Edwin van der Sar, el triunfo del hombre discreto

Lleva tanto tiempo apareciendo por un lado y por otro que ya es casi como un amiguete, y vemos completamente normal encontrarlo bajo los palos de Old Trafford, semana sí y semana también, con su porte desgarbado de ánade aburrida, su cara de nada y su aire tranquilo e inexpresivo, de “pasaba por aquí”. Por tanto, no está de más pensar que el portero que ha superado el mítico récord de imbatibilidad de Abel, el que lleva 1.302 minutos sin recibir un chicharro y que amenaza esta misma semana la marca absoluta europea de Dany Verlinden (la batirá si deja la portería a cero contra el Blackburn), cumple este año los 39, y a pesar de ello sigue proporcionando un rendimiento constante y una fiabilidad que le han permitido construir una carrera casi sin parangón en el fútbol europeo del cambio de siglo.

Y es que Van der Sar nunca ha sido un portero espectacular ni milagroso. Si en alguna faceta técnica ha destacado sobremanera ha sido en el juego de pies, que practicó habitualmente en su primera etapa en el Ajax, y si hablamos de sus mejores virtudes habría que destacar su regularidad, su tranquilidad y su inteligencia para leer el juego. Ésta última cualidad fue seguramente la que llevó a Van Gaal a traerse al joven Edwin del modesto Noordwijk –no se formó, por tanto, en la prolífica cantera ajacied- y darle la difícil responsabilidad de dirigir una defensa de tres en una de las mayores máquinas ofensivas jamás vistas en el fútbol europeo. El joven guardameta se adaptó rápidamente a un puesto que necesitaba prestaciones diferentes a las que habitualmente se le exigen a los arqueros, y nadie le discutió en esos años gloriosos en que el conjunto de la ABN-Amro ocupó el trono del fútbol continental y un trozo del corazón de los aficionados a este deporte. Una década irrepetible en que los trofeos más prestigiosos fueron llegando de forma natural a las vitrinas del Arena, que alcanzó su cenit en la Intercontinental ganada a Grémio en 1995, con Van der Sar deteniéndole a Dinho el único penal de la tanda que no fue transformado.

Pero ya se sabe que todas las bellas historias, por largas y hermosas que sean, acaban por tener un final. A mediados de los 90, los jóvenes que constituían gran parte del capital humano de ese equipo deslumbrador se habían convertido en objeto de deseo de los gigantes europeos, así que la segunda parte de la década vio el subsiguiente desmantelamiento de la escuadra que tanto había maravillado. Consciente del descenso de nivel del conjunto, en la mejor edad para un portero (30 años) y con un caché aún aumentado por la titularidad en la selección holandesa, Edwin tomó la difícil decisión de marcharse, recalando en una Juventus que, tras años magníficos, comenzaba una lenta decadencia. Fue el principio de unos periodo oscuro para el portero, primero con la pérdida de la titularidad en Turín por en beneficio del pujante Buffon –ninguna deshonra en ello, por otra parte- y después con el traspaso a un club de segundo nivel como el Fulham. Parecía que pronto no quedaría más que un recuerdo del Conejo Blanco en la élite del fútbol Europeo, y que su gran actuación en los penaltis contra Suecia en la Euro 2004 sería el canto del cisne del viejo dinosaurio.

Sólo un viejo y sabio zorro podía cambiar el destino del portero. Donde toda la Europa futbolística veía a un jugador al borde de la retirada, desmotivado y envejecido, sir Alex Ferguson imaginó la solución a los problemas en el marco que padecía el Manchester desde la retirada de Schmeichel en la experiencia, capacidad y sobriedad de nuestro hombre. El traspaso en 2005 llevó, inopinadamente para muchos, a una simbiosis perfecta, con el holandés exultante por su vuelta al máximo nivel, y con los Diablos Rojos sumando una pieza fundamental –la estabilidad en la portería- para volver a ser la referencia mundial que nadie puede negarle hoy en día. Y aunque parte del mérito del récord de imbatibilidad hay que atribuírselo al gran nivel defensivo que exhibe este año el United –mucho mayor que en años anteriores, y que parece por encima de bajas, cambios y otras eventualidades- es indudable que una gran parte hay que ponerlo en el haber de este tipo larguirucho, afable y tranquilo, que siempre ha huido de las focos y las candilejas –baste decir que se casó con una chica que conoció en la tienda de su hermano, en una ceremonia casi secreta donde apenas se reconocía a un feliz Van Nistelrooy- y que, discretamente, ha hecho mejores a casi todos los equipos a los que ha ido. Como lo conocen en Manchester, The Jolly Green Giant.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

22 Comments

  1. Garrincha

    20 de febrero de 2009 a las 1:42 pm

    Excelente Van der Sar, y merecido homenaje.

    Por otro lado, creo que el brasileño Matos Filho Mazaropi posee el récord mundial con 1.816, por lo que al bueno de Edwin aún le faltarían unos choques para alcanzar tan mítica marca.

    Un saludo!

  2. Ramón Flores

    20 de febrero de 2009 a las 1:47 pm

    Tienes razón, Garrincha. De todos modos, este tipo de récords en Brasil (hablando de Pelé, Romario, etc.) siempre es mejor ponerlos entre comillas.

    Saludos!

  3. Leon

    20 de febrero de 2009 a las 2:00 pm

    Porterazo total y con una trayectoria tremenda. Por cierto que en la foto es clavado a Billy Elliott.

  4. merk

    20 de febrero de 2009 a las 6:53 pm

    Siempre ha tenido un perfil bajo, pero al final ha sido protagonista de media docena de momentazos en la historia reciente del fútbol europeo. Se lo merece.

  5. Tobal

    20 de febrero de 2009 a las 7:33 pm

    la verdad es que su juego con los pies no es destacable, lo único que hace es darle fuerte y bien lejos.
    Acá en sudamérica, por cosas como esa, se le llama cariñosamente “pinocho” van der sar (porque es de madera)

    Un tipo que cualquiera quisiera en su equipo, sobrio, liderazgo positivo, no es propenso a errores tontos, cumple

  6. david beckham

    20 de febrero de 2009 a las 11:19 pm

    Yo creo que es el mejor o uno de los mejores porteros del mundo, me encanta este portero muy bueno , es una pena que se retire pronto.

  7. Sr. Rosa

    21 de febrero de 2009 a las 12:21 pm

    @Tobal

    Yo pensaba que lo de Pinocho venía por su nariz.

    Por cierto, y sin qutarle méritos al gran portero que es Van der Sar, no recuerdo más de dos o tres paradas destacables en este ciclo de 14 partidos seguidos sin recibir gol. Tener a Vidic y Ferdinand por delante ayuda mucho.

  8. NIPO

    21 de febrero de 2009 a las 4:31 pm

    Es un gran portero…. aunque me ha dolido eso del pujante Buffon… la Juventus lo fichó del Parma pagando una millonada (echale unos 8000 millones de pts o así), por lo que ya era el mejor (o uno de los mejores) porteros del mundo

  9. ese_joose

    22 de febrero de 2009 a las 12:02 am

    Algun jugador de aquel Ajax que fue a parar al Calcio triunfó alli? ?

  10. tony_42_4

    22 de febrero de 2009 a las 12:26 am

    Que decir de Pinocho, de los mejores porteros del futbol europeo durante muchos años, por su perfil bajo es que recien a estas alturas de su vida es reconocido, pero buen homenaje.

  11. JimmySky

    22 de febrero de 2009 a las 4:51 am

    Para ese_joose:

    Edgar Davids saltó directamente del Ajax a la liga italiana, primero un año al AC Milan y luego bastantes más a la Juventus, donde creo que no le fue nada mal.

    Seedorf salío del Ajax a la Sampdoria donde estuvo un año (no tengo ni idea de que hicieron) y paso al Madrid, donde pasó 4 temporadas. De ahí volvió a Italia pasando primero por Inter para terminar en el AC Milan donde creo que se puede decir que ha triunfado.

  12. Brutaurus

    23 de febrero de 2009 a las 3:52 pm

    Qué gran Ent.

  13. Pingback: Apuntes de la jornada Premier » Diarios de Futbol

  14. Pingback: Premier League 2009/10: zona alta | fútbolWatch

  15. Pingback: United – Bayern: Presencias y ausencias » Diarios de Futbol

  16. Pingback: United – Bayern: Presencias y ausencias– fútbolWatch

  17. Pingback: Where can i buy ambien for next day delivery.

  18. Pingback: La cuarentena de Van der Sar » Diarios de Futbol

  19. Pingback: La cuarentena de Van der Sar

  20. Pingback: Birmingham City, campeón de la Carling Cup » Diarios de Futbol

  21. Pingback: Birmingham City, campeón de la Carling Cup

  22. Pingback: Eterno Manchester United » Diarios de Futbol