La inexplicable desaparición del Zaragoza

zaragoza.jpgLo del Zaragoza comienza a oler a muerto. Un equipo preparado para estar sin apuros en competicion europea sufre lo indecible para mantenerse en Primera. Con un añadido, lo del equipo maño tiene doble mala pinta: lleva casi toda la Liga fuera de los puestos de descenso y entra de lleno en el infierno a pocas jornadas para el final. El tiempo para la reacción es corto.

A veces, cuando algo no tiene una explicación razonable, recurres al pasado para buscar una horma que se ajuste al zapato. Con las diferencias lógicas entre uno y otro, este Zaragoza me recuerda al Atlético de Madrid que finalmente descendió a segunda. Equipo con mimbres para no pasar apuros e incluso algo más, que no termina de arrancar y finalmente se ve dentro de la pelea por no descender. Y lo novatos casi siempre pagan la novatada.

El último resultado (derrota por 0-3 ante el Betis) sitúa al equipo en el ojo del huracán. Es cierto que en las últimas semanas los sevillanos ha cogido cuerpo de plantilla asentada y que al final no pasará apuros, pero es una derrota muy significativa: si el Zaragoza no es capaz de amarrar los puntos de casa ante rivales ‘accesibles’, las posibilidades de consolidar el desastre aumentan exponencialmente.

Acudo a la página web oficial de los maños y el susto no se me pasa. De arriba a abajo: César Sánchez, Carlos Diogo, Carlos Cuartero, Óscar González, Fabián Ayala, Peter Luccin, Pablo César Aimar, Sergio García, Juanfran, Ricardo Oliveira, Albert Celades, Matuzalem, Alberto Zapater, Diego Milito, Sergio… con esta plantilla deben existir muchos factores que realmente no funcionan.

El Zaragoza disponía en la temporada 2006-2007 de una plantilla equilibrada, con un ritmo de juego elevado, con capacidad para el juego combinativo, futbolistas en ataque con el gol en la sangre, un medio del campo muy creativo y dos laterales de gran potencia y despliegue físico. Además, su entrenador, Víctor Fernández, había cogido de nuevo la riendas de un equipo en España y había plasmado su filosofía preciosista.

El reto de la nueva campaña era mantener lo conseguido y ambicionar algo más. La meta era alcanzar la Champions. Y con ese objetivo se contrataron jugadores de experiencia para las zonas más sensibles del campo y juventud con calidad para terminar de perfilar una plantilla con pegada, velocidad y capacidad para asociarse con el balón en los pies. Todos conocemos esos nombres. La ilusión del equipo poco a poco se fue desvaneciendo porque no terminaba de saltar la chispa que prendiese el combustible.

Al final los resultados se llevaron por delante a su primera víctima, Víctor Fernández. Él era el aglutinante, la razón del proyecto, quien metía sangre por la venas del vestuario. Sin él, la plantilla y su objetivo se difumina porque todo estaba ensamblado como piezas de Lego en la cabeza del entrenador maño. Ahora, todas sus apuestas personales carecen de sentido, incluso molestan al ‘personal’, y la filosofía ‘cada pase es un paso hacia el gol’ una verdadera agonía. Ahora hay prisas por llegar arriba y solucionar una papeleta que puede costar millones.

Lo demás es un despropósito de nerviosismo, falta de ideas claras… como cuando alguien mueve los brazos como un loco dentro del agua porque no sabe nadar. O lo hace o se hunde y casi siempre termina por desaparecer bajo el mar. Garitano exprés, Irureta exprés pero menos, y ahora Manuel Villanova, un mister con carácter y sabiduría sin tiempo para acomodar la situación a su gusto. No sé si lo que queda es una oración y una velita al santo.

En DDF| El Zaragoza con el agua al cuello http://www.tb-credit.ru/kredit-na-kartu.html

9 Comments

  1. Vico

    7 de abril de 2008 a las 8:47 pm

    Muy buen análisis, Juan. Exactamente así estamos, moviendo las manos como locos dentro del agua por no saber nadar. Si este equipo se va a Segunda con esos nombres sería un récord creo que mundial. Y lo peor es que, como dices, sólo nos queda prendar velas.
    Saludos

  2. sisu

    7 de abril de 2008 a las 8:49 pm

    El Zaragoza la ha cagado vendiendo a Milito, que era quien aguantaba la defensa. Eso en primer lugar.

    En segundo lugar, la directiva ha sido blanda no apoyando suficiente al/los entrenadores que han sustituido a Victor Fernández… demasiados cambios de entrenador.

    Y ya por último, el Zaragoza tiene un gran equipo, pero unos MEDIOCENTROS que son BASURA. Luccin, Gabri, Celades y Matuzalen (este no es tan malo pero está lesionado) son jugadores que no quieren en ningun lugar y que lo demuestran con creces a cada partido.

  3. Andalusian

    7 de abril de 2008 a las 9:34 pm

    No nos engañemos. El Zaragoza tiene plantilla… pero tampoco tanto como nos la vendieron en Agosto. Tiene mucho futbolista en sus últimas pero con buen nombre, promesas que no terminan de cuajar y otros… pues otros que no son ni más ni menos que otros futbolistas de mismo nivel (o sea, del montón) que otros equipos.

    Y de acuerdo con el comentario #2 de sisu. El Zaragoza vendió su pieza clave en defensa (y ya sabemos como terminan los equipos sin defensa…) y los jugadores que menciona, entran dentro de lo que opino más arriba.

    A decir verdad, me da un poco igual si descienden. Hay otros equipos como Osasuna o Recre que prefiero que mantengan la categoría antes que el Zaragoza porque Murcia o Levante… los veo ya con muy pocas opciones (según las matemáticas, claro). Un saludo.

  4. sisu

    7 de abril de 2008 a las 9:44 pm

    Me dejaba a Zapater, que es un buen jugador pero tampoco creo que sea un mediocentro «de champions» como se supone que tenía que estar el zgz y que esta un poco verde.

  5. Juanan

    8 de abril de 2008 a las 12:28 am

    Es que todos sus centrocampistas son mediocentros o mediapuntas. No tiene ni un puñetero extremo. Ademas los centrocampistas se creen mas de lo que son y cuando zapater habajado un poco la forma y ha dejado de cubrirles las espaldas las han pasado canutas canutisimas.

  6. BoVeS

    8 de abril de 2008 a las 12:29 am

    Os imaginaís al año que viene al Zaragoza jugando en el Alcoraz? O más grave, contra el filial de un equipo que en agosto tenía objetivos parecidos al Real Zaragoza… el Sevilla.

    Como ya dije en parte me alegraría, pero no, mejor que se queden en primera.

  7. expoobras2008

    8 de abril de 2008 a las 8:05 am

    Bastante de acuerdo con el post.

    Añadiría a la importante baja de Gabi Milito, la de Gerard Piqué, un jugador que la temporada pasada fue muy importante, tanto como mediocentro defensivo como sustituto de Sergio Fernández. Todo esto cambiado por defensas que no cumplen el mismo perfil, Ayala hace que el equipo juegue muy atrás y Pavón…bueno, me ahorro el comentario.

    Ya me extendí (demasiado) en un post anterior de la semana pasada con el mismo tema. En resumen:

    Jugadores claves en baja forma + lesiones larga duración + errores y dudas tácticas +
    falta de refuerzos en invierno + divergencias presidencia/entrenador + entrenadores no adecuados + medios «desinformativos» + aparente falta de actitud = descenso a segunda.

    (Añadiría «errores arbitrales»: pero la verdad es que se han hecho tantas cosas de forma incorrecta, que esos errores entrarían dentro de la normalidad de cualquier temporada)

    Y si se baja (la esperanza es lo último que se pierde), ¿qué pasa con esta plantilla?

  8. merk

    8 de abril de 2008 a las 3:23 pm

    Al Zaragoza le faltan jugadores de sacrificio defensivo, especialmente en el mediocampo. No sólo para recuperar balones, sino también porque si tienes muchos jugadores de toque y pocos de brega, llegas a la segunda mitad del campeonato fundido. Le pasó al Celta el año pasado, y le está pasando al Zaragoza ahora.

    Creo que Víctor Fernández es víctima del éxito y de su propio discurso. No niego que con él los equipos pueden llegar a hacer un fútbol muy vistoso, pero apenas es garantía de resultados (El Celta de Víctor estuvo cuatro años jugando como nadie y no se metió en Champions, cosa que sí hizo Lotina la temporada siguinete, aunque el equipo no jugase tan bin y Lotina no fuese taqn guapo como Víctor. Pero fútbol es fútbol.

  9. Pingback: El descenso (I): los protagonistas » Diarios de Futbol