Atleti: consagrarse o morir

Difícil papeleta la que se le presenta al Atlético de Madrid en los próximos quince días. Con la vuelta de la Liga de Campeones, en su fase de octavos de final, la competición, amén de ponerse seria, ya no permite traspiés. El duelo contra el Oporto, campeón portugués y actual líder en solitario de la liga lusa, determinará en gran medida si la plantilla está a la altura de las circunstancias o es que, sencillamente, no da para mucho más. Porque, a estas alturas de la temporada, y consumada la esperada destitución de Javier Aguirre, dudo que haya alguien que siga opinando que el 100% de los males colchoneros se disiparon de la mano del técnico mexicano.

Tras la llegada de Abel Resino al banquillo del Calderón, quien, no lo olvidemos, presenta un muy mejorable bagaje de una victoria, un empate y una derrota, la afición atlética se las prometía felices. Parecía que, librados por fin del encorsetado táctico y de los caprichos de técnico iluminado del ‘Vasco’, la muchachada atlética haría arder el césped de todos aquellos estadios en los que jugara.

Nada más lejos de la realidad. El efecto ‘subidón’ tras la caída de Aguirre apenas duró unos días, los justos para imponerse con gran solvencia al Recreativo de Huelva. Lo visto después, hace pensar que el problema está demasiado extendido en el club rojiblanco y que no es cosa que ataña, exclusivamente, a la parcela técnica.

Sin ser el rival más duro de los que podían haber caído en suerte, si es el Oporto un buen escollo en la hoja de ruta del Atleti. Tras un comienzo de temporada algo titubeante, los de Jesualdo Ferreira consiguieron rehacerse justo en el tramo más relevante de la temporada, aquel en el que se hace la selección de los aspirantes a todo y los aspirantes a nada. Sin el concurso de tres de sus principales figuras de los últimos años (el hoy atlético Paulo Assunçao, el lateral Jose Bosingwa y Ricardo Quaresma), el club del Dragao, apoyado en la continuidad de los argentinos Lisandro López y Lucho González, consiguió al menos el pase a los octavos de final como primero de su grupo, algo por lo que pocos apostaban tras sus derrotas en la segunda jornada (4-0 en el Emirates) y en la tercera (1-2 en el Dragao ante el Dinamo Kiev).

Pero sin duda, el jugador que está llamado a marcar la diferencia en este Oporto 2008/09, es el brasileño Hulk. Con tan sonoro nombre, tiene garantizado, al menos, la atención del gran público. Fichado de la liga japonesa, Hulk, de 22 años, se mueve con fluidez por ambas bandas del ataque, con el añadido de que presenta una gran capacidad goleadora. Tiene pinta de que acabará dando el salto y saliendo de Portugal hacia alguna de las grandes ligas del continente.

Abel tiene ante sí el gran reto de su vida. Si consigue superar el compromiso de la eliminatoria ante un Oporto acostumbrado a dar siempre la cara en Europa, el técnico manchego tendrá mucho ganado de aquí a final de temporada. Pero si el Atleti vuelve a naufragar y si el compromiso de la plantilla vuelve a flaquear, no habrá remedio que echar un nuevo borrón a una temporada más. Del compromiso de los Simao, Forlán, Maniche, Ujfalusi (ese compromiso que tanto se echó en falta en las últimas semanas de Aguirre) y, sobre todo, de recuperar al descentrado Agüero, dependerá gran parte del éxito en la eliminatoria.

Planeta Axel| Agarrados a los goles suramericanos
En DDF| Heráldica Futbolística: FC Porto

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

9 Comments

  1. Land Decover

    24 de febrero de 2009 a las 2:47 pm

    Es increíble que un tipo que estaba en la segunda división japonesa sea tan buen delantero.
    Sinceramente es lo más parecido al buen Adriano del Inter que he visto. Es una mole de fuerza que sabe jugar al fútbol.

  2. Iñaki

    24 de febrero de 2009 a las 3:19 pm

    Es que el atleti ya está muerto …. lo mataron unos sinvergüenzas que se apropiaron del club sin poner un solo duro allá por 1987.

    hasta que ese cáncer no desaparezca, no volverá la gloria al Atleti.

  3. Fran Reyes

    24 de febrero de 2009 a las 4:08 pm

    No estoy seguro de que Javier Aguirre fuera el problema del Atlético de Madrid, a mí me parece más decisivo el tener una plantilla con cuatro futbolistas ‘top’, seis u ocho futbolistas buenos y… medianías y mediocridades. Eso sí es un problema.

  4. Juanan

    24 de febrero de 2009 a las 4:22 pm

    Iñaki tienen la razón. Con su afición el atletico deberia ser de los socios, como Osasuna o Barça.

    Respecto a lo deportivo, la plantilla esta mal configurada. Los laterales son de risa y hay pocos jugadores. Aguirre jugaba con 4 delanteros y 2 centrocampistas y Abel juega exactamente igual. Con solo 2 tios en el centro del campo el quipo no furula y mas si Assunçao solo esta para rascar y el otro, Maniche, desaparece de los partidos. Una opción es poner a Raul Garcia por Assunçao como hizo Aguirre en varios partidos del año pasado, pero así en ataque el equipo no funcionaria tan mal pero en defensa el centro del campo es un pasacalles.

    La opción mas valida y la que mas me gusta es dejar fuera a uno de los 4 de arriba y meter un centrocampista más, pero entonces el que queda fuera se te rebota. Dicen que Abel es un «tipo duro», pero por lo poco que le oido y visto, pienso que es mas boquilla que otra cosa.

  5. Macaco

    24 de febrero de 2009 a las 4:38 pm

    ojo con el oporto, siempre le desmantelan el equipo y saca jugadores de la nada, ejemplo hulk

  6. Asandres

    24 de febrero de 2009 a las 10:48 pm

    Lamentable partido del Atletico, que esta para los leones, contra un Oporto que no es tampoco gran cosa y que se podia haber ido con un 2-4 perfectamente. Verdaderamente lamentable, ahora mismo la permanencia parece asequible, y solo gracias a la primera vuelta que fue buena, si no no daba dos duros por ella.

  7. Pingback: Empates de los equipos españoles » Diarios de Futbol

  8. B. Toven

    25 de febrero de 2009 a las 10:36 am

    El principal culpable sigue siendo Aguirre por una razón fundamental: nunca quiso centrocampistas ofensivos en la plantilla. Se opuso al fichaje de Riquelme cuando estaba todo hecho y eso que venía gratis, no hizo nada por mejorar el rendimiento de Jurado, y jamás insistió en contratar a nadie que pusiera orden y criterio en la zona de creación. Abel me parece un desastre pero ha heredado una plantilla descompensada con muy buenos delanteros, pésimos defensas, y unos centrocampistas que no irían ni convocados en el Madrid o el Barca, ni tampoco en el Valencia o el Villareal. Ahora hay que replantearlo casi todo, y traer una defensa nueva, un par de centrocampistas de calidad, y por supuesto un técnico nuevo porque Abel contra el Oporto ha perdido todo su crédito.

  9. Pingback: Empates de los equipos españoles | fútbolWatch