Sobre la agresión a Armando

armando1.jpg El pasado sábado, el fútbol español quedó de nuevo convulsionado con la noticia de la agresión a Armando y la consiguiente suspensión del Betis-Athletic. Mediado el segundo tiempo del partido, una botella lanzada desde el fondo impactó cerca en un ojo del portero, provocándole diversas heridas y haciendo necesaria su salida del campo. Mientras el árbitro suspendía el partido, varios aficionados retenían al agresor, que fue inmediatamente detenido por los servicios de seguridad del club, ingresó en prisión y ya ha salido en libertad bajo fianza.

Agotados ya los calificativos de repulsa y cabreo que siempre provocan este tipo de acciones, lo más urgente es articular métodos que eviten en lo posible la repetición de tan deleznables hechos. Cuando se produjo el año pasado la agresión contra Juande Ramos, ya nos hacíamos eco del proyecto de ley contra la violencia y el racismo, que propugnaba un endurecimiento de las sanciones a los violentos y a los provocadores, a veces tan culpables como aquellos. Medidas esencialmente punitivas, deseables en su mayor parte –aunque es discutible el uso de medidas como dar partidos por perdidos por la acción aislada de espectadores- pero que presentan el defecto de tomarse a posteriori, o sea, después de haberse cometido la acción. Por tanto, parece lógico proponer igualmente medidas preventivas, que traten de impedir la comisión del acto más que castigar su ejecución.

En primer lugar, se debería imponer un registro riguroso en la puerta de los estadios, que pueda incluir en particular un cacheo. En los campos de Primera, y dadas las aglomeraciones que se forman justo antes de la hora de inicio de los choques, es muy frecuente que la gente pase al campo con bolsas, botellas llenas, etc. sin que los escasos guardias de seguridad disponibles den abasto para todo el público, y de modo que cualquier advenedizo medianamente avispado puede introducir lo que quiera en el campo. Esto es intolerable, y fácil de resolver. El inconveniente, por supuesto, es la cantidad de gente que pretende acceder al estadio a última hora, pero este problema puede arreglarse de dos modos: por una parte, advirtiendo, con la publicidad necesaria, que los espectadores lleguen un buen rato antes –so pena de perderse el primer tiempo-, y por otra, en casos extremos, retrasar el inicio del choque, como ya se hace en ocasiones en Inglaterra. Una medida fácil de implementar, no demasiado costosa, y que directamente evitaría problemas como el del sábado.

Otro asunto importante es impedir el acceso de los violentos al campo, que a veces se produce con la vergonzosa connivencia de las directivas de turno. Para ello también pueden arbitrarse diversos sistemas, como identificación en el momento del acceso, entradas con nombre, cámaras de seguridad que permitan ver al público de cerca, etc. Da la impresión en ocasiones que el incumplimiento de estas restricciones procede más de la dejadez que de otra cosa. Este tipo de medidas deben complementarse con una presencia más elevada de seguridad en los estadios, con guardias a ras de suelo repartidos con pocos huecos entre sí, y mirando al público permanentemente. Así se evitarían, además de incidentes como el del Ruiz de Lopera –el payaso llegó a la valla antes de tirar la botella- las invasiones de campo que hemos presenciado ya en demasiadas ocasiones. Todo esto, insistimos, complementando los castigos ya previstos por la Ley.

Finalmente, y aunque es tirar palabras al agua, no podemos terminar sin incidir en que una de las bases más poderosas de la violencia en recintos deportivos –aparte de la social, contra la que es muy difícil luchar- es la barra libre moral que, a la hora de ganar, se percibe en muchos actores del planeta fútbol. Se jalea al tramposo, se confunde deportividad con ingenuidad, se echa una y otra vez a la afición encima de los árbitros –tremendas, en este sentido, las declaraciones de Bandrés el domingo, dignas del peor de los cantamañanas- buscando la justificación más fácil a errores deportivos o de gestión, o se anima en los banquillos a buscar las zonas ciegas del reglamento. Todos estos factores, sin ser directamente determinantes, sí tienen una importancia decisiva en la gestación de actitudes como la del sábado. Y, por muy utópico que resulte, debería ser prioritario desterrarlos. Por el bien del propio fútbol.
http://www.tb-credit.ru/kredit-online.html

35 Comments

  1. Almogabar

    18 de marzo de 2008 a las 2:50 pm

    Ningún equipo está libre de que se le cuelen vándalos anónimos (no organizados en grupos ultras, como bien se ha puntualizado en el post) entre el público, envalentonados por la protección de la muchedumbre y rodeados de hinchas de su equipo, dispuestos a ser protagonistas por un día.

    El Real Betis es re-re-reincidente (botellazo a Juande, problemas con los recogepelotas todas las temporadas, invasiones de campo cada partido…) y seguramente le caerá una buena por no atajar esto a tiempo, tenga o no tenga la mayor parte de la culpa.

    Y con la referencia a Bandrés, macho, sólo te ha faltado decir que Oliveira tendría que haber sido expulsado por dejarse caer en el área en el min.5 del partido contra el Villarreal.

    Nos escandalizamos ahora (o nos mofamos del presidente del Zaragoza, como el tal pakito González en Carrusel) por las declaraciones de Bandrés cuando llevamos escuchando estas cosas desde tiempos inmemoriales, a presidentes, ejecutivos o entrenadores. No apoyo sus declaraciones pero seguramente ha querido desviar la atención hacia otro lado. El Real Zaragoza históricamente no ha sido un equipo «protestón» aunque en algunos casos bien hubiese merecido alguna salida de tono de alguien, por ejemplo cuando nos han lesionado algún que otro defensa de por vida…

    Y antes de que alguien me conteste con lo típico de «este tío no merece ninguna credibilidad deportiva: ha echado a tres entrenadores esta temporada» que recuerde que solamente se ha despedido a Victor Fernández…

  2. Borja Barba

    18 de marzo de 2008 a las 3:01 pm

    Lo de este incontrolado energúmeno es grave, pero poco puede hacer el club por evitarlo (quizá ‘educar’ a sus aficionados, pero lo veo un poco inviable). El tema que realmente pasa de castaño oscuro es el de los recogepelotas ‘aleccionados’ desde el club.

  3. Ramón Flores

    18 de marzo de 2008 a las 4:04 pm

    @Almogabar, he citado a Bandrés como otras semanas podría haber citado a Schuster, el presidente del Recreativo, o quien fuera. Es un simple ejemplo. Lo que digo es que si esta gente dedicara el 80% del tiempo que dedica a rajar de los árbitros a hacer autocrítica, las cosas les irían mejor, y además el clima agresivo en los estadios (focalizado hacia los árbitros, porque es lo que se favorece desde todos los ámbitos, periodismo, directiva, entrenadores y jugadores) disminuiría considerablemente.

    Saludos

  4. viedma

    18 de marzo de 2008 a las 4:37 pm

    Al respecto del tema, he alucinado hoy con las palabras de Del Nido, que pide que el club bético (ahora que tienen buena relación) no sea sancionado, porque es imposible que controle cosas así, y sería injusto que pagara toda la entidad y todos sus aficionados por este hecho… ¿Alguien llevó la cuenta del número de veces que este señor exigió el cierre del Camp Nou por el famoso cochinillo? ¿Se le ha olvidado ya, o es que no recuerdo bien yo?

  5. Vico

    18 de marzo de 2008 a las 4:40 pm

    Entiendo que no es un ataque personal al Zaragoza, pero poner a Bandrés, o al Zaragoza, que para el caso es lo mismo, como ejemplo de protestón o incitador a la violenci… suena un poco injusto. Creo que si hay un club que siempre ha mantenido un juego limpio y ofensivo y unos directivos incluso demasiado pacíficos, ese ha sido el Zaragoza. Todos sabemos que los más protestones con diferencia son Real Madrid y Barcelona, curiosamente los clubes más poderosos.
    Saludos

  6. pavel

    18 de marzo de 2008 a las 4:46 pm

    No sabía de las declaraciones de Bandrés, las acabo de leer en Marca. No me gustaría nada que en el Real Zaragoza, uno de los clubes e hinchada a los que yo más respeto, anidasen el victimismo y la histeria arbitral, aunque coincido con Bandrés en que la prensa española es muy centralista (y si no comparemos las apariciones públicas del Getafe con las del Racing de Santander o mismo Villarreal, modestos que están haciendo una temporada bastante mejor, pero lejos de la corte).

  7. lil_blackriver

    18 de marzo de 2008 a las 4:55 pm

    Viedma, yo tampoco lo recuerdo pero… se llego a cojer al del cochinillo??? La cabal aficion blaugrana dio ejemplo identificando al sujeto que lanza una cabeza de cochinillo al campo como la del Betis hizo con el descerebrado este??? Que memoria mas mala tengo… cuando me conviene.

  8. piterino

    18 de marzo de 2008 a las 5:02 pm

    Creo que es claro que resulta imposible controlar a tantas personas. Como tantas veces, es una cuestión de civismo y educación, de las que carecemos, dicho sea de paso. Cuando las medidas preventivas y asistenciales fracasan, llegan las actuaciones punitivas. Si es que no hay otra, sólo con palos duros aprenden muchos …

  9. viedma

    18 de marzo de 2008 a las 5:22 pm

    lil_blackriver, estoy de acuerdo en que no deba pagar por esto toda la afición bética, sólo que me llamaba la atención la contradicción de Del Nido. Tampoco creo que se cierre San Mamés por un petardazo al portero. El único caso en que me parece culpable el club, por ser menos incontrolable, y quizá más peligroso, es en las invasiones de campo, como cuando un sevillista saltó al césped e intentó golpear al portero rival (creo que Prats), o cuando en el Bernabeu un aficionado golpeó desde detrás de la línea de fondo a Arnau (o Reina, tengo mala memoria…) cuando iba éste a coger un balón. Pero cualquiera sanciona a Madrid o Barça…,

  10. Thencho

    18 de marzo de 2008 a las 5:22 pm

    Yo tambien me acuerdo de cuando vino un sector de la afición del Zaragoza por las inmediaciones de Anoeta a armarla, no se si fue hace 5 años o por hay y se armo, acabaron tirando todas las sillas de las terrazas por hay. Asi que de los mas educados, y mas limpios, ni de coña.

  11. Vico

    18 de marzo de 2008 a las 6:32 pm

    No, si está claro que la afición del Zaragoza es violentísima… Y no hablemos de sus equipos, los clásicos marrulleros, siempre atrás y cortando el juego con faltas. Y no hablemos de sus directivos, siempre protagonistas de las tapas de los periódicos por sus escándalos. Permitidme que esboze una sonrisa.

  12. Andrés F. Cánovas

    18 de marzo de 2008 a las 7:01 pm

    ¿Cuándo fue la última vez que se dio un partido por finalizado en la liga española?

  13. martin foro

    18 de marzo de 2008 a las 8:12 pm

    Desde luego tampoco ayudo demasiado a que la gente haga mucho caso a las sanciones cosas como el que el Barcelona fuera indultado y no cumpliera ningun partido de sancion por lo del cochinillo(no por el, sino por todo lo demas). ¿despues de eso, con que cara cierras otro estadio?

    Uno tiene la sensacion de que determinados estadios y clubes tienen cierta barra libre en sus acciones, y que hasta en esto, hay clases…

    Yo lo siento, no soy partidario de cerrar estadios, sino de meter en la carcel al tipejo, en este caso se trata exactamente de eso, de la agresion de un criminal, uno, identificado. ¿Porque tienen que pagar todos por un miserable? Es injusto, es como esos castigos colectivos que imponian en clase, porque un gilipollas hubiera hecho algo malo.

    Otra cosa, es que se trate de algo mucho mas multitudinario, pero en este caso exactamente, me parece tremendamente injusto la sancion, viendo lo que paso.

    Un saludo

  14. Matraco

    18 de marzo de 2008 a las 8:17 pm

    La aficion del Bilbao indignada, cuando en su campo este año han tirado una navaja a Casillas, el año pasado tiraron un petardo al portero del Atletico y hace unos años se cargaron de un petardazo a Konrad el portero del Zaragoza, que tuvo que ser hospitalizado y alli no se suspendio el partido, pero ya sabemos que determinados campos tienen bula. Toda semana pasada la prensa hablando lo violentos que son los defensas del Zaragoza con Aguero cuando el que tuvo que ser sustituido por las patadas que recibio fue Milito que ademas no pudo jugar este Domingo.

  15. JUAN

    18 de marzo de 2008 a las 8:31 pm

    Por desgracia esta no será la última vez que veamos estos incidentes porque estos » aficionados » van al campo a desahogarse simplemnete . Mañana en otro campo aparecerá otro cafre que lanzará una moneda o incluso las llaves de su casa , habría que prohibir la entrada a estos tíos al campo de fútbol obligándoles a presentarse en la comisaría a la hora del partido hasta que termine sea su equipo local o visitante , liga o competición europea .

  16. ivan betiko

    18 de marzo de 2008 a las 11:47 pm

    Ciertamente, me alegra leer lo que estoy leyendo en estas opiniones, estoy harto de ver el amarillismo de la prensa que engloba a toda una afición por lo que hace un capullo que no se representa ni a él mismo.

    Lo Del Nido es claro, puede que los que no seáis del sur no lo entendáis de esta forma, pero es que sólo se cierran campos que estén cercanos al estrecho, y eso quema mucho.

    Una vez conocida la sanción me alegra leer que el Betis recurrirá a la justicia ordinaria, ya está bien de que nos tomen el pelo, y creo que se sienta un peligrosísimo precedente, pues se le da al espectador la opción de influir en el resultado, ¿qué impide a un aficionado hacer eso mismo en el campo del rival, a fin de cuentas, el responsable es el local no? ¿si yo tiro algo en el campo del Getafe cuando juegue allí el Betis, la sanción es para ellos?

    Lo dicho, no creo que esta sanción sea algo positivo, y lo que me queda claro es que a casi todo el jugador que le lancen algo se tirará al suelo sabedor de que eso le supondrá 3 puntos a su equipo.

  17. remate

    19 de marzo de 2008 a las 3:09 am

    Puerta cerrada tal y como se ha hecho en Europa y sanciones economicas que parece ser lo unico que realmente les duele.

  18. Almogabar

    19 de marzo de 2008 a las 8:24 am

    @ Thencho

    Tienes mucha razón con lo de la afición del Zaragoza: siempre que he ido a Donosti (espero sinceramente volver pronto) me he dedicado a destrozar la ciudad junto con los mil hinchas que me acompañaban, cual hueste de hunos hambrientos…

    Me viene muy bien tu metida de pata con lo de la afición de Zaragoza en Anoeta, para aclarar que no podemos meter en un mismo saco a la afición del Betis con este tipo de gentuza que se dedica a tira botellas al campo, ni igualar la afición de un determinado equipo con los ultras del mismo (que intuyo que ha sido el error que ha cometido nuestro amigo…)

    No seamos demagogos y generalicemos con lo las aficiones, que siempre en un defecto muy extendido en esto del fútbol.

  19. Leon

    19 de marzo de 2008 a las 10:27 am

    A ver, yo personalmente no vería afrentas entre equipos concretos a estas alturas. Me parece bien la sanción porque es necesario asustar un poco a la gente pror una vez «sin necesidad de que muera nadie». Debería mantenerse el criterio de ahora en adelante y endurecerse si es necesario. El tío que lo hace a la cárcel, porque eso puede acabar en homicidio y el club una sanción tremenda para que de verdad haya controles en las puertas y en las gradas.
    Y en el Depor tenemos una afición estupenda pero también tenemos, COMO TODOS, nuestros episodios negros, así a la memoria me viene un banderazo al portero del Milan. Y también nos han cerrado el campo por alguna chorrada, recuerdo un Depor-Atleti en San Lazaro.
    Mano dura antes de que haya que lamentar muertos. Y si pagan 45.000 por 1 o 2 cafres se siente, pero no podemos llegar al nivel de Argentina con muertos cada mes.

  20. Ro

    19 de marzo de 2008 a las 10:46 am

    Que hipocrita es el personal (hablo en general, no por nadie en concreto de aqui)

    Se pide sanción ejemplar… en San Mames petardazo y navaja a Casillas, no pasa nada, en el Nou Cam cochinillo y guarnición, se perdona, en el Calderón hace dos temporadas Palop pudo montar un bar en la porteria, no pasa nada.
    En el Sanchez Pizjuan se salta un «anima» (con perdon de los animales) al campo, se cierra y se cumple el castigo. Al igual que ha pasado con el del Betis en otras ocasiones. En esta ocasión la afición coge al tio, le recrimina lo hecho, y fue con una botella permitida, ¿como se controla estos actos?

    Aqui siempre pagan los mismos, o castigos ejemplares a todos o a ninguno. Lo que no es de recibo que en el Betis existan 3 anormales que tengan punteria y se castigue y en otros campos existan 50 anormales sin punteria y no se castigue.

    Que desgraciadamente anormales animales los tenemos en todos los campos!

  21. Ro

    19 de marzo de 2008 a las 10:53 am

    No quiero decir con esto, que no se me entienda mal, que las acciones de este tipo que sean sancionables se sancionen y se haga todo lo posible por evitarlo y que se repitan. Pero que se castigue a todos los equipos!!!

  22. Luisi

    19 de marzo de 2008 a las 11:50 am

    1º Me posiciono en contra de los cierres de los estadios por acciones de un individuo.

    Si mañana en un gran Centro Comercial, pongamos el Corte Inglés, entra un loco con un arma blanca, y mata o simplemente hiere a una persona que estaba por allí tranquilamente comprando… ¿Cerrarán ese Corte Inglés durante dos semanas? ¿Qué culpa tuvo el centro comercial de que apereciera un loco?

    2º Si tenemos en cuenta que por Cochinillo y Guarnición no cerraron el Camp Nou, si tenemos en cuenta que por botellas de wisky no cerraron el Calderón, si tenemos en cuenta que por petardos y navajas no cerraron San Mamés, y si tenemos en cuenta que por un grifo metálico y/o aceitera no cerraron Vallecas (?)… entonces parece claro que lo que se castiga no es el hecho en sí de arrojar algún tipo de obejto sea más o menos peligroso, sino la puntería, lo cual me parece gravísimo. No es más culpable el que lanza y acierta. Todos los que lanzan son igual de culpables.

    3º Si finalmente, como parece, el Ruiz de Lopera se cierra, dicha Resolución debería crear derecho, y a partir de ahora todos, absolutamente todos los estadios donde haya lanzamiento de objetos, deberían cerrarse.

    4º @ Ramón Flores: respecto a tu post, estoy de acuerdo en que sería conviente que hubiera más seguridad en el estadio, a pié de campo (incluso de incógnito entre la afición), y más cámaras de seguridad. En resumen más control, vigilancia y seguridad.
    También estoy de acuerdo en que controlar con más impute (con cacheos si son necesarios) a los grupos más radicales de los estadios. Y también estoy a favor de que el ambiente por parte de los clubes se relaje y ayude a crear buen ambiente (presidentes, entrenadores, jugadores, etc, etc) para no caldear los ánimos.

    Pero hay una cosa que me indigna mucho. Un tipejo, un buen día, decidió lanzar una botella (de agua, o de refresco, o lo que fuera) al campo… y otro buen día, otro tipejo, dijo que a partir queda prohibido a los aficionados entrar al campo con botellas (por si las tiras!!!).
    ¿¿¿¿¿Si mañana otro tipejo tira las llaves de su casa o de su coche, tampoco podré ir al estadio con mis llaves????

    Me parece absurdo, irreal, kafkiano, inadmisible, paradójico, ilógico, irracional, infundado, descabellado, extravagante que yo ya no pueda ir al Ruta de la Plata para ver a mi Zamora con un bocadillo y unan botellita de agua. Sölo puedo ir con el bocata chorizo y o compro en el estadio agua a precio gasolina o me jodo de sed.

    Prefiero mil veces que me dejen entrar tranquilamente con mi botellita de agua (y con su taponcito azul) y que pongan REDES, por si algún gilipollas quiere practicar flexión y extensión de brazos.

  23. Luisi

    19 de marzo de 2008 a las 11:53 am

    Quería decir controlar con más ímpetu, no con más impute, jejejeje.

  24. Ramón Flores

    19 de marzo de 2008 a las 1:23 pm

    Varias notas interesantes apuntadas en los comentarios:

    – Muy interesante lo que dice Leon, lo primero que hay que hacer a la hora de entrar en este debate es quitarse la camiseta y abstenerse de recordar episodios concretos, porque todas las aficiones tienen animales en su seno. Es una simple cuestión de Estadística.

    – También me parece muy bien lo que dice JUAN, de tener controlados a los impresentables -por ejemplo en una comisaría- a la hora del partido. De hecho, ese sistema ya se puso en práctica.

    – Y también de acuerdo con lo de ivan betiko, de que no me parece bien dar el partido por perdido por cosas de este tipo. Primero, por una cuestión de higiene deportiva: en lo que es el puro resultado sólo debería influir lo que ocurre en el rectángulo. Ya hay muchas maneras de sancionar que le hacen el mismo o más daño al club. Segundo, porque nadie impide a alguien pagar a unos mercenarios para que la líen en el campo rival. Y tercero, porque promovería fingimientos de jugadores, tipo aquel famoso Rojas de Chile. Quien por cierto, si no me falla la memoria, fue inhabilitado a perpetuidad.

    РEn este caso concreto del Betis, siendo un hecho aislado con todo el p̼blico contra el impresentable, me parece bastante duro el castigo colectivo.

    – Lo de castigar la puntería es un principio bastante extendido en todo el Derecho. Si un tipo sale por la calle pegando tiros con los ojos vendados, no le cae la misma condena si mata a alguien que si no lo hace. Puede ser moralmente discutible, pero es así.

    Finalmente, @Luisi, y salvando las distancias, lo de las botellas es como lo de que no nos dejen llevar pistolas por la calle, a pesar de que ni tú ni yo las usaríamos salvo un caso muy extremo. En el ejemplo concreto de las botellas, en cualquier caso, pueden arbitrarse soluciones; lo de quitarle el tapón -fácilmente trampeable- o la mejor de poner el agua en un vaso de plástico.

    Saludos a todos

  25. Thom Yorke

    19 de marzo de 2008 a las 2:46 pm

    Me parece una aberracion lo que han hecho con el Betis.

    El futbol español está podrido

  26. remate

    19 de marzo de 2008 a las 3:48 pm

    No,aberrante es que a un futbolista o entrenador (que Juande salio en camilla el año pasado) le revienten la cabeza en un estadio donde ejerce su trabajo para satisfacción de los espectadores que pagan, pero no compran el derecho a comportarse como simios.Aberrante es ver lloriquear al presidente betico, que si Villar (que es un quinqui) es muy malo que si la federación( que esta podrida y necesita regenerarse mas que el comer) me quiere hundir, total si solo le han abierto un ojo, total si fue solo «un» energumeno, ya,ya, pero fue en tu casa cojones, apechuga y responsabilizate no culpes a «ellos» a los «otros».Ese victimismo solo sirve para azuzar a la afición para encabronar a la gente y resulta cobarde y miserable.

  27. ivan betiko

    19 de marzo de 2008 a las 4:06 pm

    @ Remate

    Entonces si yo voy a San Mames y le tiro algo a un jugador del Bilbao, le cerrarán el campo a ellos ¿no? a pesar de que yo sea Bético, al fin y al cabo es su casa, eso tienen que poder controlarlo…

    Lo que expone Leon de muy malas formas,tantas que casi pierde a razón, es una verdad como un templo, el Betis es el equipo más castigado por los comites de cualquier tipo, parece que sólo existen salvajes en el sur, y cualquiera que se haya movido con un equipo sabe que eso no es así.

    Por otro lado el lanzamiento se produce en el Gol Norte, donde NO se ubican los radicales, que por muy mal que me caigan no tienen responsabilidad por este acto.

    Dices que a Armando se le revienta la cabeza para satisfacción de los aficionados, vuelve a ver el vídeo y fíjate quienes posibilitan la detención del gilipollas este, que para mas inri, es de mi pueblo.

  28. Thom Yorke

    19 de marzo de 2008 a las 4:28 pm

    Aberrante porque la ultima vez que se dio por finalizado un partido en los despachos fue en el año 32 y tambien estaba involucrado el Athletic. Fijate lo que ha llovido desde entonces y las cosas que han pasado en los campos de España.

    Lo dicho, atorrante y aberrante.

  29. remate

    19 de marzo de 2008 a las 4:51 pm

    Ivan, no necesito vover a ver el video, pero tu si necesitas volver a leer mi comentario, no digo que la agresión satisfaga al publico, sino que los jugadores satisfacen al público con su trabajo, su arte o su esfuerzo y que el espectador que paga por el show no debe creerse en el derecho de por pagar poder comportarse como una bestia parda (lanzando objetos, insultando desaforadamente o escupiendo a los actuantes como al pobre Arconada aqui en el Molinón contra el Numancia, lo que me resulto tristísimo). En tu casa eres responsable de lo que pasa y de garantizar la seguridad de todos, tanto jugadores como publico, evidentemente hay tarados sueltos, incontrolados, pero en el desgraciado caso de que estos actuen (como asi fue) el club debe de tener la madurez y los cojones de aceptar su parte y de dar ejemplo (si haceis esto, esto pasará) no de escudarse en cospiraciones y en lloriqueos infantiloides. Para mi, como dije mucho más arriba deberia terminarse a puerta cerrada y a puerta cerrada 4 o 5 partidos más (ademas de una sanción econoómica que los deje temblando)

  30. Leon

    19 de marzo de 2008 a las 6:39 pm

    Ivan, yo también creo que deberías volver a leer los comentarios no alcanzo a ver esa extraña relación entre mi comentario y lo que tu dices. En ningun momento he dicho yo que el Betis haya sido particularmente perjudicado. Al contrario. Y creo que el Betis hace muy mal en enfocar esto con victimismo y en vez de buscar fantasmas deberían avergonzarse de los 2 episodios MUY GRAVES que se han vivido allí en el último año y poner remedio. Porque el día que muera alguien en un campo, como ya ha sucedido, entonces todo serán lamentos y caras compungidas.
    Otra cosa, los clubes son responsables de lo que sucede dentro de los estadios y con multitas de 3.000 euros no se consigue nada. Y moralmente muchos periódicos y radios (sean locales o no) también son responsables de crear ambientes incendiarios y de justificar luego las barbaridades con supuestos agravios comparativos.
    En lo que tengo muchas dudas es que el día que en el Bernabeu o en el Nou Camp ocurra esto a ver si el Comité es tan riguroso. Para eso dudo que haya valor.

  31. Ro

    19 de marzo de 2008 a las 7:06 pm

    Es que lo grave del caso es lo último que dices Leon, el agravio comparativo entre unos y otros clubes… A Palop en el Calderón le dieron y le tiraron de todo…aquí se dice que hasta que no haya un muerto no nos lamentaremos…pues por esa regla de tres hasta que no sale el agredido en camilla parece que no se toman medidas fuertes, si el agredido puede seguir jugando ya la cosa no es tan grave y no merece castigo…
    Que se castigue por supuesto todos estos hechos, PERO A TODOS POR IGUAL, que los animales son los mismos en una ciudad que en otra….

  32. ivan betiko

    19 de marzo de 2008 a las 7:20 pm

    Es que eso es lo que nos escama, que estas cosas ya pasaron en otros campos y no se hizo nada, y precisamente San Mames es un campo en donde estos hechos no son extraños, pero sigo pensando los mismo, castigar al club no reprime a los locos, lo que tal vez lo haga es un tiempo a la sombra.

    @ remate, perdón si entendí mal tu comentario.

    @ Leon, jeje, curioso malentendido, no me refiero a ti, si no a Pepe León, el presidente del Betis, jeje, que aún diciendo cosas ciertas creo que se ha equivocado en las formas.

    Un saludo

  33. pemasor

    19 de marzo de 2008 a las 8:54 pm

    esto da verguenza, siempre pasa lo mismo, se han creido que los sevillanos somos gilipollas, hay que hechar cojones y tirar para adelante con todas las consecuencias, fuera villar y toda la pandilla que tiene a su alrededor. VIVA ER BETIS………..

  34. Leon

    19 de marzo de 2008 a las 10:45 pm

    Ivan, entendido, es que me extrañaba… y ojalá tuviera yo la pasta que tiene Pepe León 😉

  35. remate

    19 de marzo de 2008 a las 11:59 pm

    No pasa nada Ivan, es que ver al jugador en el suelo me dio escalofrios y quiza resulté un poco vehemente. Ademas tienes razón en que la gente reacciono muy bien agarrando rapidamente al energumeno e impidiendo que se perdiera en la masa. Aun así sigo pensando lo mismo el club(el que sea) NO es culpable pero SI es responsable de lo que ocurre en su estadio, que es su casa y debe mantenerla lo más limpita posible.