La vista atrás: Djalminha

djalminha.jpgCuando Djalma Feitosa Dias tomó tierra por primera vez en el aeropuerto coruñés de Alvedro en el mes de julio de 1997, lo hizo con dos pesadas losas sobre su espalda. La primera era la de los 1.500 millones de pesetas que había debido abonar Augusto César Lendoiro, presidente del RC Deportivo, al Palmeiras por el traspaso de su principal estrella, convirtiéndolo en el jugador más caro en la historia del deportivismo. La segunda, no menos gravosa, le sobrevino a las pocas semanas de haber llegado a A Coruña. Rivaldo, el brasileño que llegó sin nombre y salió, destino Barcelona, convertido en súper estrella, había abandonado la nave deportivista sólo unas horas antes del comienzo del Campeonato Nacional de Liga, dejando al club coruñés con la impotencia provocada por tener los bolsillos con dinero fresco pero sin posibilidad material de invertirlo por el cierre del mercado de fichajes.

La marcha de Rivaldo fue complicada de sobrellevar en las primeras semanas de competición. El jugador triunfaba en el Camp Nou y el Dépor se había quedado desnudo sin la magia de su jugador estrella. Descabezado, el equipo gallego buscó una esperanza a la que asirse.

Djalminha ofrecía a su llegada a España una cierta sensación de escasa confianza en su rendimiento en nuestra Liga. Sin experiencia internacional, más allá de una temporada en el equipo japonés Shimizu S-Pulse que, lejos de avalarle le añadía un toque de exotismo poco fiable, Djalma no tenía tiempo de jugar siendo una desconocida promesa. A sus 26 años y con su carrera presta para ofrecer lo mejor de sí, el fútbol del nuevo fichaje deportivista no podía hacerse esperar. La realidad apremiaba sobremanera. La grada de Riazor comenzaba a dejarse llevar por la saudade de los tiempos de Bebeto y el Superdepor, creyendo que nada volvería a ser igual.

Djalminha era sólo una piedra preciosa más engastada en una corona que reunía muchos quilates en su confección, pero quizá la suya era la pieza verdaderamente exclusiva, la que iba a hacer de la corona coruñesa una joya admirada en toda Europa. Así comenzó a entenderlo la afición coruñesa cuando en su primera temporada, en un año de transición para el Dépor (acabó la Liga en 12ª posición), finalizó como máximo goleador del equipo y como figura destacada dentro del esquema de José Manuel Corral, técnico interino que sustituyó a Carlos Alberto Silva mediada la temporada.

La era dorada del RC Deportivo se inició con la segunda campaña de Djalminha en el equipo y con la llegada al banquillo de Javier Irureta, en la temporada 1998/99. De la mano de Djalma y tutelado por el técnico irundarra, el Dépor firmó un sensacional arranque de temporada, disipando todas las dudas sobre la regeneración del equipo. Con el genio brasileño ya asentado en el club y en la ciudad, su fútbol era cada vez más alegre, más descarado. Imprevisible como ninguno, Djalminha daba cada tarde de domingo motivos para disfrutar al público deportivista. Regates inverosímiles, penalties ‘a lo Panenka’ y todo tipo de habilidades complementarias, adornaban el juego de un futbolista que exhibía tanto derroche de talento innato como de anarquía táctica e individualismo exasperante.

Si la liga 1998/99 supuso el retorno del Deportivo a la competición europea, la 1999/00 trajo consigo la culminación definitiva de un proyecto que había comenzado a redactarse un lustro atrás. En el que fue su mejor año como deportivista, Djalminha contribuyó de manera decisiva a que el club gallego alcanzase el mayor éxito de toda su historia, con la consecución de su primer y, hasta la fecha, único título de Liga. La magia del brasileño, junto a los 22 goles de Roy Makaay o la fundamental aportación de futbolistas como Manuel Pablo, Mauro Silva, Donato o Víctor, premió a la afición coruñesa con el mayor momento de éxtasis de su vida.

Fue el año en el que a Djalminha le salía absolutamente todo cuanto intentaba sobre el césped. Daba igual que su acción fuera absolutamente prescindible. Cualquier exquisitez técnica del deportivista era aclamada con entusiasmo, porque, al fin y al cabo, el equipo rendía como nunca y los resultados llegaban. Su pierna zurda se convirtió en el anhelo y el espejo de todos aquellos niños que recorrían con un balón en los pies, inventando mil filigranas, la playa del Orzán y la de Riazor hasta llegar a los pies del mismo estadio en el que el nuevo ídolo de la ciudad sentaba cátedra cada dos semanas.

Tras la campaña del título de Liga, diversos acontecimientos llevaron a Djalminha a una situación cada vez más complicada dentro del club. Su particular relación con Javier Irureta, un devoto del sacrificio táctico a quien las excentricidades de su futbolista le parecían cada vez más prescindibles, se deterioró de tal manera que cada vez se hacía menos extraño verle en el banquillo deportivista. Se convirtió en el primer cambio de Irureta y su participación en el juego del equipo fue decayendo progresivamente… pero los buenos resultados respaldaban las complicadas decisiones del técnico vasco. Con el Deportivo siempre en zona noble y el rendimiento del jugador a la deriva (con el brasileño en la plantilla aún se consiguirían dos subcampeonatos y un tercer puesto, amén de notabilísimas actuaciones en Europa), muy pocos osaban discutir a Irureta el pobre papel de Djalminha y un buen sector de la grada se posicionó claramente de lado del entrenador en su enfrentamiento, cada vez más notorio, con el futbolista.

En la memoria de todos queda para el (triste) recuerdo aquel desagradable incidente en el que Djalminha zanjó una discusión con su entrenador durante un entrenamiento con un cabezazo. Quizá fue su sentencia como jugador del Deportivo. Pero creo que no debe ser lo más recordado de su trayectoria en Riazor.

Su catálogo de malabarismos con el balón en los pies (o en la cabeza, o en la espalda, o en el muslo, o…) reunía tal profundidad de ejercicios que me atrevería a afirmar que nunca he visto a un futbolista realizar semejante exhibición técnica con la regularidad a la que Djalma nos tenía acostumbrados. Djalminha jugaba y los demás mirábamos y nos divertíamos. A día de hoy, sus imágenes habrían colapsado Youtube.

Anárquico, descarado, despreocupado, insolente, infantil, egocéntrico, pero… ¡qué futbolista!

Fiebre Maldini| Djalminha
Fútbol Factory| Históricos: Djalminha
http://www.tb-credit.ru/dengi-v-dolg.html

34 Comments

  1. Leon

    3 de abril de 2008 a las 2:25 pm

    Irrepetible. Técnicamente insuperable y atrevido como nadie, si hubiera tenido otra cabeza habría durado más, pero seguramente no habría hecho esas cosas tan alucinantes. El año que ganamos la liga fue increíble.

  2. Borja Barba

    3 de abril de 2008 a las 2:33 pm

    @ Leon

    Se me saltaban las lágrimas viendo imágenes del partido que dio la Liga al Dépor, en Riazor contra el Espanyol. Para mí ha sido una de las mayores emociones que me ha hecho vivir el fútbol, no exagero.

    Sobre Djalma, irrepetible y genial, justo lo comentaba hace unos minutos vía email con un gran amigo deportivista. Él me decía que gracias a su mala cabeza que permaneció tanto tiempo en Coruña. Si hubiese sido un tío más equilibrado y más profesional, seguro que no hubiera durado más de una temporada en Riazor, como Rivaldo.

  3. pavel

    3 de abril de 2008 a las 2:43 pm

    Djalminha tuvo dos años espectaculares, es cierto que cada partido esperábamos una jugada o un pase nunca visto del bufón. De sus goles, me quedo con el que le hizo al Barça en su primera temporada (regate acostado en el suelo a los dos centrales para meter suavemente el balón entre las piernas de Hesp). De sus pases, además de la mítica lambretta, un sutil toque con la puntera de espaldas, que dejó a Makaay solo delante del portero del Espanyol (lógicamente enchufó).

    Pero lo que lo llevó al ostracismo no fue la mala relación con Jabo, sino la aparición de otro mago, más sobrio, más eficaz y que mejoraba cada balón que pasaba por sus pies.

  4. Borja Barba

    3 de abril de 2008 a las 2:49 pm

    @ Pavel

    Entiendo que te refieres a Valerón, pero no olvides que el que dejó claro desde el principio que Djalma y ‘El Flaco’ eran incompatibles en su once, no fue otro que Irureta. Pero, como decía en el artículo, cualquiera le discutía nada con el camino que llevaba el equipo…

  5. xtaoth

    3 de abril de 2008 a las 2:58 pm

    Yo siempre me quedaré con las ganas de saber qué habría sido del depor aquella temporada con Rivaldo y Djalminha en el campo. Recuerdo que ya por aquel entonces Rivaldo me parecía el mejor jugador de la liga, y con esos dos en el campo, creo que el depor no hubiese necesitado delanteros XD.

    Muy bueno el recordatorio ^^

  6. Luisi

    3 de abril de 2008 a las 3:40 pm

    A mi el jugador del Deportivo que más me sorprendió en la segunda mitad de los 90 no fue otro que Jacques Songo’o. Siempre alegre y siempre serio.

    ¿Djalminha? Un talento muy rebelde.

  7. Cambrinus

    3 de abril de 2008 a las 3:43 pm

    Lo dicho: Que futbolista.

  8. Leon

    3 de abril de 2008 a las 3:55 pm

    Pavel, ese es un debate «clásico» en Riazor. Yo tampoco los veía tan incompatibles en el campo, especialmente gracias al caracter generoso de Valerón y a que Djalminha no era el típico malabarista egoísta, de hecho lo que más recordamos de él son sus pases. Desde luego eran dos pasadores para volver loca a cualquier defensa. Recuerdo un taconazo de 15 metros a Manuel Pablo creo que contra Las Palmas (igual me equivoco) que todo el estadio hizo «OOOOHH» como atontados.
    Borja, aquel día fue una pasada, la ciudad se volvió loca fue un viernes 19 de mayo de 2000. Se adelantó porque el miercoles siguiente jugaban Valencia y Madrid la final de la Copa de Europa en París (no sería tan floja la liga de aquel año, porque el Barcelona también fue semifinalista en Europa) Aun servían alcohol en los bares del estadio y con el 2-0 en el descanso aquello se nos fue de las manos en la grada de General y fue una borrachera demencial hasta el día siguiente. Imagino que para los que acostumbran a ganar ligas no será para tanto, pero para nosotros fue una locura. Además vengamos lo del 94, que muchos pensabamos «nunca lo tendremos tan a huevo» y mira tu por donde sí que ganamos la liga. Ahora a sobrevivir y a animar hasta que nos salvemos.
    PD: También grande en Djalminha su afición a la noche como buen brasileño, algun jaleo nocturno por A Coruña acompañado de Edmundo «el animal», cuando jugaba en la Fiore.

  9. Alberto

    3 de abril de 2008 a las 4:27 pm

    El gol al Celta dejándose la bola muerta atrás de tacón en el pico del área chica mientras el defensa seguía corriendo, dando un paso atrás y clavándola en la escuadra es de las cosas más bonitas, audaces, inteligentes, heterodoxas, soprendentes, efectivas, elegantes, precisas (podría seguir poniendo adjetivos toda la tarde) que he visto. Recuerdo que vi ese partido porque no tenía otra cosa que hacer, con implicación emocional nula y atención escasa, pero con ese gol me levanté de la silla y me eché las manos a la cabeza. Gracias Djalminha

  10. Eimbi

    3 de abril de 2008 a las 5:04 pm

    Sin dudas el jugador más imaginativo e imprevisible que jamás pisó un campo. Siempre esperabas algo de él, era un genio, pero demasiado irregular -tipo Guti- y luego llegó un Valerón genial y más constante…

  11. xtaoth

    3 de abril de 2008 a las 5:26 pm

    Por cierto, que también tenía un punto de excentricidad bastante alto… Recuerdo que quería marcar un penalty tan lento que él llegase a la portería antes que el balón. Por fortuna, creo que era más una broma que algo serio, porque llega a lanzar alguna vez un penalty así y lo crucifican vivo XD

  12. Rober

    3 de abril de 2008 a las 5:30 pm

    Un globertrotter del fútbol, como otro contemporáneo suyo, Jay Jay Okocha. Eran dos de los fútbolistas que siempre que jugaban un partido televisado allá por el 97-98 los seguía para ver si hacían alguna virguería de las suyas. Una lástima que como a tantos otros genios de este deporte su poca profesionalidad (y una temporada ciertamente nefasta del Depor) le privara de acudir a Francia con su selección.

  13. Edgar García-Alonso

    3 de abril de 2008 a las 5:41 pm

    Que espectáculo de jugador y que maravilla de video. Lástima que su carácter y anarquismo dentro del campo truncaran sus posibilidades de un mayor éxito. También recuerdo aquél episodio del cabezazo a Irureta… Un abrazo

  14. Gallas

    3 de abril de 2008 a las 9:42 pm

    Gran artículo Borja Barba, a este tipo de jugadores siempre habrá que recordarlos. En el aspecto técnico, un auténtico genio, definirlo es muy complicado… polémico, brillante, malabarista, imprevisible, etc. un grande entre los grandes.

    De no ser por su rebeldía hubiese llegado a más, tenía cualidades de sobra para ser un jugador que marcase una etapa en la historia del fútbol, no todos los días salen futbolistas con esa magia en las botas. Ver un partido de Djalminha era ver un show, nunca sabías que te ibas a encontrar en el campo e incluso, me atrevería a decir, que por muy aburrido y lento que estuviese un encuentro, si el gran Djalma estaba en el campo, este siempre aparecería para dejar su sello con alguna genialidad técnica y un par de detalles de los que tanto agradece el espectador.

    En fin, un jugador digno de recordar… esperemos que por el bien del fútbol, algún día podramos disfrutar en nuestra Liga de otro crack de las cualidades técnicas de Djalminha.

  15. martin foro

    3 de abril de 2008 a las 9:58 pm

    Confieso que oyendo lo que comentais del deportivo campeon de liga, me doy cuenta de una cosa, yo apenas recuerdo nada de aquel año, me paso totalmente desapercibido, y no por desprecio al Depor(que me alegro que ganara una liga que merecia, y posiblemente mas de una, con su trayectoria en años anteriores), sino porque mi equipo estaba en segunda. Para mi esos años apenas existia la 1º division, me importaba mas lo que hiciera el Toledo o la universidad de las palmas que lo del madrid o el Barça.

    Es gracioso ver como cambia la perspectiva de una misma cosa…

  16. NIPO

    3 de abril de 2008 a las 11:39 pm

    Djalminha son dos imágenes. la buena, el regate al Madrid… la mala, el cabezazo a Irureta

    Tan fantastico como deplorable, Djalminha o cualquier genio en resumen.

    Psdt: sob re el debate valeron-djalminha era algo común en Coruña como el Tristán-Makaay
    Psdt2: A colación, como le va a Tristán este año?

  17. NIPO

    3 de abril de 2008 a las 11:41 pm

    @martin foro

    Si tu equipo era el Sevilla, ese año fue el que bajamos a la vez con Betis (y atletico creo). Estabamos en primera… jugando mal, pero en primera jaja

  18. piterino

    3 de abril de 2008 a las 11:44 pm

    Por una parte, estos genios insondables, anárquicos, alocados, son entrañables; pero, por otro, uno siente un poco de impotencia al pensar cuál habría sido el nivel que habríamos disfrutado todos si hubieran estado un poco centrados, sólo un poco.
    Aquel cabezazo a Jabo no fue su sólo su sentencia como jugador del Depor, sino como futbolista de élite en general.

  19. martin foro

    3 de abril de 2008 a las 11:55 pm

    @Nipo: Pues igual tienes razon, entonces mejor aun comprendo porque no me intereso casi nada el final de liga 🙁 (en general de esos años guardo un recuerdo muy turbio, en negativo)

  20. tubilando

    4 de abril de 2008 a las 1:12 am

    Djalminha es de la estirpe de Ronaldinho, Maradona y Mágico González; talento puro, jugadores de auténtica fantasía, imprevisibles, atrevidos.
    .
    Por la Liga han pasado: Mijatovic, eléctrico; Stoichkov, rápido y agresivo; Rivaldo, con dribling y un disparo letal, Romario, letal en el área… y otros muchos, buenos, muy buenos, cracks de verdad, pero que no entran en la categoría de los primeros.

    De aquel partido contra el Barcelona que menciona Pavel, Canal+ emitió un reportaje en el que elaboraron un diccionario con todas las suertes futbolísticas que Djalminha puso en práctica en el partido, y creo que hasta inventó una. Fue de lo poco que hizo aquella temporada.

    En el vídeo aparecen imágenes de un partido contra la UD Las Palmas, con 4-0 en el marcador, creo. En aquel partido estuvo perfecto, dio pases de todo tipos, todos bien. Recuerdo que las crónicas destacaban a Diego Tristán porque había logrado tres goles.

    Me parece que este jugador no salió de las famosas favelas, sino al contrario, su padre era futbolista y le facilitó una infancia sin las típicas privaciones de los niños menos favorecidos de Brasil. Sin analizar su forma de ser fuera del campo, me parece una delicia de jugador, de los que cuando llegaban un gran partido sabías que no se iba a esconder. Una gozada.

  21. AliDia

    4 de abril de 2008 a las 12:02 pm

    Mi jugador favorito. Si me preguntan, ¿cómo se juega bien al fútbol? yo contestaría: como Djalminha. Qué tío. Eso sí, recuerdo que era llamativo lo bien que jugaba si el partido era contra Madrid o Barça o si era televisado. El resto pasaba más desapercibido, seguramente porque su fútbol dependía mucho de su motivación.

    Una imagen que tengo grabada a fuego en mi memoria futbolística es un partido creo que en Montjuic contra el Espanyol, aunque no estoy seguro. Estaba en el centro del campo escorado a la derecha y recibió un pase largo, lo controló con el pecho y luego, en vez de dejar que el balón cayera al suelo, lo fue amortiguando con el pié bajandolo a la vez que la pelota. Pero lo más alucinante es que lo hacía sin mirar. Tenía la mirada perdida en el campo buscando compañeros. Me llamó la atención porque no estaba en tres cuartos de campo o cerca del gol, sino que era una jugada intrascendente y aún así super bonita.

    Mi gol favorito de Djalminha:

  22. AliDia

    4 de abril de 2008 a las 12:06 pm

  23. Salinas

    4 de abril de 2008 a las 1:03 pm

    Djalminha es el jugador con el que mejor me lo he pasado viendo partidos por la tele. Pensaba que era yo el único que le echaba de menos, me alegra ver que no. Otro que se merece más recuerdo es Caminero, hacía de todo en el campo.

  24. edgar zuvic

    4 de abril de 2008 a las 9:30 pm

    Djalminha- Diego tristan que poder ofensivo del depor

  25. DEKLAN

    6 de abril de 2008 a las 1:04 pm

    Yo como buen aficionado del Depor este jugador es sin duda el que mas me ha impactado viendolo por television. Actualmente tenemos en la liga a Ronaldinho que pese a ser tambien muy bueno e imaginativo (a Ronaldinho le acompaña/ba un fisico envidiable) mientras que Djalminha hacía todo a base de calidad técnica que es lo que destacaba por encima de él. No era especialmente rapido ni tenia un fisico poderoso pero por calidad suplía con creces todas sus deficiencias. Tambien influye mucho que fuera una cabra loca porque a ningun jugador cuerdo se le ocurre hacer lo que hacía este tipo.
    En el Depor aparte de Djalma tambien me ha parecido increible de ver en un campo a Turu Flores del que tambien me parece que merece un espacio en esta web.
    Como un hombre de fisico poderoso y bastante regordete regateara con esa elegancia y calidad que tenia y nunca perdía balones aparte de tener un disparo impresionante.
    GRANDES DJALMA & TURU

  26. Paulo

    6 de abril de 2008 a las 10:28 pm

    Creo que técnicamente es el mejor jugador que he visto sobre un campo de fútbol. E incluyo aquí a todos (Zidane y Maradona incluidos). Era un jugador de dibujos animados, pero evidentemente nunca llegó al nivel de Diego o de Zinedine por su mala cabeza.

  27. Estoja

    11 de abril de 2008 a las 12:04 am

    Grandísimo Djalminha. Grandísimo el vídeo. Que buenos recuerdos me ha traído. Gracias por el post. Por supuesto también tuvo cosas malas: entre sus momentos negativos siempre recordaré en el año que el Depor salió campeón, pocas jornadas antes de acabar la liga Djalminha metió un golazo contra el Zaragoza (en el vídeo está) y después se quito la camiseta para celebrarlo (también en el vídeo) y se llevó la segunda tarjeta amarillay con lo que fue expulsado. Al final se quedó en una anécdota porque ganamos al Zaragoza y ganamos después el título d eliga.
    Por cierto, aún no me puedo creer que Djalminha haya jugado en el Austria de Viena.

  28. sergi

    22 de abril de 2008 a las 9:46 pm

    bufff impresionante recordar a djalma….aunke la verda esk muxos dias pienso en el ya q no habra otro jugador q nos aga disfrutar tanto.dio lastima ver como muxa gente lo despreciaba,luego es cuando se exa de menos,cuando ya no se le tiene…ahi esta aora el depor…y eso q tenemos a valeron e?djalminha a callado muxas bocas y los q aun piensan q no es xq no kieren verlo.gracias djalma x la liga,x dar al depor un nombre en todo el mundo y sobretodo x habernos exo disfrutar…sin ti todo esto no ubiera pasado,estoy completamente seguro.gracias,ojala me oigas, yo sigo viendote algunos partidos amistosos q juegas y tb con los veteranos del depor contra el madrid te vi…fue increible,me emocione,eres mi dios.

  29. Pingback: zoomagazine · www.zoomagazine.org

  30. EDGAR

    1 de noviembre de 2008 a las 8:46 pm

    grande djalma

  31. Pingback: ¿Un nuevo Superdepor? » Diarios de Futbol

  32. gz 8

    22 de octubre de 2009 a las 6:03 pm

    k esra excentrico, sí , k era rebele , si, k era loco ,si, pero es , era y mas k me pese era el único tio por el k de verdad merecio pagar una entrada en riazor , te podias reir, llorar y ver todo lo k se podia uno imaginar hacer cn un balón. nada más.

  33. Pingback: Veinte años de leyenda sin epílogo » Diarios de Futbol

  34. oabmyp

    21 de agosto de 2014 a las 11:15 pm

    C4oiAE vanupckeppiq, [url=http://czwelflahowl.com/]czwelflahowl[/url], [link=http://xlgviyzjwmmk.com/]xlgviyzjwmmk[/link], http://vpzayvguzaea.com/