La silenciosa reestructuración germana

dortmund.jpg

El fútbol alemán se ha instalado peligrosamente en una espiral de decadencia respecto al resto de grandes ligas europeas. Ya no asombra presenciar que sus equipos pasan inadvertidos a nivel internacional y cada vez son más lejanos los recuerdos de aquellos gloriosos años del Bayern, del Monchengladbach y del Magdeburgo en los 70 o el Hamburgo de inicios de los 80.

Más allá de algún ‘zarpazo’ esporádico, como en 1997 con la Champions en Dortmund y la UEFA en Schalke, los equipos teutones fueron cayendo al son de los euros que reforzaban a sus grandes rivales europeos (la mayoría de ellos llegados desde las televisiones), aquellos cheques que jamás llegaron a una Bundesliga que, desde entonces, se ha ido renovando en muchos otros aspectos. Y es que mientras la Premier se extendía a lo grande, la Liga se alzaba con varios títulos europeos y el Calcio no cedía al asegurar siempre varios equipos al primer nivel, en Alemania se optó por crecer en administración, organización e instalaciones, ya que prácticamente la totalidad de los estadios germanos han sido renovados o tienen pocos años de vida.

Desde el punto de vista deportivo, no se puede ocultar que la Bundesliga está en un nivel inferior, pero supera al resto en muchas cuestiones. El ambiente que respira cada escenario es incluso superior al de la pasión inglesa y desde que llegara el Mundial en 2006, toda Alemania se ha involucrado al completo logrando un torneo de gran seguimiento, que tiene asegurado el futuro con el público de su lado y que se ha regenerado en cuanto a su explotación, ya que ahora mismo la Bundesliga es, tras la Premier, el campeonato que más expansión ha tenido en los últimos años. Toda Asia emite tres-cuatro partidos por jornada y en la zona árabe, el seguimiento es espectacular.

Sin embargo, lo más rentable es su gran competitividad. Ahí está su otra virtud, la de lograr que haya un grupo de cinco equipos de un nivel muy parecido y, al mismo tiempo, una ‘piña’ de equipos en un escalón inferior (cada vez más pequeño), entre los que luchan por no descender y el resto. Sólo hace falta ojear la clasificación a día de hoy para verlo reflejado.

Aunque a pasos muy lentos, los primeros objetivos deportivos ya se van dejando ver. El todopoderoso Bayern, inmerso en una renovación que va por buen camino y que se completará con la llegada de Jurgen Klinsmann en julio, ha vuelto al primer plano y se está ‘paseando’ por la UEFA a expensas de que Laudrup se ponga en su camino. Los Ribery, Toni, Klose y, sobre todo, el cambio de mentalidad que ellos procesan sobre el resto, les ha abierto el camino directo al título y a la próxima Champions.

En Genselkirchen jamás habían podido disfrutar tanto del caminar europeo de su Schalke, por más que sean la ‘perita dulce’ de los cuartos de final. La mezcla de veteranía y juventud pero, sobre todo, un colectivo muy compenetrado y potente en el juego aéreo, está dando buenas alegrías.

Pero lo más destacado a nivel de históricos está en Hamburgo, Leverkusen y, como no, Dortmund. Los del AOL han regresado a los primeros puestos tras años de crisis, Skibbe ha instaurado la nueva generación en el Bay Arena con resultados tan llamativos como su tercer puesto actual y la clasificación a cuartos de UEFA y, en el Westfalen, acaban de conocer las mieles del regreso a una finalísima (aunque sea de Copa) tras años a la sombra por una maldita crisis que está siendo devorada por los más de 80.000 fieles que congrega cada domingo el equipo del sufridor Thomas Doll.

Por tanto, aunque aún no son pruebas potentes de un renacer del fútbol germano, sí es cierto que han sabido ganar tiempo en silencio, reforzar sus bases y tener paciencia para obtener buenos resultados. Lo logren en breve o no, lo que sí pueden es dar ejemplo de cómo vivir cada jornada con la máxima intensidad, pasión y paz, porque excepto algún ataque racista, incluso la violencia ha pasado a mejor vida en la Bundesliga.

Redactor jefe de Goal.com. Administrador blog El Enganche. Redactor defensacentral.com. Colaborador en diversos medios escritos y web, fue redactor jefe de Revista Fútbol 11 y ahora es corresponsal en España de la revista Fox Sport. Colaborador fútbol internacional Punto Radio. Ante todo, un fanático del fútbol internacional. Los enganches y extremos siempre tendrán mi apoyo. ¿Donde se quedó el término trequartista?

11 Comments

  1. cityground

    19 de marzo de 2008 a las 11:59 am

    Lo que mas me llama la atención del fútbol alemán es la gran asistencia a los estadios, bastante superior de media a España e Italia, aparte que el mundial les vino muy bien para hacer estadios muy modernos. Incluso en segunda equipos como el Colonia llevan mas de 40.000 espectadores de media. En cuanto al nivel futbolistico esta un poco lejos de las otras tres grandes, y habrá que esperar al menos un tiempo para que recuperen parte del nivel de su época dorada, los 70 y principios de los 80.

  2. martin foro

    19 de marzo de 2008 a las 12:31 pm

    A mi lo que me duele es ver la cantidad de equipos historicos que andan perdidos en segunda, pero es admirable observar como incluso alli, la gente sigue acudiendo en masa a verles.

    No se, ¿que es realmente mas importante, o mejor dicho, mejor para el futbol, tener las mejores figuras, o que los campos se llenen? Para mi lo segundo, asi que veo mejor, mas viva, la liga alemana que la italiana(y ya no hablemos de categorias inferiores, comparar la segunda alemana con la segunda italiana…dan ganas de llorar).

  3. edu_sevilla_red

    19 de marzo de 2008 a las 1:23 pm

    Me encanta la liga alemana,para mi por muchos aspectos es mejor que la liga francesa o italiana y el ambiente en los estadios es magnifico!!!

  4. Ramón Flores

    19 de marzo de 2008 a las 1:28 pm

    Al menos hace unos años -no sé si habrá cambiado- Alemania era el país con más licencias con mucha diferencia. Estaría bien que sus clubes pudiesen dar un salto económico, porque la Bundesliga aporta algunas cosas que no tienen los demás campeonatos -media distancia, juego aéreo, gran cantidad de goles, ambiente intenso y especial, etc- y se la sigue menos de lo que merece.

    Saludos

  5. Kuehenberg

    19 de marzo de 2008 a las 1:55 pm

    Gran artículo.

    La crisis que vive el fútbol alemán se puede resumir, a mi modo de ver, en tres motivos:

    1. Disminución de nivel del jugador nacional, por la ausencia de una infraestructura de formación como la que tienen España, Francia y Holanda. También influyó el uso de métodos de formación obsoletos, como la del seguimiento individual de los jugadores, en vez de los centros de formación.
    2. La quiebra del grupo Kirch, que dejó a los equipos alemanes sin una fuente de ingresos importantísima.
    3. El canibalismo del Bayern de Munich, que ficha a lo mejor de sus rivales, debilitando al competitividad.

    A éstos se les puede sumar, en menor medida, la crisis del Borussia Dortmund.

    Conozco algunos enlaces a este respecto que tal vez os sean de interés (están en inglés):
    http://soccernet.espn.go.com/columns/story?id=481150&root=europe&cc=5739

    Por qué harías bien interesándote por la Bundesliga:
    http://soccernet.espn.go.com/columns/story?id=449154&root=europe&cc=5739

    Para los interesados en el fútbol alemán:
    http://www.abseits-soccer.com

    Saludos

  6. José David López

    19 de marzo de 2008 a las 2:29 pm

    Como todos vuestros comentarios van en la misma dinámica, los englobo. Yo sí valoro mucho el ambiente que existe en cada partido, es único en Europa y quizás en e Mundo porque, además, están evitando problemas de violencia, con loq ue se demuestra que esa fórmula triunfa.

    Sin ir más lejos, os ejemplifico lo que me encanta la Bundesliga con un dato de ayer mism. El Dormundt llevó al Westfalen (odio llamarle Signal Iduna Park) nada menos que más de 80.000 espectadores, record absoluto para la Copa Alemania y más aún si tenemos en cuente que enfrente estaba el Jena, que está actualmente en posiciones de descenso en la Segunda División germana. Un aplauso.

  7. Almogabar

    19 de marzo de 2008 a las 3:02 pm

    Otra cuestión sobre la Bundesliga y su capacidad organizativa: ¿Qué opinión tenéis al respecto de la la reestructuración del fútbol semi-profesional alemán justo debajo de la Bundesliga-2?

    Los dos grupos de la Regionalliga (3ª categoría) se han unido en un único grupo, la Bundesliga-3. ¿Es un acierto? La verdad es que hay inmensidad de buenos e históricos equipos en la Regionalliga que ahora mismo están luchando por entrar al año que viene en esa Bundesliga-3 (puestos 3 al 10 en cada grupo), amén de conseguir el ascenso a la Bundesliga-2 (puesto 1 y 2 en cada grupo).

    La cosa de momento va así: Web oficial DFB-Regionalliga.

    Tras la Bundesliga-3, la Regionalliga quedará como cuarta categoría, en tres grupos: Norte, Oeste y Sur. Y debajo de ésta, la Oberliga (quinta categoría a partir de 2008) con sus ya tradicionales grupos según los estados…

  8. ecosdelbalon

    19 de marzo de 2008 a las 4:26 pm

    El principal problema es el dinero. Está clarísimo, y como bien expones, la principal razón son los contratos televisivos. A la liga alemana le hizo mucho daño el intratable dominio del Bayern justo cuando se firmaron los penúltimos contratos de TV, eso hizo que la competición perdiera interés para el mercado internacional. La consecuencia directa es falta de liquidez a la hora de los fichajes y, aún más, falta de atractivo para los jugadores extranjeros. Eso agravó más la situación, pues el Bayern no tuvo otra que fichar a todo alemán que comenzaba a despuntar en la Bundesliga para mantener el nivel competitivo en Europa.

    Un ejemplo claro lo tenemos este verano, cuando el Bayern estaba obligado a vender ilusión, y la Beckembauer declaró que solo podrían fichar a Ribery si el Real Madrid lo desechaba. Que si el Real Madrid iba a por él, iba a ser imposible. Como pasara el verano anterior con Ruud Van Nislterooy, a pesar de que ofrecieron más dinero al United que el equipo español.

    A pesar de este, la Bundesliga ha hecho un trabajo enorme, mejorando sus infraestructuras y logrando una expansión necesaria en terrenos sin explotar. Dentro de las pocas posibilidades que tenían, la labor es meritoria.

    Suficiente? Me inclino a pensar que sí. Siempre y cuando las expectativas sean razonables. Italia, Inglaterra y España son el sueño de europeos y sudamericanos. Eso es casi imposible cambiarlo.

  9. piterino

    19 de marzo de 2008 a las 6:18 pm

    El hundimiento de Kirch hizo daño a la Bundesliga, pero han sabido salir adelante apoyados en el auge del Mundial, que impulsó la construcción y modernización de estadios e instalaciones y abarrotó las localidades, dejando un torneo con un ambiente espectacular.

  10. chimoeneas

    20 de marzo de 2008 a las 1:56 am

    buen artículo (y no olvides quién ganó la champions de 2001!) y grandes comentarios (me gustó bastante lo que dijo kuehenberg). alemania está siguiendo la receta que se mandaba a los países para desarrollarse: crear la base, la infraestructura, un “mercado” interno capaz de que la cosa vaya sin más y a partir de ahí salir a competir con los demás.
    los estadios son impresionantes (aunque sea a costa de cargarse campos con el encanto del de aachen), cualquier equipo de 2ª tiene una organización increíble y me ha sorprendido lo bien que se vende la bundesliga en las teles asiáticas (ésa creo que es la gran asignatura española=

  11. BATE

    5 de noviembre de 2008 a las 10:44 pm

    Ojalá la liga y los equipos españoles tomaran nota de la formula alemana. Buenas instalaciones, buenos precios y gradas jovenes para crear ambiente. Yo no se que es lo que impide que un directivo del Mallorca por ejemplo, viaje a Hannover y diga ” Mira, me gusta lo que habeis hecho, el estdio, el ambiente que hay, el saneamiento económico del club, la gran asistencia… ¿Como lo podemos hace nosotros?