Imprescindible Alves

Corría el mes de Noviembre de 2003. En el Sánchez Pizjuán se enfrentaban un Sevilla en pleno proceso de reconstrucción, rebosante de canteranos, y un Madrid galáctico campeón de Liga que, en los primeros meses de Queiroz, arrasaba en España y Europa. Aunque ese día el equipo merengue presentaba una defensa algo disminuida, nada hacía presagiar el torbellino que fue el Sevilla (3-0 al cuarto de hora, 4-1 final) ni el descalabro de los madrileños, que llevó incluso a dudar a Florentino –con razón, según se vio más tarde- de la validez de su preparador. En medio del terremoto, había destacado sobremanera la figura de un pequeño lateral derecho, de constitución fibrosa, extraña catadura y mirada de fanático, que había merendado durante toda la tarde papilla de Raúl Bravo, subido y bajado unas cincuenta veces la banda, e incluso marcado un gol. Fue entonces cuando llegó la frase lapidaria, que el abajo firmante escuchó a algún madridista, entre indignado y asombrado: “¿Y este Alves qué? ¿El típico individuo que se sale un día contra el Madrid y no se vuelve a oír hablar de él, no?”

Es fácil comprender la dificultad de que la antedicha sentencia se borre de la memoria una vez escuchada, pues desde ese día, hemos oído hablar muchísimo de Daniel, probablemente cada semana. Hemos comprobado como corría por el flanco, arriba y abajo, ese inhumano promedio de veces, partido tras partido, temporada tras temporada, primero con la camiseta del Sevilla y después con la del Barça; dice él mismo que cuando se ha corrido descalzo por las playas de Brasil aumenta la resistencia, pero todos sospechamos que algo innato debe de haber en su resistencia hercúlea. Vimos también cómo el equipo hispalense, aupado sobre todo en su espalda minúscula y compacta, saltaba a la élite primero española y después europea, y sus jugadores se hartaban de levantar copas a un ritmo jamás conocido en la centenaria historia del club sevillano. Hemos sido testigos de su feroz competitividad, degenerada en ocasiones en indeseable violencia, y de unos centros enroscados que firmaría el mejor Beckham. Nos parecieron chatarra los veintitantos kilos que el Barça pagó por él, y nadie se extrañó cuando hace dos años se hablaba de sesenta por el hombre que el consenso había designado como el mejor jugador de la Liga. Y también, last but not least, hemos escuchado las desoladoras declaraciones de sus ex-compañeros deplorando su ausencia, y una ovación atronadora del Camp Nou este mismo domingo, dos caras de la adoración a un futbolista superior. Roberto Carlos, palabras mayores, pasado por el espejo.

Es muy posible que Messi sea el mejor jugador del mundo. Hay pocos killers con el instinto depredador de Eto’o. Si Xavi es un metrónomo, Iniesta es una turbina. Ha vuelto un Henry que se parece algo más al mejor Titi, han regresado de las catacumbas las diagonales de Márquez, y Abidal defiende su parcela con la bravura que creíamos perdida. Son todos muy buenos, y Guardiola los dirige como si llevara toda la vida en ese banquillo. Pero todos, también, tuvieron su parte de culpa en la hecatombe del año pasado. Y aunque hay que reconocer que presencias como Busquets o Keita han mejorado el colectivo, el diferencial que ha convertido el hermoso pero frío Barcelona de las últimos años en la tempestad salvaje que tritura enemigos a su paso, en este torbellino de fútbol que hasta el enemigo admira, es el pequeño brasileño que lleva el “20”, que juega por todas partes, no se cansa jamás, lleva una mira telescópica en el borceguí derecho y un fuego dentro tan contagioso para los compañeros como terrorífico para los rivales. El chaval, ay, del que nunca íbamos a volver oír hablar.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

26 Comments

  1. chewieip

    10 de febrero de 2009 a las 5:04 pm

    Muy de acuerdo estoy con este post.

    Alv̩s se ha reivindicado en un grande como el jugadorazo que ̩s. No creo equivocarme si hablamos de la mejor banda derecha del mundo (Alves РMessi) en este mismo momento.

    Esperemos que el Barça nos haga disfrutar durante mucho tiempo este juego preciosista y matador que nos está brindando

  2. ToBaL

    10 de febrero de 2009 a las 5:24 pm

    Y en Brasil siempre sobran de estos fenómenos.
    Como Cafú que corrió por esa banda como 15 años, ahora tienen a Alves y Maicon.

    Es el sello de Brasil

  3. Land Decover

    10 de febrero de 2009 a las 5:30 pm

    Yo tengo que reconocer, que el último año en el Sevilla en el que bajó su rendimiento (aún así, seguía siendo bueno), creía que en el Barça se la iba a pegar como lo hizo Zambrotta. Ya ves, lo mismo tenía yo razón xD.

  4. virlokus

    10 de febrero de 2009 a las 5:46 pm

    Uno de los mejores jugadores del mundo.
    Por desgracia lo tiene el barça , el madrid lo habría aprovechado mejor.

  5. Gamón1984

    10 de febrero de 2009 a las 6:05 pm

    Estoy totalmente de acuerdo, el empuje de Alves es lo que ha hecho diferente a este Barça. De hecho, en muchos partidos ha salido un hombre que la temporada pasada ya estaba en Barcelona, salvo Alves.

    Eso sí, discrepo con los que dicen que la temporada pasada bajó su rencimiento. Al principio quizás, porque tenía aún la cabeza en el Chelsea, pero luego se enetonó y su único macha de toda la temporada fue fallar un penalti ante el Fenerbahçe.

    Y lo que dice virlokus de que el Madrid lo habría aprovechado mejor, en fin, él sabrá de qué manera…

  6. Gamón1984

    10 de febrero de 2009 a las 6:06 pm

    … en muchos partidos ha salido un ONCE que la temporada …

  7. Rober

    10 de febrero de 2009 a las 6:26 pm

    Se dice que con Roberto Carlos, el Real Madrid estuvo una década sin necesitar un extremo izquierdo, ya que el brasileño se sobraba para cubrir los dos puestos: lateral izquierdo veloz y correoso y un torbellino cuando se incorporaba al ataque. Pues bien, el Barça puede presumir con Alves de lo mismo por la otra banda, con el plus de que éste tiene a Messi por delante, saliendo ambos beneficiados: Messi puede irse más hacia el centro del área (donde más daño hace) y el exceso de vigilancia al argentino hace que Alves se encuentre libre de marca en la banda derecha para poner sus centros que ya le han dado unos cuantos golitos al equipo esta temporada. Un fenómeno.

  8. Arto

    10 de febrero de 2009 a las 6:51 pm

    Gran artículo.

    Ver a Dani Alves por la tele impresiona, pero verlo in situ impresiona aún más. Tuve la oportunidad de ver el Barça-Valencia del pasado diciembre (era la segunda vez que visitaba el Camp Nou) y ver cómo abarca toda la banda derecha y cómo lleva el peligro en sus botas desde el minuto 1 al 90 es algo digno de ver. Es un jugador que no deja de asombrarme, su gol de este fin de semana define a la perfección su hambre insaciable y su calidad como futbolista total.

  9. Kiki

    10 de febrero de 2009 a las 7:01 pm

    Lo de Brasil es increíble: Roberto Carlos y antes Branco, Cafú y antes Jorginho…

    Y creo que el Barca tiene no sólo la mejor banda derecha del mundo, sino me parace una de las mejores de la história.

  10. LiNks

    10 de febrero de 2009 a las 8:46 pm

    “en la tempestad salvaje que tritura enemigos a su paso”

    jejeje gran frase

    Ya era hrçora que se recconociera a este hombre, lleva un temporadon de lujo… se habla mucho de Messi, pero yo creo que en el Barça Albes se esta convirtiendo en imprescindible (mas q el pulga)

  11. LiNks

    10 de febrero de 2009 a las 8:48 pm

    Y lo mejor es que no va con Brasil seleccionado lol!!!!

  12. Samuraicito, amante de la leche entera fresca de vaca

    10 de febrero de 2009 a las 9:39 pm

    Bueno que centra como Beckham es exageradísimo.
    A ver cuando pone Alves un balón en el pie del delantero desde su propio campo.
    Alves es muy bueno pero…
    No regatea, es bajito, es feo, es makoki, tiene pendientes, tiene tatuajes, está en el Barcelona o sea tiene todo lo que un padre jamás desearía para su hijo.

  13. remate

    10 de febrero de 2009 a las 9:57 pm

    Maresca lo ha definido requetebién, el Sevilla no necesitaba de medios organizadores por que Alves ya lo arreglaba el solito, resulta impresionante su influencia en el juego, mayor incluso que la de Roberto Carlos ya que el del Barça participa además en la elaboración, encima la mili que hizo con Caparros lo convirtió en un defensor feroz, se nota su formación Europea y es mucho más que el clásico carrilero brasileño infatigable y desordenado, una maravilla sin parangón en el futbol actual.

  14. corSo

    10 de febrero de 2009 a las 10:01 pm

    Yo solo digo que este hombre se tiño la cabellera con la bandera de España y el bueno de Aragonés se llevó a Pernía! jaja
    Es una PASADA verlo jugar, sube-baja, sube-baja todo el partido y centros milimetrados que son la crema, un lujazo..
    Cuanto decis que costo ? :p

  15. ToBaL

    10 de febrero de 2009 a las 10:19 pm

    Deseo concedido
    Maicon y Alves en cancha

  16. Maradona El Panadero

    10 de febrero de 2009 a las 11:46 pm

    Menudo post!
    Que grande Alves…por si alguien no lo sabe es el jugador que más kilómetros corre por partido de toda Europa desde que empezó la temporada. Que cada cual saque sus conclusiones (amantes de Beckham incluídos). Viva la testosterona brasileña!!!

  17. NIPO

    11 de febrero de 2009 a las 12:53 am

    Me encanta Daniel Alves, el mejor lateral del mundo con mucha distancia… y pensar que la UEFA ni siquiera lo metió entre su terna de candidatos a mejor lateral…

  18. Manuelinho eF

    11 de febrero de 2009 a las 1:22 am

    Muchos dicen que el rap murió cuando murió Jam Master Jay, DJ de los Run DMC. Yo digo que este Sevilla murió con la baja de Daniel Alves. La ausencia del brasileño en el Sevilla es como la ausencia del postre en cualquier comida.
    Era la espina dorsal del Sevilla y no dudo que ahora sea uno de los dos o tres jugadores más importantes de este nuevo Barcelona. Incluso para los que firmaban el tópico “sí, es muy bueno pero en cuanto firme por un grande ya no juega igual porque no van a jugar para el blablabla…” ha sido una (grata) sorpresa.
    Bonito post de reconocimiento a este mega crack.

  19. Kurono

    11 de febrero de 2009 a las 7:46 am

    No me cabe en la cabeza como Alves sería mejor aprovechado en el Madrid, si ahora tiene en el Barça a Xavi, Iniesta, Henry, Eto’o, Márquez y MESSI. Es un espectáculo el brasileño, porque a su físico sobrehumano, se suma una inteligencia inusitada. Es la combinación de los mejores “Wings” brasileños con los volantes europeos, muchísima velocidad y verticalidad y excelente contribución al juego, Alves no sube solo por subir, sino que aprovecha los espacios. Y suele defender bastante ferreo (algo duro algunas veces), pero al balón.

  20. Samuraicito, amante de la leche entera fresca de vaca

    11 de febrero de 2009 a las 11:07 am

    Curioso que “mejor lateral del universo conocido” y “mejor que Roberto Carlos” Alves ayer no fuese titular. ¿Por qué el mejor lateral de todos los tiempos es suplente de Maicon? 😀

  21. Youse

    11 de febrero de 2009 a las 11:39 am

    Que Alves es uno de los mejores laterales es innegable , pero eso de que es el mejor con mucha distancia pues va a ser que no , Maicon tambien es un excelente lateral y muy importante para el Inter.

  22. Youse

    11 de febrero de 2009 a las 11:41 am

    Por cierto mira que me suena raro eso de que Maicon no traga a Mourinho , cuando este temporada es una de las mejores que el brasileiro esta jugando.

  23. Gamón1984

    11 de febrero de 2009 a las 1:42 pm

    @ Samuraicito

    Eso es una chorrada, tampoco Guardiola era titular con Clemente en muchos momentos y eso no quiere decir que no fuera el mejor centrocampista español de su tiempo. Simeplemente, cada entrenador o seleccioandor tiene su estilo, sus “rarezas”, sus preferencias…

  24. ElDiez

    11 de febrero de 2009 a las 8:59 pm

    Jugadorazo impresionante, lo hace todo y casi todo bien. Defiende, ataca, se desdobla, tira paredes, ocupa espacios, centros medidos, disparo a puerta.
    La verdad es que es un jugador desequilibrante arrancando desde atrás. Yo la verdad que no he visto mucho a Maicon, supongo que será bueno, pero me extrañaría que fuese mucho mejor que Daniel.

  25. Benja

    12 de febrero de 2009 a las 1:23 pm

    Creo que voy un poco lejos, pero si Messi es el mejor del mundo hoy por hoy es, en parte, gracias a Alves. Esa sociedad les viene muy bien a los dos, se complementan y se hacen superiores.
    Objetivamente, Messi no hacia tantos partidazos seguidos antes de tener a Alves como compañero en la banda, a los hechos me remito.

  26. Manola

    12 de febrero de 2009 a las 9:43 pm

    Chelsea se pasará todo un siglo maldiciendo a Del Nido… y quizás Alves, ya no le tendrá tanto rencor, jeje…