Atlético de Madrid: detalles y aspiraciones europeas

maniche.jpgA comienzos de temporada, los propósitos deportivos del Atlético de Madrid se centraban en la clasificación europea directa (UEFA) a través de las plazas disponibles en el campeonato doméstico. Tras la venta de Fernando Torres, héroe aglutinador de la conciencia rojiblanca, el club se encontraba en una situación difícil, con la necesidad del resultado a corto plazo y una afición, a priori, con pocas dosis de paciencia tras los errores del pasado y un cambio de rumbo drástico.

Tras 17 partidos de Liga y la llegada del descanso navideño, el Atlético de Madrid está situado en la 5ª plaza -primera de acceso a UEFA- con 31 puntos, 9 victorias, 4 empates y 4 derrotas. Sólo Real Madrid, Barcelona y Espanyol han perdido menos partidos que los colchoneros. 31 goles a favor y 19 en contra son unos números de equipo aspirante a las posiciones de cabeza. El Villarreal, cuarto clasificado, presenta peor balance goleador (30 tantos a favor y 24 en contra).

De la clasificación se desprenden varias conclusiones positivas no sólo para el Atlético de Madrid, sino también para los equipos que lo preceden en la tabla de Primera División, Villarreal y Espanyol: 1) Los momentos de dudas de Valencia, Sevilla y Zaragoza aligeran, por ahora, la nómina de clubes con opciones a UEFA o algo más (Liga de Campeones); sólo el equipo sevillista parece menos enfermo y con posibilidades de arribar a la parte alta. 2) Entre Barcelona, Espanyol, Villarreal y Atlético de Madrid sólo existen 3 puntos de distancia.

Algunos resultados también provocan dudas: 1) El equipo rojiblanco no ha conseguido ganar a ninguno de los equipos grandes de esta Liga, salvo al Sevilla -plantilla en un estado de ánimo paupérrimo por esas fechas-. Derrotas ante Real Madrid, Barcelona, Villarreal y Espanyol, justo los cuatro equipos que lo superan en el campeonato doméstico. 2) Ante clubes de media tabla hacia abajo, la plantilla sufre para obtener resultados positivos: empates ante Murcia, Almería y Recreativo de Huelva. Algunos de ellos con posibilidades reales de victoria, pero sin la fuerza necesaria para concretarla.

Si la plantilla de Javier Aguirre, entrenador mexicano del Atlético de Madrid, pule algunos detalles importantes de aquí a final de temporada, el club colchonero tiene opciones importantes de volver a la competición europea más destacada: la Champions League. Ese objetivo no es una quimera inalcanzable, siempre y cuando el equipo se muestre competitivo no sólo en el juego ante sus rivales, sino también en los detalles propios del ‘otro fútbol’, que en la actualidad existe y es decisivo.

El último partido ejemplifica a la perfección esta afirmación. El Atlético de Madrid perdió 1-2 ante el Espanyol en el Vicente Calderón. Un resultado altamente dañino para sus aspiraciones, ya que no sólo no puntuó él sino que lo hizo un rival directo. El equipo madrileño jugó casi la totalidad del choque en inferioridad de condiciones, pequeño atenuante del resultado final. Pero… ¿pudieron sus jugadores pulir los detalles y evitar las expulsiones? ¿Fueron el Kun Agüero y Pernía cómplices de esta situación con sus despistes?

La respuesta es evidente: «Quedarse con nuevo es dar demasiada ventaja» (Javier Aguirre). El entrecomillado, posiblemente, esté sacado de contexto, pero es muy acertado. Independientemente de la actuación del árbitro David Fernández Borbalán, la plantilla del Atlético de Madrid debe medir cada acción si quiere aspirar a lo máximo. Encarar un encuentro contra un rival directo como el Espanyol con nueve jugadores supone un lastre casi insalvable, que evidencia falta de concentración y experiencia en una plantilla sin muchas posibilidades de maniobra. Aún más preocupante es la sensación de que el equipo catalán dominara el encuentro con y sin igualdad numérica. Como detalle positivo queda el enorme golazo de Simao, de falta directa, con uno menos sobre el césped. El Atlético de Madrid cuenta con algunos jugadores que pueden aliviar los apuros con un chispazo de talento.

Además, la dirección deportiva y técnica del club debe tener cuidado a la hora de gestionar algunos aspectos que podrían desequilibrar la armonía del vestuario. El último caso, el del portugués Maniche. En más de una ocasión, Javier Aguirre ha querido centrar la mirada de los periodistas y sus propios jugadores en la importancia del trabajo diario y la competición cada fin de semana, pero a veces la fuerza de la corriente arrastra la casa al mar. Sobre la base de una plantilla competitiva, ningún jugador es imprescidible y todos deben postular cada día de entrenamiento por un puesto titular.

Periodista. Un apasionado de la competitividad del fútbol europeo y el romanticismo nostálgico de la Liga Argentina. El periodismo radiofónico y el análisis futbolero de plumas finas son su otra pasión. Algún día verá un partido en la Bombonera o el Monumental con 'los pies en el aire'. Y confiesa que la afirmación "El gol es un pase a la red", de César Luis Menotti, siempre le sonó a Alicia en el país de las maravillas. Podrás encontrarme en: (juanfcia@gmail.com); (https://twitter.com/jfcia); (http://www.facebook.com/people/Juan-Francisco-Cia-Lopez/758594280); (http://www.linkedin.com/in/juanfcia)

4 Comments

  1. Sergio Cortina

    26 de diciembre de 2007 a las 10:47 pm

    Oye no me había dado cuenta, me alegra que os haya gustado lo de Klinsmann!

    Gracias!

  2. Luisi

    27 de diciembre de 2007 a las 12:25 pm

    Yo creo que el Atlético de Madrid acaba metido en Champions… y puede que como segundo.

  3. Chark

    27 de diciembre de 2007 a las 1:41 pm

    Con Clever y Pernía de titulares nunca haremos nada, sobre todo con este último. Con que se fiche un jugador decente en el mercado de invierno, apuesto por la Champions.

    En mi blog teneis el marca de hoy (y de todos los dias) gratis. Si entrais me gustaría que dejaseis un comentario agradeciendolo. Muchas gracias.

    Un saludo

  4. Pingback: Atlético de Madrid: ansiedad injustificada » Diarios de Futbol