Zenit, campeón ruso

zenit.jpgButacas estrechas, fondos en pie, megafonía dolorosamente ruidosa, césped tumultuoso y ambiente tan cerrado que crea una atmósfera de thriller al más puro estilo Morgan Freeman. Ese aspecto, posiblemente comparable a un partido por la fase de ascenso a Segunda División española, era el que le esperaba al Zenit en el Ramenskoe de Moscú, que ya es historia. Allí, con más gorros que nunca, equipados con medicamentos para la hipertensión y con un buen grado de paciencia, el equipo que podía cambiar la historia del fútbol ruso ha conseguido su objetivo: ser campeón.

Los hombres de Dick Advocaat (confieso que jamás pensé que triunfaría con su modelo), acaban de romper la hegemonía moscovita en la Premier Rusa, ya que de 15 ediciones anteriores, jamás un equipo no capitalino se había anotado el título (el Alania Vladikavkaz empató a puntos con el Spartak en 1995).

La última jornada iba a decidir todo pues en Moscú, separados por unos kilómetros, Zenit y Spartak no tenían margen de maniobra. Los de Leningrado tenían un colchón de dos puntos pero, en caso de llegar empatados a puntos al final, eran los de la Plaza Roja quienes revalidarían éxito ya que en sus enfrentamientos ligueros era claramente superior con sendas victorias por (3-1 y 1-3)

El Zenit visitaba el ya mencionado Ramenskoe, para jugársela ante el Saturn quinto clasificado, una de las revelaciones y durísimo en su estadio. Un ‘hervidero’ en toda regla donde sólo había cedido una derrota, justo lo que necesitaba el líder para sonreír dos horas más tarde. Por el contrario, el Spartak jugaba en casa ante su ‘vecino’ Dinamo, y como se suponía, Pavlyuchenko (máximo goleador) y Wellinton encarrilaron la victoria (2-1) con lo que todo quedaba en el aire.

Lejos de tener que ir a remolque con la losa de anotar, el Zenit se encontró con la suerte (quizás del campeón) y a los quince minutos un disparo desde la frontal del checo Radek Sirl se fue a la red tras tocar en un defensa que desvió su trayectoria. Con la ventaja, la tensión fue a mayores pues aunque Domínguez tuvo en la segunda mitad la sentencia, el Zenit cedía metros con los minutos, sentía el acoso y, sobre todo, le podía la tensión. Los parones eran el bálsamo que les guiaba hacia el triunfo mientras llegaban noticias de que su rival vencía y no quedaba opción, había que aguantar sí o sí.

Las bengalas fueron apareciendo, los gritos al campeón se aglutinaban como el humo sobre el césped y la historia cambiaba (aunque en el último minuto el Zenit se salvara con un balón bajo palos que desvió el coreano Kim). Lenin, muchos años después, se toma su justa venganza. Su querida San Petersburgo grita el campeonato. http://www.tb-credit.ru/kredit-online.html

14 Comments

  1. Lobo

    11 de noviembre de 2007 a las 2:15 pm

    Una gran noticia la rotura de la hegemonia moscovita para el futbol ruso. Tiene mucho mérito lo logrado por los hombres del Zenit y su técnico.

  2. javi

    11 de noviembre de 2007 a las 2:41 pm

    Espectacular el finald e la liga rusa, yo pensaba que el zenit no iba a aguantar. Muy emocionante los últimos minutos, con toda la afición del Zenit festejando tras su portería, y en el último minuto esa jugada que caasi les deja sin titulo. Totalmente merecido.

    saludos

  3. martin foro

    11 de noviembre de 2007 a las 2:43 pm

    Solo puede decir, BIENNNNNNNNNN.

  4. Yago

    11 de noviembre de 2007 a las 2:53 pm

    Que final tan espectacular el del Saturn-Zenit. Un final que cualquier director de thrillers pondría en su película. Yo el remate que Kim saca de debajo de los palos lo vi casi dentro. Una pena, por una parte, que Pavlyuchenko se quedase sin un título que, de haberlo ganado, habría logrado él solo prácticamente. Ha sido la estrella de la liga rusa.

  5. Ernst

    11 de noviembre de 2007 a las 3:16 pm

    He visto el partido y no ha estado mal, metio pronto el Zenit pèro apenas paso apuros. Me alegro mucho por ellos porque la verdad lo vienen haciendo bien en los ultimos años. Alfinal Pavlyuchenco ha sido el maximo goelador de Rusia.

  6. Pablo

    11 de noviembre de 2007 a las 7:36 pm

    Es una pena que en Argentina no podamos haber visto ese partido. Ya llegarán (espero) algunas imágenes en algún noticiero de cable. Más allá de no ser seguidores del fútbol ruso, es bueno cuando en cualquier campeonato se rompen las hegemonías.
    Un gran saludo…

  7. Almogabar

    12 de noviembre de 2007 a las 2:03 pm

    ¿El Alania de Vladikavkav no fue el campeón ruso en el 95 aunque empatase a puntos con el FK Spartak?

  8. Maxi

    16 de noviembre de 2007 a las 5:43 pm

    el remate en los últimos minutos fue de Domínguez

  9. Maxi

    16 de noviembre de 2007 a las 5:46 pm

    Para Almogabar
    Alania (Entonces se llamaba Spartak Vladikavkaz) ganó la liga en 1996
    En el 1996 se empató a puntos con el FK Spartak y fue el partido de oro que perdió?

  10. Maxi

    16 de noviembre de 2007 a las 5:48 pm

    Uuuups!..

    Para Almogabar
    Alania (Entonces se llamaba Spartak Vladikavkaz) ganó la liga en 1995
    En el 1996 se empató a puntos con el FK Spartak y fue el partido de oro que perdió?

  11. Pingback: Rublos y talento en la Premier Rusa » Diarios de Futbol

  12. Pingback: El Zenit entierra la triple corona del Bayern » Diarios de Futbol

  13. Pingback: Moscú exporta su ‘samba’ » Diarios de Futbol

  14. Pingback: El nuevo Zar o la antítesis del fútbol ruso » Diarios de Futbol