El tatuaje de Danny

Se suele hablar, y mucho, sobre la imposibilidad de un jugador extranjero para identificarse con los colores de su equipo hasta el punto que lo puede hacer un canterano. Quienes defienden esto, suelen decir que alguien que hasta que recibió una oferta de un club ni siquiera sabía de su existencia, es incapaz de asumir todo el peso de la significación, historia y símbolos que un club despliega.

Yo estoy en desacuerdo con esta teoría. Siempre he defendido que las personas podemos llegar a comprometernos con algo hasta las últimas consecuencias más allá de nuestro pasado. Un ejemplo simple que suelo esgrimir es el del amor: ¿necesita una persona haber conocido desde que nació a otra para amarla con toda la fuerza de su ser? En el fútbol sucede algo parecido. Es cierto que muchos foráneos jamás se identifican con el club que los contrató. Pero otros, como si de un caso de amor a primera vista se tratara, hacen suya toda la historia y dimensión social de su nuevo equipo hasta el punto de dejarse la piel sobre el campo más que cualquier otro jugador.

Hace un tiempo hablé de que existe un tipo de compromiso que en fútbol no se suele tener en cuenta: el del profesional que sabe que un determinado club ha hecho posible que él llegue al lugar donde está y, por ello, se vincula emocionalmente con dicho club mucho más que podría haber hecho con el supuesto club de sus amores de infancia.

Ayer, mientras veía el Zenit-Real Madrid, aprecié un detalle que me ayuda a ilustrar esta teoría: el del tatuaje de Danny.

Recordemos antes la historia del genial jugador portugués. Formado en las categorías inferiores del Marítimo, Danny fichó por el Sporting de Lisboa en la temporada 2002/03. En la capital portuguesa nunca llegó a triunfar, hasta el punto de volver cedido al Marítimo en el segundo curso en que perteneció al club lisboeta. De nuevo de regreso a Lisboa en la temporada siguiente, el banquillo fue su destino. Así hasta febrero de 2005, fecha en la que su representante Jorge Mendes le consigue un contrato con el Dinamo de Moscú, club en el que coincidiría con otros portugueses como Luís Loureiro, Frechaut, Jorge Ribeiro Derlei y Cicero, a los que la temporada siguiente se sumarían otros como Maniche, Costinha, Jorge Luís y Nuno, y otros jugadores procedentes de la liga portuguesa, como Seitaridis y Enakarhire.

Es decir, en principio, Danny llega a Moscú como un jugador más en un plan de “portuguesización” del equipo, llevado a cabo por el presidente del club ruso en colaboración con Jorge Mendes, representante de la mayoría de los jugadores que llegan al club. Un plan que, además, se encuentra con fuertes reticencias por parte de ciertos sectores de la afición del Dinamo, que sospecha que la llegada de tanto jugador procedente de la misma liga y la mayoría con un mismo representante, poco tiene que ver con una intención de mejorar el nivel del equipo.

Y, sin embargo, he aquí que Danny ya en su primera temporada en Moscú comienza a demostrar el fútbol que tiene en sus botas y es nombrado mejor jugador del equipo en la temporada 2005, en la que el Dinamo quedó en octava posición, por la misma afición que sospechó de su llegada, aún cuando solo anotó cuatro goles. En 2006, el Dinamo se queda a un solo puesto de evitar el descenso y Danny solo logra dos goles. El equipo es fuertemente criticado y Danny es de los pocos portugueses que se salvan de las feroces críticas de la afición del Dinamo.

La temporada siguiente salen del equipo ocho de los jugadores llegados en el “plan portugués”, incluidos Maniche, Nuno, Costinha y Seitaridis y, paradójicamente (o no), el equipo muestra una importante mejoría, quedano sexto en la tabla final. Danny anota cinco goles y ya es considerado uno de los mejores jugadores de la historia reciente del club moscovita.

Y así llegamos a la presente temporada 2008, en la que con un Dinamo en un estado de forma impresionante (actualmente es tercero en la tabla, detrás del CSKA, segundo, y del líder, el sorprendente Rubin Kazan de Rebrov y Savo Milosevic), el todopoderoso Zenit de Gazprom pone treinta millones de euros encima de la mesa para hacerse con sus servicios, despertando las iras de los aficionados del Dinamo que entienden que el estado ruso favoreció este movimiento al club de San Petersburgo, ya que Gazprom es una empresa estatal de la que nada menos que Dmitri Medvédev fue presidente.

¿Y el tatuaje? Pues resulta que Danny, tal y como se puede apreciar en la foto que ilustra este post, lleva tatuado en la parte interior de su antebrazo derecho nada menos que el escudo del Dinamo de Moscú, acompañado del número 10, ese que durante tres años lució en su camiseta. A algunos les puede parecer algo trivial, sin embargo, creo que no lo es. Un tatuaje es algo permanente, que además tiene una importante significación por cuanto se realiza como algo que estás dispuesto a lucir durante toda tu vida. Cuando Danny se realizó ese tatuaje, debía saber que posiblemente, como así sucedió a la postre, algún día cambiaría de equipo. ¿Pensó que ante los aficionados de su nuevo equipo luciría el escudo de su anterior club? Seguramente, pero a pesar de ello, ese gesto de tatuarse el escudo de un club en el que solo ha estado tres temporadas es, sin lugar a dudas un gesto de reconocimiento a lo que el Dinamo ha significado en su carrera y su vida, algo que el portugués no quiere olvidar. Sin duda una muestra de cómo un club ajeno puede pasar a ser de uno y cómo un jugador puede interiorizar los colores de un equipo del que un día no supo nada.

25 Comments

  1. transpose

    1 de octubre de 2008 a las 5:10 pm

    Danny até hoje é um profissional exemplar e muito humilde. Foi o único português que soube sofrer ao frio e à maneira de viver dos russos e tornar-se no jogador que é hoje.
    Em parte deve-se ao facto de ele ser filho de portugueses que nasceu na venezuela. Aos 12 anos, os pais ficaram lá e ele veio para a madeira para a escola e atrás do sonho de se tornar futebolista profissional.

    Abraço

  2. martin(foro)

    1 de octubre de 2008 a las 6:51 pm

    Supongo que hay de todo en el mundo del futbol, por desgracia ultimamente parecen predominar mas los casos como Robinho que otros como este o el de Senna. Yo si creo que alguien venido de fuera puede ser igual de valioso y comprometido que alguien de aqui, de eso no tengo dudas, pero supongo que es algo que viene con el caracter, puedes ser un mamarracho pasota y desagradecido, o alguien con un poco de cerebro y respeto…y creo que el que en el futbol es de un modo, en la vida lo sera igual. Por eso si que creo que antes de fichar a un jugador, ese aspecto mental debe ser tan mirado al menos como lo que dan sus piernas…

    Un saludo y encantado de volver a leerte con asiduidad, se te echaba de menos ;-)

  3. Luisi

    1 de octubre de 2008 a las 7:14 pm

    No es que no quiera pensar bien del jugador… simplemente, es por animar un poco de debate… pero, ¿no puede ser que esa “D” signifique la D de Danny y no la D de Dínamo?

  4. Jm12

    1 de octubre de 2008 a las 8:54 pm

    @Luisi:

    No, porque la “D” del tatuaje es la misma que las del escudo del Dínamo de Moscú: http://en.wikipedia.org/wiki/FC_Dynamo_Moscow

    Yo también me fijé ayer en el tatuaje y me llamó la atención, curioso que se tatuase el escudo de su club sabiendo que era más que probable que fichase por otro en su carrera….

    un saludo

  5. PAJOTAS

    1 de octubre de 2008 a las 9:07 pm

    Dadan para nada que se te extrañaba, un Post muy carente de forma, como siempre queriendo abrcar mucho y al final nada, una Pena de escritor….

  6. Psicoanalista

    1 de octubre de 2008 a las 9:53 pm

    #5 Quizá cuando aprendas a escribir mejor que un crío de primaria alguien se digne a intentar tomar tus comentarios en serio.

    Hasta entonces sigue haciendo el ridículo, gracias.

    PD. Sobre la noticia espero la segunda parte donde se saque algún ejemplo de como un jugador formado mil años en un club le asesta una puñalada trapera a la mínima oportunidad a la mano que le dio de comer…

  7. Juanan

    1 de octubre de 2008 a las 10:10 pm

    Donato, Mauro Silva, Cocu y su corazón partido entr ele PSV y el Barça…..

  8. Luisi

    1 de octubre de 2008 a las 10:34 pm

    @ Jm12:

    ¿Y?

    Ya sé que es la misma “D” que la del escudo del Dinamo Moscú; pero eso no quiere decir nada.

    Es más, si quisiera realizarse un tatuaje que simbolizase “su amor” por ese equipo ¿por qué no se tatuó el escudo ENTERO, con medio balón bajo la D y el nombre de Moscú insertado en un rectángulo? Serían sólo 3 o 4 centímetros cuadrados más de piel tintados.

    ¿No puede ser, repito, no puede ser (ya que no afirmo que lo sea) que la “D” sólo simbolice la inicial de su nombre y que eligiera esa “D” en concreto sólo porque le gusta esa “D” en concreto, más allá de que coincida con la del Dinamo?

    Si yo me quiero tatuar una “L” como la de Lexus porque es una “L” que me gusta, pero no me gusta nada esa marca… ¿qué crees tú que simboliza? ¿Mi nombre o el de la marca?

    Mientras no salga de la boca de Danny lo que simboliza ese tatuaje, nadie, ni yo ni Dadan ni nadie, puede asegurar lo simboliza.

    A lo mejor sí, simboliza “su amor” por un club. A lo mejor sólo simboliza egolatría.

  9. Dadan Narval

    1 de octubre de 2008 a las 11:14 pm

    Luisi,
    Sí, claro qeu puede ser… pero es que esa “D” es el escudo del Dinamo, de hecho es la de los Dinamos en general. La puedes ver también en el escudo del Dinamo de Kiev. De hecho, el logo antiguo del Dinamo de Moscú es solo esa “d”, sin el rombo que ahora la rodea.
    Obviamente, nadie ha entrado en la mente de Danny, pero creo que el gesto es suficientemente significativo.

    Pajotas,
    Con ese nick te defines muy bien. Sigue a lo que dice tu nombre, que seguro que se te da estupendamente.

  10. Dadan Narval

    1 de octubre de 2008 a las 11:18 pm

    Martin (foro),
    Gracias hombre… yo también os echaba de menos!!

    Jm12,
    Hombre… de esos sobran ejemplos. Jugadores que se forman en un club y a las primeras de cambio se marchan al eterno rival diciendo que es una oportunidad irrechazable, ¿no?

  11. ColoColo

    1 de octubre de 2008 a las 11:41 pm

    Me ha gustado este mensaje, pero opino igual que Luisi. Es más, si comparo el tatuaje ampliado (aunque no es que se vea perfecto) y el escudo, le veo diferencias. Fijaos detalladamente en cada segmento.

  12. Moutinho

    1 de octubre de 2008 a las 11:53 pm

    esse escudo es del dinamo el proprio lo a dicho

    saludos desde Portugal.

  13. chimoeneas

    2 de octubre de 2008 a las 12:15 am

    lo interesante sería ahora entrar en la mente de danny (que creía que era brasileño): si sigue amando al club rival del que juega, si se fue “obligado”, si se arrepiente de la d.

    (yo también echaba de menos a dadan)

  14. Diavolo Rodriguez

    2 de octubre de 2008 a las 12:30 am

    Lo reconozco, he estado a punto de entrar a saco. Después de haber leído el primer comentario de Luisi reconozco que a punto estuve de entrar a matar. “¿Cómo es posible que alguien no de por hecho que esa es la “D” de Dinamo?-pensé-”Es la misma “D” que aparece en todos los escudos de los Dinamos repartidos por el mundo”.

    Sin embargo me dio por echar un vistazo rápido a cerca de todo lo que se decía a cerca de esa “D” y de ese tatuaje, y encontré ésto. No me quedó muy claro, no conozco quien firma ese comentario, no se que fiabilidad tiene, no estoy muy seguro que ese “y dirá que la ‘D’ tatuada en su antebrazo es por Danny” fuera un hecho consumado o sólo algo que podría llegar a pasar, hasta que seguí buscando, y di con ésto: “La ‘D’ es la letra con la que empieza mi nombre y el 10 es porque me identifico con ese numero, desde siempre. No me lo voy a sacar. Tengo tambien un tatuaje con el nombre de mi esposa.”. Sigo sin tenerlo claro la veracidad de estas declaraciones, pero de ser ciertas me hacen pensar que Danny, quizás se tatuó la “D” en honor al Dinamo pero probablemente no lo hubiera hecho si su nombre no hubiera empezado por D. Muy hábil.

  15. Diavolo Rodriguez

    2 de octubre de 2008 a las 12:59 am

    La página donde encontré las declaraciones es ésta

  16. Rivaldo91

    2 de octubre de 2008 a las 1:04 am

    Decir que se formó en las inferiores del Maritimo no es del todo preciso, ya se que el primer comentario dice que emigro desde Venezuela a los 12 años, pues lo cierto es que nació y vivió en Venezuela hasta los 15 o 16 años jugaba para el San Ignacio de Loyola un equipo caraqueño, de hijos portugueses viaja a Portugal y desarrolla su carrera futbolistica alla, lo cierto es que ingresó a las filas del Marítimo de Funchal ya bastante grandesito, en el otro tema escuche a Danny hablando para Espn diciendo que efectivamente ese tatuaje se lo hizó en honor al Dynamo por lo importante que habia sido en su proyección este equipo y en palabras de el “le debo mas al Dynamo que ellos a mi”

  17. Nex

    2 de octubre de 2008 a las 2:20 am

    Gran post, en su línea Dadan.

    En mi opinión puede ser una interpretación escheriana tal vez involuntaria.Como los dibujos de Escher, que puedes ver tanto un florero como dos amantes, pero nunca los dos al mismo tiempo.Esto es, la D puede ser de Danny evidentemente por la inicial de su propio nombre;pero a la vez es tan obvio como que esa D tiene el trazo cirílico de la inicial del escudo del Dinamo de Kiev.

    Total,que no se puede entender el tatuaje si no se tiene en cuenta la relación intrínseca entre la inicial del jugador y la del equipo, es toda una relación en sí, se necesitan para entender el todo.

    Respecto a la identificación, según el Psicoanálisis, los procesos de identificación ( caso escudo – Danny) están intimamente ligados a querer «ser como»,es un mecanismo de defensa para enaltecer el ego,debido a la valoración positiva de la ciudad – equipo – grupo .Gracias a tu información , sé que él empezó a triunfar realmente en el Dinamo,la D como sinónimo de éxito personal por ende.

    Mientras que querer a alguien es querer «tener a».

    Así pues, puede “querer ser ” como el Dinamo del Kiev/ o del Dinamo de Kiev;pero no tenerlo, es decir no estar en él.
    Puedo admirar, recordar,aprender mucho de un amigo,aunque no esté conmigo presente como tal.

    Te extrañabámos en el foro hombre¡¡¡

  18. Sergio

    2 de octubre de 2008 a las 4:51 am

    En esta foto se ve mejor

  19. Pancho

    2 de octubre de 2008 a las 5:08 am

    Pajotas, a callar, Dadan no es un escritor, es EL escritor y siempre es un placer leerle.

    Y bueno, para mi es un placer volver a Diarios de Fútbol, en el cual tenía mucho tiempo de no postear.

    Diré que la implicación con unos colores trasciende fronteras, ya que al día de hoy, el fútbol es algo global, miremos por un momento las canteras del Madrid y el Barsa: en Madrid hay polacos, holandeses y tal, idem en la Masía. Aparte que no hay persona mas agradecida que el inmigrante, ya que viajar a otro país es como nacer de nuevo y bueno, esto puede significar mucho. Extranjeros comprometidos siempre los habrá: por cada “pesetero”, siempre existirá un Mágico González, un Roberto Carlos, Hugo Sánchez, un Cruyff o Hristo Stoichkov.

    Saludos desde Panamá.

  20. Dadan Narval

    2 de octubre de 2008 a las 8:31 am

    Rivaldo91,
    Bien, no es del todo preciso. Pero sí es cierto que jugó en los filiales del Marítimo. Por cierto, que Danny habla un perfecto castellano con acento venezolano. ¿Alguien sabe si Venezuela lo intentó convocar? Porque se han perdido un jugadorazo.

    Pancho,
    Gracias!! Que me haces sonrojar…

  21. Tatuajes

    2 de octubre de 2008 a las 10:46 am

    EEste tipo de cosas pasan por hacerse tatuajes de los que uno se puede arrepentir después. De todas formas ya existen dispositivos láser que permiten el borrado de tatuajes, por lo que si Danny lo hubiese querido, se lo podía haber quitado.

  22. Rivaldo91

    4 de octubre de 2008 a las 3:45 am

    No se le intentó convocar, se habló de el pero nada mas, finalmente Portugal se adelanto…es una lástima, Amorebieta y ahora Danny Alves, ojalá Jeffren Suaréz se decida finalmente por la vinotinto y no por España que ya talento joven tienen de sobra.

  23. Uriondo

    5 de octubre de 2008 a las 10:03 am

    Hombre, puede que sea por compromiso vital. Pero teniendo en cuenta que hablamos de Moscú ¿no hay posibilidad de que todo esté causado por un pedal de vodka espeluznante?

  24. NIPO

    6 de octubre de 2008 a las 12:35 am

    @Uriondo
    Yo me apunto a tu teoria jeje

  25. Pingback: Un pecado llamado ambición » Diarios de Futbol