Agüero y las decisiones de Aguirre

La plantilla y el equipo técnico y directivo del Atlético de Madrid tienen por delante una temporada apasionante, pero muy exigente. La responsabilidad es máxima porque desde el comienzo de la competición nadie del club ha rehuido el reto de mejorar lo conseguido el año pasado. Ese mensaje ha calado en la afición y la prensa y ahora toca responder a esta ilusión con resultados. A día de hoy he visto varios partidos de los colchoneros y el equipo tiene detalles muy positivos y algunos que generan algunas dudas.

La primera noticia positiva es el Kun Agüero. Si Ronaldinho provocó un cambio de ciclo en el Barcelona, el argentino está llamado a culminar el mismo trabajo en el Atlético de Madrid. El delantero es un futbolista especial, cuando el balón llega a sus pies la jugada se aclara, siempre toma decisiones correctas para su equipo, sabe cuando debe proteger la pelota y esperar a un compañero, cuando debe acelerar y encarar al rival, donde debe presionar para robar, cuando debe probar el disparo lejano, casi nunca peca de egoísta, no es prepotente con los oponentes… Sus virtudes son innumerables. El Atlético de Madrid ha encontrado en el Kun una pieza que genera ilusión y alrededor de la cual puede forjarse un equipo y un estilo.

Hay más detalles positivos. El reencuentro de Maniche con el Atlético de Madrid y su afición no sólo es una medida cosmética, también está reportando detalles deportivos fantásticos para el club. El primero es de tipo disciplinar: el jugador admitió su error y el entrenador, Javier Aguirre, demostró que manda en el vestuario y que los futbolistas deben cumplir su código normativo si quieren formar parte de la plantilla. Y el segundo es deportivo: Maniche es el único jugador de la plantilla que puede ofrecer a su mister lo que los colchoneros y el sistema del mexicano necesitan, un jugador capaz de enganchar y trasladar el balón hasta los puntas y ofrecer garantías defensivas en la posición de mediocentro cuando el equipo espera al rival.

En el último partido de Liga contra el Sevilla en el Vicente Calderón (resultado final: 0-1), el Atlético de Madrid tuvo un problema que condicionó todo el encuentro: la falta de un enganche. Cuando los partidos son alegres, dinámicos y de transiciones rápidas, Maniche pierde importancia. Pero cuando el rival prefiere un partido de posesiones largas, de madurar mucho cada jugada o de esperar agazapado para salir al contragolpe, alguien que sea capaz de jugar entre líneas y salvar a los mediocentros del equipo rival es decisivo.

La pareja de centrales Ujfalusi y Heitinga son una pareja de garantías. En el análisis previo de la plantilla colchonera ya escribí que ambos eran una aportación al vestuario muy interesante, no sólo por sus condiciones deportivas sino también por el papel que jugarían dentro de la plantilla. Ambos son líderes y tienen experiencia para conducir al grupo en los momentos decisivos de la temporada, incluso dentro del propio césped. Ujfalusi aporta contundencia y Heitinga salida de balón desde atrás con un desplazamiento en largo de una enorme calidad. Además, son dos centrales con un tronco inferior potente, lo que les permite ser duros al cruce y tener un juego aéreo solvente.

Otro elemento destacable del equipo es la pareja de acompañantes de Agüero: Forlán y Sinama. Los dos completan un trío de delanteros de características diferentes y complementarias, que seguramente proporcionarán una buena saca de goles durante la temporada.

Pero no todo es positivo. El primer detalle que ofrece dudas, bajo mi punto de vista, es la actitud de Aguirre. Gran parte del cambio experiementado en el vestuario es gracias al mexicano. Su estilo ha aumentado la competitividad del grupo, gestionó acertadamente la crisis Maniche y la juventud profesional de Agüero, ha impuesto su criterio en la confección de las plantillas, la grada lo respeta, pero insiste en tomar decisiones demasiado conservadoras en los momentos importantes.

En el último partido de Liga de Campeones contra el Olympique de Marsella (OM) (resultado final: 2-1), Aguirre decidió cambiar a Sinama por Maniche en el min. 66. Aún quedaban 24 minutos de partido, demasiado tiempo para optar por un cambio tan conservador. Más lógico hubiera sido apostar por la entrada del portugués en sustitución de Miguel de la Cuevas (que hasta ese momento había pasado inadvertido) y haber desplazado a la banda a Raúl García, con la instrucción de apoyar a Maniche y Assunçao en el centro. Así el medio del campo hubiera quedado reforzado, pero sin perder la capacidad de hacer daño. Aún así el Kun siguió creando peligro, pero más por el dinamismo y la transición alocada y constante en el que se encontraba el partido, que por posibilidades reales. Ante un rival más consistente o con una dinámica distinta, el Atlético de Madrid hubiera dejado escapar puntos.

Tampoco ofrece confianza un sistema con dos mediocentros y dos extremos en el que los dos pivotes no rompan el medio del campo rival ni los jugadores de banda desborden a los laterales del equipo contrario. Contra el Sevilla, el Atlético de Madrid sufrió sus consecuencias.

Esto me permite hablar de Maxi Rodríguez. El futbolista argentino tiene dos problemas fundamentales: 1) Con balón controlado no puede debordar a su marcador; y 2) Tampoco lee los partidos y viendo que el equipo a veces no enlaza con los delanteros, es incapaz de moverse al centro y facilitar una opción entre líneas para enganchar con el Kun. De todas formas sí dispone de olfato goleador, tiene una facilidad tremenda para tejer paredes, llegar por sorpresa al segundo palo con opción de remate cuando la jugada viene por banda contraria y sus diagonales al espacio hacia el centro del aérea para buscar el gol son muy dañinas.

Y por último, otro detalle que podría provocar problemas es la titularidad a medias entre Coupet y Leo Franco. El francés juega en Liga y el argentino en Liga de Campeones. En esta situación, ninguno de los dos estará contento nunca. Ni tampoco tendrán la continuidad necesaria para adquirir confianza plena y el miedo a perder la mitad del puesto por algún error no desaparecerá nunca. La experienca reciente aconseja apostar por uno de los dos guardametas para las dos grandes competiciones, aunque el suplente disfrute de todos los minutos en Copa del Rey.

Periodista. Un apasionado de la competitividad del fútbol europeo y el romanticismo nostálgico de la Liga Argentina. El periodismo radiofónico y el análisis futbolero de plumas finas son su otra pasión. Algún día verá un partido en la Bombonera o el Monumental con 'los pies en el aire'. Y confiesa que la afirmación "El gol es un pase a la red", de César Luis Menotti, siempre le sonó a Alicia en el país de las maravillas. Podrás encontrarme en: (juanfcia@gmail.com); (https://twitter.com/jfcia); (http://www.facebook.com/people/Juan-Francisco-Cia-Lopez/758594280); (http://www.linkedin.com/in/juanfcia)

15 Comments

  1. Lobo

    2 de octubre de 2008 a las 6:01 pm

    La verdadera dimensión del ATM se comprobará el Sábado en el Camp Nou.

  2. DoKiÈh

    2 de octubre de 2008 a las 7:07 pm

    Si el Kun se queda en el Atleti, podría convertirse dentro de unos….10 años, más o menos, en el mejor jugador de la historia de los colchoneros.

    Saludos.
    A tomar por culo, Shakhtar

  3. Bilo

    2 de octubre de 2008 a las 9:23 pm

    La autentica dimensión de Aguero se vera cuando tenga jugadores por detras que le den la pelota en condiciones , puede hacerlo Maniche pero ..¿Quien más?.
    No siendo Atlético el Kun es uno de esos jugadores por los que merece la pena ver un partido de fútbol , a ver si sigue muchos años en el fútbol español porque algun équipo de la premier no tardará en ofrecer mucho dinero por él.

  4. Anfield

    2 de octubre de 2008 a las 11:16 pm

    Diego Lionel Agüero Maradona se va a llamar la criatura…¿gran nombre verdad?

  5. Heb-Diablo

    3 de octubre de 2008 a las 2:21 am

    Hola, como andaS? No se si te acordaras del pedido de intercambio de links! Me podes confirmar si se puede o no? Un saludo!

  6. juanjo

    3 de octubre de 2008 a las 2:53 am

    Pienso y repienso que el Atlético de Madrid no puede tener un exceso de Kun-dependencia, porque además de ser un niño, me parece desacertado.
    Se le está cargando de muchos partidos para la altura que estamos, como siga a este ritmo va a rebentar.
    Por lo demás creo que en liga acabará 4º probablemente o incluso fuera de Champions, porque este año el Valencia va a estar ahí.

  7. dani_focusrs

    3 de octubre de 2008 a las 8:54 am

    Con Kun pasará como con Torres, le terminarán hartando, se quemará y se irá.

  8. Hornblower

    3 de octubre de 2008 a las 10:41 am

    Falta el análisis de los laterales.

    Pernía y Perea….prefiero no entrar en detalles…Son como los reatzos que se han quedado del año pasado….

    Alguien me puede hablar de los laterales de la cantera???

  9. Juan F. Cía

    3 de octubre de 2008 a las 11:01 am

    Los laterales no están analizados porque quiero hacer un post aparte. Sobre todo del lateral izquierdo.

    Saludos.

  10. brolin79

    3 de octubre de 2008 a las 12:25 pm

    #4 desde luego si el chico no sale futbolista no sera por genes y nombre para ello. A mi del atletico me ha sorprendido la pareja de centrales, son contundentes y aplican muy bien los espacios y no han necesitado aclimatacion. Un acierto de fichajes.

  11. Le Tissier

    3 de octubre de 2008 a las 2:02 pm

    Los laterales del Atlético son penosos, eso, junto a la falta de un organizador son los dos defectos capitales del Atlético. Lo de los laterales puede solucionarse fichando, pero lo del organizador es más complejo…¿a quien puedes traerte?

  12. sikander

    3 de octubre de 2008 a las 6:43 pm

    el atletico va poco a poco haciendo un equipo de garantias y espero q de aqui a unos años siga fichando de manera acertada de medio centro a mi me pega Xavi Alonso creo q hace un año se rumoreo su fichaje.

  13. Ricardo

    5 de octubre de 2008 a las 5:25 am

    Creo que esta plantilla es corta, no hay recambios de garantías para los extremos. Falta un organizador de juego a parte de Maniche ¿será Banega?
    Todavía añoro a Rosicky.

    Saludos

  14. Pingback: El fino del Sr. Resino » Diarios de Futbol

  15. Pingback: El fino del Sr. Resino | fútbolWatch