Sue Ellen y la ley del silencio

“Esa chalada debería ser azotada por el El León Roary durante cada descanso hasta el final de temporada”. Estas son algunas de las lindezas que los aficionados del Middlesbrough le dedican a la encargada de seguridad del club, Sue Ellen, en un grupo de Facebook habilitado hace unos cuantos días. Ignoro si la zoofilia está pegando más fuerte que el último chismorreo sobre Amy Winehouse al noroeste de Inglaterra, pero es evidente que lo que no ha conseguido el paupérrimo juego del Boro lo ha logrado la tal Ellen de un plumazo: poner a los hinchas del Riverside Stadium de muy malas pulgas. ¿La razón? Una carta oficial en la que se insta a los abonados del fondo norte a sentarse y cerrar la boca. Redactada, eso si, con muy buenas formas y en aras de la seguridad.

Dice Sue Ellen que una cosa es levantarse de emoción cuando el equipo ronda el gol y otra muy distinta permanecer a pie firme durante todo el encuentro vociferendo como una gárgola y amargándole la vida al vecino. Y que depongan su actitud. Pobrecita. Me la imagino intentando hacer entrar en razón a un mostrenco de ciento veinte kilos (veinte de ellos en tatuajes del león Roary) en el fondo norte del Riverside. “Caballero ¿Le importaría disminuir el tono de sus cánticos? Algunos pretendemos disfrutar del partido en silencio. Quizá usted piense que gritar en el campo es divertido pero, francamente, a mi no me lo parece”.

Afortunadamente, gran parte de la afición (excepto abuelas remilgadas y miembros de la plataforma por la vuelta del ballet clásico al Riverside) han puesto el grito en el cielo y no piensan acatar las indicaciones del club. “Cuando jugábamos en Ayresome Park, se podía escuchar el rugido del público desde el centro de la ciudad. A los que no les guste que se vayan a la biblioteca.”, comenta un parroquiano con esa mezcla de sabiduría de grada y amor a la literatura a un periódico local. Miren que a mi las manifestaciones de los radicales del fútbol me suelen dar la risa pero en esta ocasión llevan más razón que un santo. Y más con la que está cayendo, viaja a segunda en el horizonte, en Middlesbrough ¿Imaginan alquilar una porno y quejarse de que hay demasiado sexo? Pues no, pues eso.

Vía | The Spoiler

Periodista + social media freelance, que es lo que se lleva. Infrafútbol y chatarra. Disfruté en Sportyou y lo sigo haciendo donde me dejan. pisalo.es sergcortina@gmail.com

13 Comments

  1. Pelé cree en el jamon york del Lidl como una apuesta de futuro

    23 de febrero de 2009 a las 3:43 pm

    Genial post. Sólo un inciso,la palabra remilgosa me duele y mucho, pq no existe.

  2. Sergio Cortina

    23 de febrero de 2009 a las 4:03 pm

    Como decía el detective, tomo nota :D

    Gracias!

  3. Pelé cree en el jamon york del Lidl como una apuesta de futuro

    23 de febrero de 2009 a las 4:18 pm

    Aun asi elpostme encanta, sigue así Sergio..

  4. Danchovski

    23 de febrero de 2009 a las 5:33 pm

    Muy buen post, me imagino a la mujer intentando callar a una hinchada Argentina. Si dura 20 segundos sana les doy 20 pesos a todos los redactores de este excelente blog.

    Danchovski
    Jugada Preparada

  5. Alberto

    23 de febrero de 2009 a las 5:50 pm

  6. Sergio Cortina

    23 de febrero de 2009 a las 6:20 pm

    Ningún problema Alberto. De hecho me enteré de la noticia precisamente gracias a The Spoiler, una de mis lecturas diarias

  7. martin(foro)

    23 de febrero de 2009 a las 6:21 pm

    Jo, me acabo de dar cuenta que podria ser miembro perfectamente de una asociacion de abuelas remilgadas :-(

    Eso si, tampoco me gusta el Ballet :-P

    Tiene que haber un termino medio, y estoy seguro que el tipo con la bocina cansina dando el coñazo, no pertenece a el, de hecho, dudo incluso de su pertenencia al genero humano…

  8. Camarón

    23 de febrero de 2009 a las 9:12 pm

    Pues yo, como dice martin, tampoco lo veo tan obvio. Es normal que si voy con una peña cuyo objetivo es pasárselo pipa el ambiente te contagie y no pares de gritar. Pero si te da por llevar al crío al fútbol y el tío de atrás se pasa el partido dando por culo con un bombo, terminaría acordándome de toda su estirpe. Que entre una partida de ajedrez y un encierro en los sanfermines hay muchos estados intermedios.

  9. NIPO

    23 de febrero de 2009 a las 10:22 pm

    @Camarón
    La cuestión es que esos grupos se sientan en determinados sitios, si tu llevas a tu hijo al fútbol sabes donde tienes que ponerte, no?

  10. martin(foro)

    23 de febrero de 2009 a las 10:44 pm

    Aunque tienes razon Nipo, la presencia de esos grupos (y no por desgracia por sus facultades vocales), es uno de los motivos por el que yo(de tenerlos) no llevaria a los crios al futbol, hay demasiado imbecil suelto en sus proximidades :-(

    El problema es que muchos entienden que pasion es igual a violencia, o que en el futbol todo esta permitido, desde insultar, escupir a pegar o cualquier otra barbaridad.

    Asi que si tengo que escoger entre una aficion estilo opera, y otra estilo animales de la selva (con el debido respeto a los mismos), me quedo con la primera.

    Que conste, que no digo que pasarse todo el tiempo animando implique lo otro, pero si que desde las mismas gradas en donde suelen estar, es de donde sale lo peor…

  11. Camarón

    24 de febrero de 2009 a las 12:41 am

    NIPO, esos grupos sí, pero yo me he tragado un partido con una trompeta y un bombo al lado en preferencia. Y jode, qué quieres que te diga.

  12. pepe perez

    24 de febrero de 2009 a las 3:00 pm

    Que se vaya al teatro, los estadios deberían tener el 100% de las localidades de pie, así se verían los verdaderos hinchas

  13. Cristian

    24 de febrero de 2009 a las 4:46 pm

    Lo que yo daría por un alud de aficionados gritones al estilo inglés en el Camp Nou (eso si, sin violencia!) apoyando al equipo, que el Camp Nou, las más de las veces parece un inmenso velatorio, sobretodo como el equipo necesite apoyo; que poco se hicieron oir los descontentos aficionados en el pasado derbi….
    Excelente post Sergio!!