Matthias Sindelar: el drama de un genio

sindelar“El fútbol no es una cuestión de vida o muerte: es mucho más que eso.” La archiconocida y manida cita de Bill Shankly ha sido siempre vista desde la perspectiva cómica que sugería la irreverencia del mítico técnico escocés. A nadie se le ocurriría pensar que el fútbol, o mejor aún, las emociones y sentimientos que éste provoca, pudieran situarse por encima de la propia vida.

Política y deporte nunca fueron buenos compañeros de viaje. La abrumadora mayoría de las (numerosas) intromisiones del mundo de la política en las manifestaciones deportivas han acabado teniendo consecuencias funestas. La política no sólo es volátil e imperdurable, es que además, no entiende de sentimientos. A Matthias Sindelar, el Mozart del fútbol, el deporte le ofreció la mejor manera posible de mantenerse fiel a unos principios, a unos sentimientos, frente a una de las expresiones políticas más duras, represivas y vergonzosas de la Historia de la Humanidad.

Austria, marzo de 1938. La pujante Alemania nazi de Adolf Hitler ha comenzado su vergonzosa expansión geográfica. El Anschluss (anexión) sobre el territorio nacional del país alpino se consuma con el consentimiento refrendado, pero viciado, de la práctica totalidad de la población austriaca. Son los primeros pasos del nazismo en Europa. Cualquier vestigio de oposición a la anexión es aniquilado. Así, en los días posteriores al fatídico día 12 de marzo, numerosas personas de origen judío o con convicciones políticas contrarias al nazismo, son detenidas y encarceladas. Austria deja de ser Austria, y pasa a convertirse en la Marca Oriental.

En medio de esta vorágine socio-política, el fútbol no quiso detenerse en Austria. Era la época dorada del Wunderteam, de la irresistible selección austriaca dirigida por Hugo Meisl que en el 34 había alcanzado las semifinales del Mundial italiano (siendo precisamente eliminada por el “indudable” campeón) y en el 36 había conseguido la medalla de plata en los Juegos de Berlín. Hugo Meisl no vivió los días tristes del Anschluss. Falleció meses antes de la anexión alemana. Sus orígenes judíos no le habrían deparado un futuro mejor en la Austria dominada por el Führer.

En aquel maravilloso equipo austriaco de mediados de la década de los 30, sobresalía de manera especial la figura de Matthias Sindelar. El ‘hombre de papel’, sobrenombre con el que se le conocía por su aspecto enclenque y tremendamente frágil, fue el capitán en aquel exitoso Campeonato del Mundo de 1934. Formado en las categorías inferiores del Hertha de Viena, Sindelar pronto llamó la atención del equipo más poderoso del país, el Austria Viena. Con el equipo violeta, el habilidoso delantero conquistó cinco Copas de Austria y un título de Liga. Sindelar hacía gala de una superioridad técnica con respecto a rivales y compañeros que lo encumbraron como una de las indiscutibles figuras de su época.

Pero lo que había sido una carrera futbolística repleta de éxitos y alegrías, se torció de manera irreversible aquel mes de marzo del 38. Sindelar, nacido en la región de Moravia (actualmente en la República Checa y por aquel entonces territorio del Imperio Austrohúngaro), no había escondido nunca su ascendencia judía. El origen humilde de su familia obligó a ésta a emigrar a Austria cuando Matthias sólo tenía dos años. Allí, en las calles del populoso barrio vienés de Favoriten, creció y alimentó su habilidad con el balón en los pies el que, siete décadas más tarde, sería considerado como el mejor deportista austriaco del siglo XX.

nazimos0902_468x196

La Alemania nazi veía el deporte, y más concretamente el fútbol, como un medio propagandístico imprescindible y con gran fuerza entre la población. Por ese motivo, el Reich no tardó en absorber a la poderosa selección austriaca de fútbol, que ya se había clasificado para el Mundial del 38, e incorporar a sus mejores futbolistas al equipo alemán, por aquel entonces aún lejos de ser considerado una potencia mundial. Sindelar nunca quiso entrar en el siniestro juego de defender los colores de un país, o más bien de un régimen, que detestaba profundamente. Simuló lesiones y evadió, como buenamente pudo, cualquier intento del combinado alemán de contar con sus servicios. Todo, menos izar el brazo derecho con la palma de la mano extendida. Todo menos traicionar sus convicciones y rendirse a las macabras imposiciones del nazismo.

El 3 de abril, sólo dos semanas después del Anschluss político, tuvo lugar, de manera oficial, el Anschluss futbolístico. Alemania se enfrentaba a Austria en el Prater vienés, en el que sería el último partido del conjunto austriaco como selección independiente, antes de su unión definitiva a la Alemania nacionalsocialista. Con el Führer y todas las autoridades del Reich en el palco, la selección local con Sindelar en sus filas, había recibido, supuestamente, la orden del régimen nazi de dejarse vencer por la dominadora Alemania. Pero aquella afrenta no entraba en los planes del orgulloso delantero austriaco. Jugando a sus anchas, Sindelar se permitió el lujo de fallar todo lo imaginable ante la portería teutona, hasta que, ya en la segunda mitad, culminó una jugada personal repleta de virtuosismo con un gol pleno de autoridad. Un gol rebelde, un gol en las narices de Adolf Hitler, un gol para demostrar que él era austriaco y no alemán.

Matthias Sindelar fue considerado, desde aquel 2-0 del 3 de abril del 38, como un peligroso elemento subversivo dentro del orden nazi. Con 35 años cumplidos, al héroe austriaco no le costó demasiado convencer a las autoridades deportivas alemanas de innumerables lesiones con tal de evitar tener que formar en el once alemán. No llegó a disputar el Mundial del 38 en Francia, torneo en el que, dicho sea de paso, Alemania logró la peor clasificación de su historia en un Campeonato del Mundo.

El ‘Mozart del fútbol’ encontró su triste final de una manera muy similar a la del recientemente recordado Lutz Eigendorf. Perseguido sin tregua por la Gestapo, el 23 de enero de 1939, Matthias y su novia fueron encontrados muertos sobre la cama de su habitación en Viena. La causa oficial fue la inhalación de monóxido de carbono procedente de la combustión de la calefacción. Sindelar murió asfixiado, pero seguro que lo hizo con la conciencia tranquila. Su fútbol, su destreza con el balón, fue un bien muy preciado por el nazismo. Él no rubricó la vergonzosa anexión y no quiso ofrecer al régimen hitleriano aquello que tanto ansiaba. La maquinaria bélica, política y social del Reich, fue incapaz de imponerse a la fuerza de unas convicciones y una valentía que serían recordadas por el pueblo austriaco, y por el mundo del fútbol, a lo largo de la historia.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

17 Comments

  1. GaspartPitermanLoperaGil

    26 de junio de 2009 a las 1:55 pm

    impresionante historia que no conocia, grande Matthias Sindelar , muy grande

  2. Boves

    26 de junio de 2009 a las 2:20 pm

    No conocía esta historia. Muy buen post 😉

  3. Capirex

    26 de junio de 2009 a las 2:38 pm

    impresionante historia algo habia visto en algun canal de documentales
    por cierto es tambien digna de recordar la historia de Fritz Walter idolo aleman de la posguerra

  4. Legionario Blanco

    26 de junio de 2009 a las 3:14 pm

    Bonito artículo, pero tengo entendido que la mayoría de investigaciones que se han hecho al respecto concluyen en que fue realmente un accidente la muerte de Sindelar y su mujer. Efectivamente, un fallo en una chimenea. El supuesto asesinato por parte de las SS es más bien una leyenda que se usó para dar fuerza a la resistencia austríaca, desde luego es la versión que más nos gusta creer. Quizás sea cierta, quizás no, pero nunca lo sabremos. Otra versión es la del suicidio, pero esa es la que menos adeptos tiene.

    Salu2

  5. Leon

    26 de junio de 2009 a las 5:58 pm

    Una historia maravillosa. Me sonaba de haber leido el artículo de Enric Gonzalez sobre Sindelar, y al final lo encontré:

    .
    Para los enlaces:
    Superga
    Aquellos fueron unos años muy complicados y duros.

  6. Damián Domínguez

    26 de junio de 2009 a las 6:45 pm

    Ojalá que esos tiempos tan terribles no vuelvan jamás. Me parece increible que hoy en día todavía existan grupos que apoyan y defienden la ideología nazi y, lo más triste, muchos de ellos vinculados a clubes de fútbol en forma de grupos de aficionados, sin que los propios clubes hagan nada por impedir su presencia en sus estadios.

  7. NIPO

    26 de junio de 2009 a las 7:36 pm

    5 Leon

    Estaba pensando que dónde había léido su historia, ya casi mosqueado pensando en que era un post repetido de DDF jeje

  8. Montolivo

    26 de junio de 2009 a las 9:23 pm

    Yo la escuche hace tiempo a Peton contarla en el larguero, la verda que cuando la conocí me impacto mucho la vida de este jugador.

  9. Fox Mulder

    27 de junio de 2009 a las 9:02 am

    Felicitaciones por el post,había escuchado sobre Sindelar, pero desconocía las circinstancias tan trágicas de su muerte.

    Saludos

  10. Pingback: meneame.net

  11. Pingback: LA SEMANA EN LETRAS (VII) « Pegado al palo

  12. Pingback: Santiago Segurola: Matthias Sindelar, el Mozart del fútbol » Diarios de Futbol

  13. Pingback: Santiago Segurola: Matthias Sindelar, el Mozart del fútbol

  14. Jorge

    17 de diciembre de 2010 a las 4:19 pm

    AQUÍ LES OFREZCO ESTAS JOYAS SONORAS, DEDICADAS A NUESTRO DEPORTE… “EL FÚTBOL METÁFORA DE LA VIDA”. HISTORIAS EN LA VOZ DE ALEJANDRO APO.

    http://conafecto.blogspot.com

    ESPERO LO DISFRUTEN MUCHO, VA CON UN ABRAZO DESDE LA ARGENTINA

  15. Pingback: De mártires y genios. La historia de Matthias Sindelar | La Otra Mirada Deportes

  16. Pingback: La venganza del arte - La caverna azulgrana

  17. Pingback: Vivefeliz – Anécdotas increíbles de los Mundiales de fútbol