Laterales colchoneros: el mito de Cancerbero

El can Cerbero se encargaba de custodiar la puerta del Hades, el infierno en la mitología griega. Era un perro grande, fuerte, con tres cabezas y serpiestes por cola, que protegía la entrada de ese universo maligno con fiereza, sin concesiones, sin titubeos. Por analogía, a los guardametas en fútbol se les denomina de la misma forma; al igual que Cerbero, ellos protegen una puerta, en este caso la portería. Los laterales son los cancerberos de las bandas, impiden que el rival penetre y obtenga el premio: el gol.

En el caso del Atlético de Madrid, sus laterales, a diferencia del mítico Cancerbero, no destacan por su fiereza ni por su celo en la defensa de su ‘ranchito’. Más bien se les podría comparar con chiguaguas bien educados, dulces, tiernos, unos verdaderos ‘angelitos’. Definitivamente, el entrenador colchonero Javier Aguirre o el que le suceda más pronto que tarde tiene un problema serio en esa zona del campo. Es una vía de entrada de agua que ninguna bomba puede achicar.

César Millán es el televisivo Encantador de perros. Numerosas personas acuden a él para calmar a su canes maleducados. Él, en muchas ocasiones y a imagen y semejanza de un sanador, impone sus manos sobre la cabeza del perro y casi de una forma mágica, el can se calma. Toda su fiereza se transforma en una pausa dulce. Los laterales del Atlético de Madrid necesitan todo lo contrario, necesitan un guía que les devuelva la fortaleza, la fiereza, la tensión, que les arranque de su espíritu toda gota de relax. En Argentina dirían: «Necesitan estar pilas».

Ése es el verdadero problema de los laterales del Atlético de Madrid. No disponen de la tensión competitiva que merece un equipo como el rojiblanco. No enciman nunca al extremo, no son capaces de anticipar nunca la jugada, no son duros al corte, tampoco son fieros en el juego aéreo, en las jugadas a balón parado pierden la marca con demasiada facilidad, cuando la jugada viene por la banda contraria, el delantero o el extremo les gana fácilmente la espalda. Ninguno de ellos cumple con los mínimos exigibles en un club de primer nivel con los objetivos que se ha marcado el Atleti.

Mario Pernía y Antonio López completan la nómina de laterales izquierdos y Luis Perea y Giorgios Seitaridis son los nombres de la banda derecha. Ninguno de ellos ha cumplido con las expectativas por ahora y tampoco parece que la situación tenga mucho margen de mejora.

Pernía ha tenido un comienzo de temporada realmente preocupante. Su imprecisión en la marca, en los desplazamientos en largo (incluso en los pases de cinco o seis metros) y en los centros al área es cada vez más angustiosa. La grada ha perdido casi toda esperanza: durante el partido de Liga de Campeones contra el Olympique de Marsella en el Vicente Calderón, la parroquia rojiblanca no dejó de pitarle en una sola jugada hasta que llegó el centro en una jugada de estrategia que finalizó en el gol de Raúl García. Aunque la mala relación entre Pernía y la grada viene de lejos.

El argentino es un jugador comprometido y voluntarioso, pero está lejos del estado de forma que le llevó al Atlético de Madrid desde Getafe. Ya casi no queda nada de ese jugador que cumplía sobradamente con su función defensiva y que hacía gala de un físico envidiable para incorporarse por sorpresa al ataque, donde siempre hacía peligro a través de centros precisos al área y su gran disparo de media y larga distancia. Su pierna izquierda es un cañón. Ésas son las cualidades que le permitieron alcanzar la selección española.

Hasta ahora, Aguirre ha apostado por él en el lateral izquierdo, pero es posible que esa tendencia cambie en favor de Antonio López (ya fue titular con el Liverpool). Bajo mi punto de vista, el canterano es un jugador que en estos momentos ofrece más garantías al equipo en las dos facetas, la defensiva y la ofensiva. Está más fresco y dinámico, su incorporación al ataque es más alegre y con él en el campo la jugada tiene más probabilidades de concluir en peligro. Defensivamente no es un lateral duro ni correoso, tampoco es especialmente celoso en la marca y tiene cierta torpeza a la hora de resolver las jugadas cuando el balón llega al delantero rival dentro del área (en numerosas ocasiones peca de ingenuo y comete penaltis de principiante).

Luis Perea es la solución del mister mexicano para el lateral derecho. Seitaridis no ofrece garantías y Aguirre apostó por el colombiano para cubrir esa zona del campo. Perea había desempeñado hasta ahora la función de central, aunque no es ajeno a la posición de lateral derecho. En Boca Juniors desempeñó ese papel y en el Atlético de Madrid, en alguna ocasión, ha tenido que cubrir esa zona del campo.

Tampoco Perea parece estar en un buen estado de forma. Ya el año pasado demostró carencias y esta temporada se mantienen. Poco se parece a ese jugador que llegó a Madrid y sorprendió a muchos (llegó incluso a especularse con su fichaje por el Barcelona y el Real Madrid) por su contundencia en el corte, su agresividad en la marca y su buena colocación en el campo. Ahora parece despistado, inconsistente, perdido, blando en el marcaje y carne de cañón para los extremos contrarios, que le cogen la espalda con mucha facilidad cuando se produce un centro desde la banda contraria.

De Seitaridis poco puede decirse. Todos alguna vez hemos visto cómo se deshace una pastilla efervescente cuando la echamos en un vaso de agua. El griego se metió en la cabeza de muchos secretarios técnicos del fútbol europeo gracias a la gran Eurocopa de Portugal que hizo con su selección, que finalmente sería campeona de Europa. Su condición física de base es envidiable, es alto, fuerte y muy poderoso físicamente, pero es blando e ingenuo defensivamente y demasiado tierno cuando se incorpora al ataque. Lo mejor para el jugador y el club sería buscarle una salida.

Periodista. Un apasionado de la competitividad del fútbol europeo y el romanticismo nostálgico de la Liga Argentina. El periodismo radiofónico y el análisis futbolero de plumas finas son su otra pasión. Algún día verá un partido en la Bombonera o el Monumental con 'los pies en el aire'. Y confiesa que la afirmación "El gol es un pase a la red", de César Luis Menotti, siempre le sonó a Alicia en el país de las maravillas. Podrás encontrarme en: (juanfcia@gmail.com); (https://twitter.com/jfcia); (http://www.facebook.com/people/Juan-Francisco-Cia-Lopez/758594280); (http://www.linkedin.com/in/juanfcia)

13 Comments

  1. Hornblower

    24 de octubre de 2008 a las 10:02 am

    100% de acuerdo

  2. sikander

    24 de octubre de 2008 a las 1:19 pm

    no creo q tod ala culpa sea de los laterales tambien los extremos ayudan a defender. . . pero si es cierto q el rendimiento de ellos ha sido mucho mas bajo de lo esperado a mi me sorprende lo de pernia q ni de lejos ha sido el de Getafe donde marcaba 6 o 7 goles por temporada en el atleti creo q no ha marcado ni uno. . . una pena !

  3. Juan F. Cía

    24 de octubre de 2008 a las 1:25 pm

    skander,

    Yo no le echo toda la culpa a los laterales del Atlético de Madrid :). Ya hice un análisis de todas las líneas del equipo y dejé a los laterales para un post especial. En la otra entrada ya dije que no hablé de los laterales porque les iba a dedicar un post a ellos y así ha sido. Un saludo.

  4. robert

    24 de octubre de 2008 a las 2:34 pm

    Pernía era en su momento el jugador más sobrevalorado de España. Me pareció increíble la presión mediática para que fuera a la Selección, y lo pagamos ya que sus actuaciones fueron totalmente lamentables.

    En cuanto ha estado en un equipo en que se le ve todos los días, en el punto de mira mediático, se ha visto el nivel que tiene. Pésimo.

  5. Gontxo

    24 de octubre de 2008 a las 5:36 pm

    Seitaridis no es solo en la Eurocopa. Con Grecia se debe ultramotivar,y hace grandes partidos. Incluso a veces le situan de extremo. PEro desde luego lo que es en el Atletico…. y hace 2 temporadas creo que fue el que más penaltys hizo.

    De Pernia 100% de acuerdo con Robert. Además, se lo queria llevar Quique al Valencia, y el Atletico picó, subió la oferta y ahora a sufrirlo.

  6. Ricardo

    24 de octubre de 2008 a las 5:50 pm

    ¿Ufalusi puede jugar de lateral derecho? ¿No sería un buen recambio?

  7. Lagartodeldesierto

    24 de octubre de 2008 a las 6:25 pm

    No hay que culpar 100 % a los laterales, pero no hay duda de que son las dos posiciones más flojas del equipo, sin dicusión, a pesar de que los 4 de la plantilla han sido internacionales. El caso de Pernía es sangrante. No olvidemos que se dio a conocer marcando numerosos goles de falta, algo que casi no ha mostrado en el Calderón.

    @ Ricardo,

    No recuerdo haber visto a Ujfalusi como lateral nunca. Al que sí he visto ocupar en esa posición es a Heitinga, tanto en el Ajax como en la selección holandesa. Eso sí, al estilo Perea, es decir, sin criterio en tareas ofensivas.

  8. pavel

    24 de octubre de 2008 a las 8:41 pm

    Y Antonio López, otro que jugaba en la selección por la gracia divina de militar en un equipo de la capital. Hace años que los deportivistas ya sabíamos que, por ejemplo, Capdevila era un lateral muchisimo más cumplidor en defensa y con una zurda notable. Por no hablar de Romero. Supongo que en otros equipos (se me viene a la mente David Castedo en el Sevilla) habría laterales mucho más fiables que nuestro Antonio López, cuya única virtud es un buen toque de balón pero cuyos defectos son tremendos.

  9. Kurono

    25 de octubre de 2008 a las 10:27 am

    Ujfalusi si jugó de Lateral en la Fiore, pero es ridículo tener que hacer parches, lo mejor es tener tus dos jugadores por puesto.
    Si hablamos de los laterales en si del equipo todos son flojos. Falta de motivación, descolocación, sin alma para cerrar al extremo rival. El peor caso es el de Seitaridis, es una pena que un jugador que prometía mucho se quedó en nada, falto de motivación y de ganas de competir. Pernía es una pena, y ahora aclaro: no me parecería justo tirar ahora a Aguirre, pero el mexicano no trabaja bien el físico o bien no tiene asistentes adecuados para tal labor, muchas lesiones y falta de forma física de jugadores como Forlán, el propio Pernía, Simao y un largo etc. Y de Perea, el jugador se nota sin ganas. El mejorcito es Antonio López, eso sí yo mas lo veo como un jugador para suplencia (el polifuncional). Ya me gustaría comentar sobre los demás líneas, pero aclaro: el Atlético tiene buen equipo titular pero pésima banca, eso cuesta caro y más jugando Champions.

  10. Pingback: El Atlético y la fábrica de pólvora » Diarios de Futbol

  11. Pingback: Comerse crudo a Pernía » Diarios de Futbol

  12. Floid

    28 de abril de 2009 a las 10:28 am

    Personalmente pienso que el problema de los laterales viene dado por un mal planteamiento ya que el atletico esta jugando con un 4-2-4 es decir que los laterales en muchas ocasiones se ven superados en numero esto pienso que quite motivacion a los laterales y haga que esten en el momento de forma en que estan.Que es muy bajo.

  13. Pingback: Comerse crudo a Pernía | fútbolWatch