Dos boxeadores de diferente peso

torres_messiEl Barcelona y el Real Madrid mantienen una lucha a dos por el título de Liga. La ventaja de los blaugranas con respecto a los blancos ha quedado fijada en los seis puntos a falta de diez jornadas para el final, el que dicen es el tramo decisivo de la competición. El último fin de semana, ambos equipos vencieron sus envites ante Málaga (6-0) y Almería (3-0), pero con una imagen muy distinta.

Los culés y los madridistas parecen dos boxeadores de diferente peso. Su superioridad sobre el resto de entidades de Primera es manifiesta, pero la distancia futbolística entre ambos también lo es. Desde fuera parece que hubiera tres campeonatos en uno: el del Barcelona, el del Real Madrid y el del resto. La plantilla de la Castellana puede sacar en cualquier momento una mano que llegue a la cara de Goliat, pero es probable que la diferencia de libras termine por imponerse.

El Real Madrid es un equipo terriblemente discreto. Sólo tres elementos de su constitución deportiva sobresalen: 1) La envergadura de su guardameta: Iker Casillas se ha convertido posiblemente en el mejor portero del mundo; 2) La agresividad tan necesaria de Pepe en la línea defensiva, convertida en un pilar indispensable para que el equipo no se deshaga como un azucarillo en un café; y 3) La enorme facilidad para hacer goles: esta plantilla no necesita casi nada para anotar, lo que se ha convertido en un mero trámite que llega con el paso de los minutos.

Ver los encuentros del once madridista es un ejercicio agotador y aburrido. El equipo ha perdido cualquier interés por el buen trato al balón, la combinación rápida en mediocampo, el toque de primeras, las paredes al borde del área, los cambios de sentido de una banda a otra, la ambición de llegar al ataque fruto del movimiento de la pelota y el engaño táctico al rival… Todo va encaminado a anotar un gol que selle un expediente más, pero sin contenido real.

Pero hay elementos que preocupan en exceso: 1) El Real Madrid es, con casi toda seguridad, uno de los equipos más imprecisos en mediocampo de toda la categoría. Es increíble la cantidad de pases que no llega a su destino; 2) Lass Diarrá se ha hecho con los mandos del mediocentro blanco en pocas semanas, lo que evidencia una falta de competitividad enorme (pese a su gran temporada). Lo mismo podría decirse del extremo izquierdo con Marcelo. 3) Arjen Robben ha vuelto a perder el sentido de la oportunidad: pasa cuando debe disparar y chuta cuando debe centrar. 4) La línea defensiva sin Pepe se desarma con facilidad. 5) No hay un patrón de juego definido: es una huída hacia delante en busca de un gol tranquilizador.

El Barcelona sí tiene una idea de juego establecida y un interés reiterado en darle un sentido estético a su juego. El equipo adelanta la línea defensiva para facilitar la presión de sus delanteros a los centrales rivales y ahogar al mediocampo rival con la falta de espacios. De todas formas, lo más destacado de los culés no es su sistema defensivo, que es el mejor de toda la categoría (ha encajado 24 goles en 28 partidos), sino la capacidad asociativa entre sus futbolistas y los destellos de calidad asombrosos de sus estrellas como Lionel Messi, Samuel Eto’o, Andrés Iniesta o Xavi Hernández. Eso es lo que marca la diferencia.

Los jugadores blaugranas se asocian con una precisión quirúrgica y una velocidad envidiable. Los desmarques de ruptura al espacio son continuos y el despliegue físico de algunos de sus futbolistas como Dani Alves son un ejemplo de superación constante. El equipo está en un momento dulce, pero no todo será un camino de rosas para la entidad culé. El Real Madrid cuenta en estos momentos con una ventaja importante: jugará sólo un partido por semana, mientras que el Barcelona tendrá que dividir esfuerzos entre el campeonato nacional y la Liga de Campeones, sin contar la final de la Copa del Rey ante un equipo rocoso.

Si el Real Madrid no eleva su nivel de juego es posible que la Liga acabe antes de lo esperado (sobre todo si la visita del Barcelona al Bernabéu acaba en decepción madridista), pero en Liga de Campeones hay rivales más serios que exigirán menos preciosismo y más efectividad. Ese esfuerzo añadido ante rivales tremendamente físicos como el Bayern, el Chelsea o el Liverpool puede ser decisivo, aunque evidentemente los blancos están obligados a ganarlo casi todo con visitas como la del Málaga la próxima jornada o la del Osasuna en la última y los enfrentamientos directos con los de arriba.

Periodista. Un apasionado de la competitividad del fútbol europeo y el romanticismo nostálgico de la Liga Argentina. El periodismo radiofónico y el análisis futbolero de plumas finas son su otra pasión. Algún día verá un partido en la Bombonera o el Monumental con 'los pies en el aire'. Y confiesa que la afirmación "El gol es un pase a la red", de César Luis Menotti, siempre le sonó a Alicia en el país de las maravillas. Podrás encontrarme en: (juanfcia@gmail.com); (https://twitter.com/jfcia); (http://www.facebook.com/people/Juan-Francisco-Cia-Lopez/758594280); (http://www.linkedin.com/in/juanfcia)

56 Comments

  1. AliaZ

    25 de marzo de 2009 a las 4:36 pm

    Claro, Lasambadelfutbol, yo creo que lo más justo sería que al final de cada partido un jurado sacase puntuaciones del 1 al 10 como en gimnasia rítmica y se olvidase de trivialidades como marcar goles o defender bien.

  2. Ramón Flores

    25 de marzo de 2009 a las 4:54 pm

    @Land Decover, sigue siendo una defensa de cinco y un pivote. La primera obligación de un lateral siempre es defender, subas luego más o menos, y depende del equipo que tengas delante. Sobre el Barça-Madrid, yo creo que el Madrid no podía jugar a otra cosa (a menos que quisiera ser goleado, claro). No fue un partido muy diferente del del año anterior hasta el gol de Eto’o, la diferencia es que en el anterior Baptista la metió y en este Drenthe no.

    @Lasambadelfutbol, en el caso de Guti uno incluso se pregunta cómo puede llevar 14 años en el Madrid. Amenazando a los presidentes a punta de pistola, seguro.

    Saludos

  3. Lagartodeldesierto

    25 de marzo de 2009 a las 5:07 pm

    @ Land Decover,

    Creo que Ramón Flores se refería al Superdepor de Arsenio, que jugaba con 5 atrás muchos partidos (López Rekarte, Voro, Djukic, Ribera y Nando), y hacía un buen fútbol. El Madrid con 5 atrás ganó la octava Copa de Europa de forma brillante con Salgado, Ivan Campo, Helguera, Karanka y Roberto Carlos en defensa.
    El problema del Madrid en el Camp Nou no fue la táctica sino las bajas, el cambio de entrenador y el hecho de estar moralmente deshechos. Sigo pensando que en aquel momento el equipo hizo un digno papel y sospecho que si hubiera encarado el partido de forma más abierta el Barça le podría haber pasado por encima.

  4. Astolfo Hynkel

    25 de marzo de 2009 a las 5:07 pm

    El barça ganó la liga 2004-2005 con apenas 14 jugadores. Las lesiones nunca pueden ser una excusa.

  5. rm

    25 de marzo de 2009 a las 7:29 pm

    Yo recuerdo de ese partido a casillas haciendo tiempo en los despejes desde el minuto 3!!!
    por mas lesiones que tenga el Madrid, sin duda el equipo mas ganador de la historia no puede tener esos detalle de equipo chico.

  6. Land Decover

    25 de marzo de 2009 a las 9:56 pm

    @ Ramón Flores

    Entiendo a qué te refieres, sobre el papel es así y según que significado tenga para ti un lateral, pero yo prefiero(y creo que un equipo que intente jugar al fútbol también) los prefiere en tareas ofensivas, y sus subidas están cubiertas por los pivotes. Claro que míniamente deben defender, pero los ha habido siempre los laterales que sabían atacar y no defender.
    Lo que quería decir que en el partido Barcelona vs Madrid partido era casi una defensa de 5 pura, más cerca de 5 centrales(suena muy exagerado, pero no encontraba otro término) que de 3 centrales y 2 carrileros. Por supuesto cada uno juega los partidos como quiere y nadie puede obligar a jugar la Madrid de tal manera por las bajas que tuvo y demás. Yo lo que me refería es que por ejemplo no me imagino un Barça con muchas bajas y jugando a la defensiva(el ejemplo claro creo que fue este año con el Shaktar Dontetsk, mucho atacar pero una parcela defensiva totalmente descuidada). Espero haberme expresado con claridad ;).
    Por supuesto estoy totalmente de acuerdo que en los dos últimos años el planteamiento ha sido el mismo, sólo cambiaba los aciertos de Baptista y el fallo de Drenthe, y que el Barça del año pasado estaba corrupto y este tenía a Eto’o, Messi y Henry enchufadísimos.

    @Lagartodeldesierto

    Es posible, mi memoria no me alcanza a los comienzos del SuperDepor, sólo conozco los últimos años de Arsenio y toda la etapa Irureta, pero espero que me hayas comprendido.
    El Madrid que ganó la Copa de Europa con 5 defensas, sus dos laterales, Roberto Carlos y Salgado, me atrevería a decir que eran de lo mejorcito del mundo entonces(más por Salgado lo digo) y su aportación en ataque era bastante buena.

    @ Altolfo Hynkel

    Tienes razón. Recuerdo ese año. Demasiado bien le salieron las cosas al Barcelona creo. Apenas hacían cambios del equipo titular, si acaso entraban: Iniesta, Gerard, Sylvinho y Oleguer.