deporte que me encanta) es la imparcialidad de los árbitros y el amplísimo margen que hay para la picaresca.

    No creo que el engaño y el saltarse las reglas sea algo bonito para el fútbol; lo bonito deben ser los goles, las jugadas, una buena parada,… el fútbol.

    Una cosa que se me ocurrió viendo el otro día un partido de baloncesto: cuando van a tirar a canasta y les hacen falta, se sigue haciendo el intento de tirar para conseguir canasta + tiro adicional. Estoy seguro que esto aplicado al fútbol sería una maravilla. ¿Cuántas jugadas de gol nos hemos perdido por buscar el penalty? Yo aplicaría algo como esto: si estás en el área y te hacen falta antes de chutar, sigue intentándolo, porque si marcas, además tendrás un penalty (aunque ese penalty no valga como 1 gol normal, sino como medio gol, o gol chico, que sirva en caso de empate tanto en el partido como en la clasificación).

    ¿Qué opináis de eso?

    Saludos.