El equipo de todos, el equipo de nadie

valencia.jpg

Nunca me ha gustado seguir a la manada. El atocinamiento que normalmente implica comulgar con la mayoría ha sido algo que siempre me ha repelido. Por eso, creo que nunca podría disfrutar igual un disco de David Bisbal que uno de Nacho Vegas o nunca me emocionará tanto una superproducción de Hollywood con presupuesto súper millonario como una fábula como las de Jean-Pierre Jeunet. Por el mismo motivo, me ha costado mucho sobrellevar esa cantinela de ‘equipo de todos’ que se le ha colocado al meritorio Getafe CF en los últimos tiempos.

Apadrinado por el favor de los medios de comunicación de índole nacional, quizá por su cercanía a la capital, el bravo equipo azulón se ha visto beneficiado por una de las mayores campañas en favor de la imagen de un equipo de fútbol que uno puede recordar. Su supuesta simpatía ha llegado hasta las más altas esferas del Reino. Tras el duro golpe propinado por Luca Toni hace hoy una semana, una extraña sensación, mezcla de paternalismo y admiración, parecía invadir a toda la España futbolística con respecto al club madrileño.

Con toda la parafernalia pro-getafense que se ha montado en los últimos siete días, se me hace difícil comprender cómo ha debido de sentirse el Valencia CF y toda su afición ante la Final de esta pasada noche. Como un extranjero en su propio país. Repudiado y despreciado, se podría pensar que únicamente las más de 20.000 almas naranjas que poblaban la mitad valencianista del Vicente Calderón estaban con el equipo che.

Pero esta noche, el hijo no deseado ha dado el golpe sobre la mesa. Ha querido ser malo, cruel, con todos aquellos que, ante la presencia del querido Getafe en la Final, habían puesto sus ilusiones y sus emociones del lado de los azules. El Valencia ha reclamado su (merecida) cuota de atención. Ha hecho uno de sus mejores partidos dentro de la gris temporada que está completando y ha puesto en evidencia al ‘niño bonito’ del fútbol español delante de sus propios padres.

Jugando como un grande, apenas ha habido rival para el equipo de Ronald Koeman. Dos latigazos certeros, aprovechando los momentos de incertidumbre que el miedo a perder había provocado al Getafe, han bastado al Valencia para finiquitar la Final. Lo posterior, pura anécdota, si atendemos a la resolución última del partido. Abundando en su crueldad, el grande, el fuerte, ha querido dar esperanzas al pequeño, al débil. El gol de Granero de penalty ha coincido con los momentos de mayor relajación valencianista.

Como si sujetara a su pequeño contendiente con una sola mano, sin excesivo esfuerzo, mientras ríe socarronamente ante la impotencia de su débil rival al que propina ligeros pescozones (Villa, Silva, Arizmendi) más cómicos que efectivos, al Valencia le ha bastado con un letal guantazo a seis minutos del final, Morientes mediante, para dejar claro que la Copa tenía un dueño.

El equipo de nadie ha cumplido merecida venganza. La maltratada Copa de SM El Rey es valencianista. El Getafe, irreconocible en la Final, deberá seguir creciendo y forjando su identidad a base de gestas como la de esta temporada.

¡Amunt València!

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

102 Comments

  1. Gontxo

    20 de abril de 2008 a las 11:53 am

    A ver, Nogod, yo creo que lo utilizan todos los equipos. yo soy del Mallorca, y en los ultimos años, hemos tenido varios jugadores cedidos, tanto en el Mallorca, como cedidos a otros equipos de primera (Kome en el Getafe, Christian Diaz en el Albacete, este mismo año Jordi Felpeto en el Racing, y el Mallorca tambien pone esa clausula de no jugar. Y cuando han venido al Mallorca otros, D. Navarro este año, Borja del Madrid, y asi mas cedidos se ha puesto esta clausula… Es lo que hay, y lo hacen todos. Aunque por ejemplo el Barcelona el año pasado no lo hizo con MAxi Lopez y pudo jugar contra el Barça sin pagar nada, o Pandiani pudo jugar contra el Depor, en el año 2003, y les metio 3 goles en las semifinales de Copa y les costó la clasificacion.

    Y, os estais desviando mucho con el tema del sueldo, cuando por ejemplo este año De la Red, o Mejia, son jugadores traspasados, el Madrid no les paga un duro, pero las condiciones del traspaso eran lo que eran. Asi que no insistais en lo del sueldo, porque hay cedidos que los paga integramente el club receptor, y ya incluso hay traspasados que se establece, estas condiciones de traspaso

  2. Pingback: Adiós a Ronald Koeman » Diarios de Futbol