El hombre del millón de libras

Hace treinta años fichar a un buen futbolista no implicaba necesariamente tener que tragar con el kit completo de estrella, esto es: tatuajes hasta en el forro del pantalón, brillantes, mujer derrochona y constantes amagos de rebeldía para cobrar una peseta más. Hace treinta años tu entrenador podía darte la bienvenida a tu nuevo club portando una raqueta de squash y cara de pendenciero incorregible. Hace treinta años, un delantero podía firmar 100 goles en un equipo de medio pelo. Hace treinta años, un 7 de febrero del 79, Trevor Francis fichaba por el Nottingham Forest y se convertía en el primer jugador facturado en un millón de libras. No tuve oportunidad de vivirlo pero todo apunta a que hace treinta años el fútbol era mucho más divertido.

Trevor Francis fue una estrella incontestable pero su carrera discurrió por derroteros ciertamente atípicos, si tenemos en cuenta el enorme impacto que produjo su fichaje en la economía del fútbol inglés. Tan contradictoria como la historia del Forest, por otra parte. Francis, que llegó a ser considerado el mejor futbolista inglés en su momento, nunca demostró su verdadero potencial a las órdenes de Brian Clough. Pese a golear con cierta frecuencia jamás volvió a ser el depredador de los años en el Birminghan City, aunque contribuyó a hacer grande a aquel equipo de leyenda. Emigró a la exigente liga italiana con el marchamo de as pero sus triunfos más sonados tuvo que recogerlos en el prehistórico fútbol norteamericano.

Más allá de estadísticas, lo que queda son los momentos. Así, para el común de los aficionados Trevor Francis será, forever and ever, el hombre del millón de libras. Para la hinchada del Forest, es aquel cabezazo mordido a gol en el Olímpico de Munich (cuya imagen preside aun el vestíbulo del viejo City Ground) y la  Copa de Europa ante el Malmö. Para el propio Francis sin embargo, él mismo no es otro que aquel chaval que, sentado en el sofá de su casa en Warwickshire mientras contemplaba el Inglaterra-Irlanda del Norte por televisión, estaba a punto de descolgar el teléfono para ser informado de que su fichaje por el Nottingham Forest era inminente.

Periodismo y social media. Infrafútbol y chatarra. Yahoo!, Radioset, Tinkle, etc. sergcortina@gmail.com

11 Comments

  1. cityground

    9 de Febrero de 2009 a las 8:05 pm

    Grande Sergio, un homenaje merecido a un gran jugador que siempre sera recordado por su gol al Malmoe en la final de Munich, curiosamente fue el único partido que pudo jugar en esa edición por culpa de la normativa de la Uefa. En la temporada siguiente jugo toda la Copa de Europa excepto la final contra el Hamburgo al estar lesionado, siendo uno de los mejores del torneo. En el Forest no acabo de triunfar como en el Birmingham por culpa de las lesiones, pero fue clave en la época dorada del Forest.

    Jugo ademas en la Sampdoria, debe ser el único jugador que ha jugado en dos de mis equipos preferidos así que le tengo mucho cariño.

    La foto de Clough con la raqueta de sqash increíble, Clough siempre decía que había costado 999.999 libras para quitarse el sanbenito del millón de libras.

    Gran post Sergio, me has tocado la fibra.

  2. oscar

    9 de Febrero de 2009 a las 10:24 pm

    @sergio cortina, Francis no fue el primer ingles en jugar la Serie A, yo no soy tan mayor pero recuerdo perfectamente que Jimmy Greaves jugo en el AC Milan en los sesenta y alguien con mas conocimientos recordara a alguno mas.Precioso tu articulo.

  3. Sergio Cortina

    9 de Febrero de 2009 a las 11:15 pm

    tienes toda la razón oscar, el subconsciente me jugó una mala pasada. Corregido y escrito lo que realmente quería decir.

    Muchas gracias y un saludo!

  4. Capirex

    9 de Febrero de 2009 a las 11:22 pm

    gran post si señor

  5. Capirex

    9 de Febrero de 2009 a las 11:24 pm

    x cierto,aun recuerdo aquella pancarta que ondeaba en Stamford Bridge cuando chelsea y forest se enfrenta en la F.A cup

    Uefa champions league: Forest 2-Chelsea 0

    y la cara que tenia abramovich en el palco al cual no paraban de enfocar xD

  6. Manuelinho eF

    10 de Febrero de 2009 a las 1:37 am

    Curiosa anécdota, poco que apuntar. Buen post Sergio.

  7. Fran Rodríguez

    10 de Febrero de 2009 a las 3:09 am

    Sergio

    Igual que en otros posts tienes tantas cosas criticables como para generar animadversión, tengo que decir que este en cambio es genial.

  8. Sergio Cortina

    10 de Febrero de 2009 a las 11:41 am

    Me alegra que te guste el post Fran.

    De todos modos, que escriba sobre este tipo de historias, que me interesan mucho y requieren otro tono, no significa que vaya a dejar de hacerlo en tono mordaz y/o satírico sobre otro tipo de temas. A pesar de las críticas de algunos.

  9. Fernando

    10 de Febrero de 2009 a las 12:58 pm

    Señor Cortina (después de esto le trato de usted, ¡qué menos!), demuestra usted un conocimiento del mundo de la pelota, en general, y del fútbol inglés, en particular, que me deja anonadado, estupefacto, sorprendido… pero encantado. Era un asiduo de su anterior blog y disfruto una barbaridad cuando escribe de fútbol internacional, de aquellos “cracks” que un día fueron estrellas, pero que en la actualidad están en la memoria de unos pocos elegidos y de, en definita, FÚTBOL.

    Un saludo y enhorabuena.

  10. NIPO

    11 de Febrero de 2009 a las 12:28 am

    Sinceramente, no conocía a este jugador 🙂

  11. Pingback: Los 10 cromos olvidados del fútbol USA | Pisalo!