“54, 74, 90, 2006″… ¿2008?

Alemania es un país referente en la Europa económica. Se distingue por su fortaleza en cuestiones de seguridad, la solidez de su República federal Parlamentaria y la obligación de tener un seguro médico para poderse inscribir en la universidad y para obtener un permiso de residencia de más de 3 meses. En fútbol, son letales, implacables, agresivos y, desde el 2006, un colectivo más unido que nunca en torno a un país al que jamás pueden decepcionar.

La victoria de este jueves ante Portugal (3-2) tiene un punto de inesperada por la trayectoria y el estilo que venían mostrando ambos combinados, pero despeja cualquier duda y vuelve a mostrar la naturaleza teutona, justiciera hasta la extenuación. Y es que Alemania no esconde su bazas, ni tan siquiera altera sus planes en busca de sorprender al contrario con una nueva apuesta de última hora, sino que enseña las cartas, las moldea en beneficio propio y las saca una rentabilidad única. La rentabilidad del campeón.


El fútbol directo, las llegadas de hombres de segunda línea, la potencia a balón parado y una defensa adelantada, son señas de identidad conocidas y repetidas históricamente. Tachamos a los germanos de ser un colectivo falto de creatividad y no nos falta razón, pero sabe sacar provecho a sus mejores bazas y eso, al menos en mi opinión, es un valor añadido y mérito suficiente como para merecer estar entre los semifinalistas. No se trata de jugar mejor, sino de entender y leer tus cualidades para sacarlas a flote entre aquellos puntos negros que la filosofía teutona no puede solucionar.

El gran momento de un Ballack que se siente líder, las apariciones de un ‘Basti’ desaparecido hasta anoche (dio dos pases de gol a balón parado con su buen toque de diestras y abrió el camino con un gol) y la movilidad de la dupla Podolski-Klose (más allá de sus goles), se impone a sus defectos, que apuntan hacia la frialdad defensiva con dos centrales capaces de todo. Pero la palabra que mejor les define es la de ‘equipo’, una ‘Mannschaft’ anímicamente muy fuerte.

Y es que Portugal fue el guionista sin director, incansable en su labor ofensiva pero incapaz de desarrollar peligro más allá de jugadas puntuales, de chispazos de sus jugadores más desequilibrantes, con lo que fue previsible y con un ataque predefinido (y además sin nueve claro porque Nuno y Cristiano se alteraban con mínimas apariciones). Aún así, su coraje, el de un equipo que apuntaba a lo más alto y que , por momentos, encandila, le mantuvo vivo hasta el final. Ahora toca recambio, revolución sin Scolari y con rasgos de ocasión perdida.

Alemania, eterna y con una mentalidad ganador que toda Europa teme, sigue adelante. Como bien cantaban los hinchas germanos (doy fe de ello pues lo viví in-situ en la carpa de Neustift), todos son un bloque único en torno a su selección. El “54, 74, 90, 2006” (en honor a los éxitos pasados) de Sportfreunde Stiller, fue una excusa para englobar una ilusión que desde el pasado Mundial tomó fuerza, sentó bases y ahora quiere saborear las mieles al son del indie.

Redactor jefe de Goal.com. Administrador blog El Enganche. Redactor defensacentral.com. Colaborador en diversos medios escritos y web, fue redactor jefe de Revista Fútbol 11 y ahora es corresponsal en España de la revista Fox Sport. Colaborador fútbol internacional Punto Radio. Ante todo, un fanático del fútbol internacional. Los enganches y extremos siempre tendrán mi apoyo. ¿Donde se quedó el término trequartista?

21 Comments

  1. deschamps

    20 de junio de 2008 a las 4:27 pm

    La verdad que son un autentico peligro estos alemanes, sobre todo a balon parado, aunque se vera si son capaces de superar las semifinales del vencedor, del Croacia-Turquia, yo de momento si “Basti” y Podolski siguen asi tengo pocas dudas de que llegaran a la final, y mas sabiendo que son Alemania.
    Por cierto,¿ lo de 2006porqué si el mundial lo ganó Italia?

  2. Mauricio

    20 de junio de 2008 a las 4:34 pm

    Tengo la misma pregunta. ¿Por que 2006?

  3. José David López

    20 de junio de 2008 a las 4:49 pm

    Lo he intentado responder en el post. La canción se escribió ante del mundial de 2006 y su finalidad era crear ambente en torno a ese mundial, a la selección alemana y a sus pciones de ganar. Por eso, ese año aparecía en escena como el de otro gran éxito. Su intención era que la canción sirviera para tenerlo un poco más cercano.

    Lo que sí os aseguro es que tiene mucho éxito entre la hinchada alemana porque fue terminar el partido de ayer y todos se pusieron a cantarl. Además, la canción es pegadiza. es la sintonía de cabecera del programa de Áxel Torres, para dar más detalles.

  4. xapa

    20 de junio de 2008 a las 4:50 pm

    sera la euro 96 de bierhoff

  5. kastromudarra

    20 de junio de 2008 a las 4:56 pm

    …y el vídeo-canción de Xavier Naidoo – Danke ( http://www.youtube.com/watch?v=9sbeoAf795Y ), estuve en Hamburgo durante el mundial y una vez eliminados, cuando ponían el vídeo veías ojos llorosos en cualquier alemán.

  6. chinochano

    20 de junio de 2008 a las 5:00 pm

    Yo no aguanto a Alemania. En el 54 ganó a la Hungría de Puskas, uno de los mejores equipos de la historia, que se quedó sin premio. En el 74 más de lo mismo con la Holanda de Cruyff. Para rematar, ganaron el Mundial más aburrido de la historia (el de 1990). En la Eurocopa son un poco más comedidos (el Panenkazo, el Dinamarcazo…) pero son los que más títulos tienen. Espero no verles en la final de esta edición.

  7. José David López

    20 de junio de 2008 a las 5:58 pm

    @ xapa: No, sólo se refiere a Mundiales. Yo añadí al título la posibilidad del 2008 con esta Euocopa.

    @ kastromudarra: Bun aporte. Es una muestra más de que Alemania ganó mucho en cuanto a ambiente, pasión y expectación con su Selección. Eso se ha traducido a la Bundesliga, que quizás es la que mejor ambiente tiee de las ligas europeas.

    @ chinochano: Ganar un mundial sin merecerlo es posible, pero no tantas veces. si lo ganan, en la mayoría de las veces sea po méritos propios. insisto en que alemania explota al máximo sus cualidades y las hace resurgir por encima de sus defectos.

  8. Bp

    20 de junio de 2008 a las 6:15 pm

    En el fondo hay que admirar a Alemania. Ese concepto que comentas de: saben lo que tienen y lo explotan al máximo (es decir, eficacia) es digno de admirar. Tienen un estilo y armas, y van con ellas hasta la muerte. Y encima, ganan.
    Es por eso mismo por lo que me gusta Italia (aunque la admiro, Alemania me deja un sabor de boca amargo casi siempre). Creo que comparte esas cualidades con Alemania como nadie más. No te gustarán, pero hacen lo que saben a la perfección, y ganan. Quizá me gustan más porque veo en ellos lo que no somos nosotros, o porque somos latinos, que se yo… pero el caso es que me gusta Italia (lo cual no quita, por supuesto, que me relamiera viendo los 3 goles que le calzó Holanda).
    Inglaterra e incluso Brasil dejaron de hacer lo que sabían, y unos ya no ganan. Y los otros…aun ganando han perdido parte del respeto mundial que tenían.

    José David,
    EN cuartos, y echando solo un partido diario…ha aumentado el interés del resto de compañeros sobre lo que tiene que ver con la Eurocopa y no tiene que ver con España?

  9. José David López

    20 de junio de 2008 a las 6:24 pm

    @ Bp: Un poco más sí, pero el estar sólo con seguimieto de la Selección española, hace que lo demás casi ea absolutamete secundario. Creo que sigo sindo de los pocos que se las apaña como sea para poder seguirlo al detalle. Yo la verdad es que siempre trabjo de fútbol internacional, con lo que me llama mucho más la atención estas cosas.

  10. Claudel

    20 de junio de 2008 a las 6:44 pm

    A mí no me sorprendió nada la victoria alemana. Es un gran equipo y competitivo como pocos. Va a ser cierto que el fútbol son once contra once y siempre ganan los alemanes. Pero yo me alegré, Portugal no tiene la culpa pero la verdad es que los medios me han cargado con tanto Ronaldo, que por cierto ayer no hizo nada. Vaya clase la de Ballack, Podolsky y Schweinsteiger, ellos marcaron la diferencia en Alemania.

  11. ruben garcia

    20 de junio de 2008 a las 7:33 pm

    me parece que es serio candidato!

    abrazo de gol

    http://www.tremendamentemotivados.blogspot.com

    Ruben

    CABARET ESPAÑOL

  12. Kuehenberg

    20 de junio de 2008 a las 8:38 pm

    Me ha encantado este post. Pido disculpas anticipadas por la chapa.

    Es bien cierto que los alemanes no suelen hacer un fútbol que entre por los ojos, pero creo que muchas veces se tiende al prejuicio contra ellos. Ayer ni Alemania me pareció tan gris (dentro de su simplicidad, hicieron alguna que otra combinación vistosa), ni la Portugal de Scolari me parece un equipo tan jugón como se dice (para jugona, la de Humberto Coelho en el 2000). De hecho, la mejor jugada del partido para mí es la del primer gol de Alemania. La verdad es que Alemania no me parece tan antiestética como se dice, y de hecho Italia tampoco. Supongo que la clásica aliteración periodística es lo que tiene.

    Por cierto, hablando de prejuicios contra los alemanes en particular y los noreuropeos en general, Manolo Lama y De la Morena son nauseabundos. Segurola, dentro de su estilo, más elevado, también los tiene, tanto futbolísticos como generales.

    Me gusta que gane Alemania, que gane un EQUIPO. En estos tiempos donde se considera que las cualidades innatas están por encima del esfuerzo, donde se desprecia el afán de superación (Gatusso y todos los futbolistas físicos), donde parece que los futbolistas han de ser unos bohemios (cuando son atletas), está muy bien que vuelva Alemania, y más si es ante el equipo del jugador que representa todos esos antivalores, y de un entrenador con un currículo nada deportivo. Muchos ven en Alemania el símbolo del fútbol gris, yo la considero la máxima representante del afán de superación y del espíritu de equipo. Más que Italia, más especuladora y rácana (como dijeron ayer en la SER, si le das el balón a Italia, te lo devuelve, si se lo das a Alemania, va a por ti), y más incluso que eventuales sorpresas (Grecia, Dinamarca).

    Hablando de citas, más que la de Lineker, me acuerdo de la de Valdano, y le parafraseo: “Al tercer bostezo…otro pase horizontal del equipo de Valdano”

    Un saludo

  13. chinochano

    20 de junio de 2008 a las 11:32 pm

    Croacia fuera… Hale, otro de los equipos jugones a la porra. Esto pinta mal…

    Anda que el árbitro, no sé para qué prolonga la prorroga, el minuto 122 es un poco excesivo. No sé si es norma o no, pero creo que las prorrogas no deben tener tiempo de descuento, ¿no?

  14. Ernesto Sinfa

    20 de junio de 2008 a las 11:49 pm

    Muy buen post, me ha gustado mucho lo de comparar el estilo de fútbol de Alemania con su estilo de vida económica, y Kuehenberg, totalmente de acuerdo contigo, sobre los antivalores y sobre lo de que para que los engranajes de un equipo funcionen no se necesitan “cracks” que los hagan funcionar, con que todos respondan al máximo va rodado.

  15. Diego

    20 de junio de 2008 a las 11:53 pm

    Es que me parece que los croatas se exedieron un poco en el tiempo de festejo, cuando se reanudó el partido ya rozaba el minuto 120. Además, el gol fue en el minuto 121 y segundos, no se le podía pedir al árbitro que lo terminara en una jugada tan cerca del área croata.

    Por otro lado, es por cosas como esta que uno ama el fútbol, como en un momento estás eliminado y al siguiente pasas de ronda, eso no te lo da ningún otro deporte.

  16. tubilando

    21 de junio de 2008 a las 12:22 am

    Ayer Portugal; hoy Croacia: a la calle. Espero que sirva de escarmiento para estos equipos, que teniendo más fútbol que su oponente, no se deciden a ir por el partido. Los turcos no han creado mucho peligro, pero al menos han tirado hacia arriba cada vez que tenían el balón.

  17. chimoeneas

    21 de junio de 2008 a las 2:50 am

    vaya, kuehenberg, me ha gustado mucho lo que has dicho (sin ser tan amante yo de los alemanes). el juego de alemania nunca protagonizará un vídeo de youtube como un taconazo de c-ronaldo, pero me parece una enseñanza para la vida más válida.

  18. Pepenbauer

    21 de junio de 2008 a las 5:49 am

    Por qué representa Cristiano Ronaldo los valores de la bohemia cuando todos sus entrenadores (Ferguson, Queiroz, Di Salvo…) y compañeros (se me ocurre ahora Heinze) siempre han dicho que es un fanático de la condición física, el primero en llegar y el último en irse de los entrenos, y demás? Me parece que caes un poco en un cliché, Kuehenberg. Que sea técnico y guaperas no quiere decir que sea un Ronaldinho de la vida.

  19. nacho

    21 de junio de 2008 a las 12:41 pm

    A todo esto, lo del seguro medico para vivir alli y entrar a la universidad… ¿De donde lo has sacado? Llevo casi un año estudiando en Alemania y con la Seguridad Social era suficiente.

    Por cierto, alli el ambientazo es increible, mucho mayor que aqui, estoy en una ciudad que no llega a los 300 000 habitantes, y los minutos previos a cada partido de los alemanes se respira por todas partes un aire de que “va a pasar algo grande”, como tambien hay muchisimos turcos, las semifinales se presentan calentitas

  20. NIPO

    21 de junio de 2008 a las 2:10 pm

    chimoneas dijo:
    el juego de alemania nunca protagonizará un vídeo de youtube como un taconazo de c-ronaldo,

    Cuanta razón tienen tus palabras… y sin embargo son los alemanes, el equipo, los que pasan

  21. Kuehenberg

    21 de junio de 2008 a las 3:15 pm

    Me he explicado mal, Pepenbauer. Aunque no sea un jugador que me entusiasme en ningún aspecto, no quiero decir que Cristiano Ronaldo sea un bohemio, sino que le hacen representar un papel de bohemio. Nos quieren hacer pensar que está donde está por sus cualidades innatas (lo que en parte es verdad), sin tener en cuenta todo lo que ha trabajado. Por otro lado, creo que lo de la prepotencia no se lo quita nadie. Cristiano me conquistaría si dijera algo parecido a lo que dijo Figo en la cumbre de su carrera, “he tenido amigos mejores que yo que no han conseguido triunfar porque no tenían espíritu de sacrificio y la suficiente dedicación”.

    Ferguson ya dijo algo parecido sobre Beckham, que entrenaba con una diligencia que otros jugadores menos dotados ni se plantearían.

    Sin embargo, ni Beckham ni, de momento, Cristiano, han reivindicado, como sí hizo Figo, los valores que han sido realmente decisivos para llevarlos a la cumbre. Les han dado un papel simbólico que han aceptado gustosos y que a mi parecer es nocivo. Por ello no puedo menos que criticarles por lo que representan, aunque sepa, y por ello les admire en parte, que se lo han currado muchísimo.

    Un saludo