¿El año del Atleti?

arleti.jpg Mucho viene durando ya la travesía del desierto del Atlético de Madrid. Aunque nadie duda de que por historia, prestigio, masa social y presupuesto el club debería hallarse fácilmente entre los cinco primeros de España, hace ya más de diez años que el equipo rojiblanco no aparece por esa zona noble de la clasificación a final de temporada. Una década que los colchoneros se han pasado dando tumbos por la clasificación –incluyendo el desastroso bienio en el pozo- con el club perdiendo la identidad, la institución instalada en un discurso victimista basado en la estética del perdedor, y un baile de entrenadores que ha impedido la maduración de cualquier cosa parecida a un proyecto o una idea a medio plazo. Ni un sólo inquilino del banquillo del Manzanares ha durado más de una temporada en Primera desde que se fuera por primera vez Antic, allá por el 98.

Durante todos estos años, el aficionado atlético ha encarado cada temporada con la ilusión de dejar atrás un presente cada vez más gris, y la esperanza de que el entrenador que llegaba sería el bueno, que Torres ejercería finalmente su papel de Mesías, y que los nuevos fichajes, habitualmente adquiridos a precio de oro, avalarían su fama con un gran rendimiento en el césped. Según transcurría el año, empero, la sufrida y fiel parroquia rojiblanca se iba desencantando con un juego cada vez más mediocre, cargaba las tintas en el desesperado técnico de turno, el Niño bastante hacía con mantener su escuadra a flote –cada vez más agobiado- y sus acompañantes se revelaban, casi invariablemente, como medianías como el riñón bien cubierto. Llegaba el verano, y vuelta a empezar. Así ha sido todo este tiempo, y así pintaban las cosas en Junio.

Sin embargo, algo ha cambiado este curso. Primero, que la directiva por fin ha mantenido al entrenador –en este caso, el Vasco Aguirre– con gran parte de la masa social en contra y también teniendo en cuenta, todo hay que decirlo, que el juego en la segunda parte de la pasada temporada fue herrumbroso. Segundo, que también se ha confiado en el la estrella de futuro fichada el año pasado, el Sergio Kun Agüero, a pesar de su discreto rendimiento en su primer año, y también contra las voces que le acusaban de poca profesionalidad. Ahora, con un año más y la aclimatación terminada, recuerda cada vez más al crack que se insinuaba en Independiente. Tercero, y quizá lo más importante, el club se ha desprendido del Niño Torres, muy buen futbolista, pero abrumado cada vez más por tener que portar él solo el peso de un club centenario, y utilizado con demasiada frecuencia como escudo contra los fracasos; sin él ya no está la excusa de que Fernando no marcó la diferencia como habría debido hacer. Y último, el club ha fichado a jugadores más o menos veteranos de calidad contrastada, gastando el dinero en pólvora y fantasía, que es donde hay que hacerlo, hasta formar uno de los mejores ataques del campeonato.

Es esa poderosa vanguardia, ForlánKunMaxiSimao, con Reyes y Luis García en la recámara, y la aportación de dos llegadores como Raúl García y Maniche, la que está resolviendo los partidos. Porque aunque el fútbol todavía no tenga demasiada continuidad, se aprecien intermitencias y falte probablemente un creador de juego, los goles y las victorias siempre ocultan las carencias, y esto es mucho más fácil lograrlo cuando hay calidad arriba. Se vio de modo diáfano en el partido contra el Zaragoza, un encuentro que, con dos equipos similares que gustan del balón, sufren sin él y son más bien livianos, salió bastante equilibrado, sobre todo en su primer tiempo. Por tanto, el 4-0 final lo que muestra es la diferencia de contundencia. Y ésta es un buen mcguffin para que todo el mundo, entre aplausos y parabienes, mire hacia otro lado mientras las ideas de Aguirre sedimentan y el Atlético gana la solidez que aún le ha faltado ante rivales de alta alcurnia.

Seguramente, al Atlético le faltan defensores y un portero de gran nivel para convertirse en un equipo realmente potente; sin embargo, si con los mimbres que tiene el técnico mexicano el capaz de conseguir una buena coordinación de líneas y una firmeza defensiva aceptable –es en la parte de atrás donde el trabajo táctico puede llegar donde no llega la chequera- los rojiblancos deberían poder aspirar, por un lado, a los cuatro puestos de privilegio de nuestra Liga, y por otro, a la Copa de la UEFA, un torneo ideal para un conjunto de su perfil actual. Con la consecución de alguno de estos dos objetivos –ambiciosos por demás- podríamos hablar de que éste, por fin, sería el año del Atleti. El año del salto.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

10 Comments

  1. xtaoth

    23 de octubre de 2007 a las 12:23 pm

    Esta temporada va a ser terrible (por fortuna) ya que parece que la mayoría de equipos por fin están planteando bien las temporadas.

    Pero como dice un amigo mio, la liga la gana sólo uno, por mucho que tres se la merezcan, a la champion solo van cuatro por mucho que haya 8 que estén jugando a un nivel estupendo. El que se clasifique este año realmente lo habrá hecho por méritos propios, así que la suerte lo más seguro es que influya mucho este año…

  2. Varus

    23 de octubre de 2007 a las 4:59 pm

    es cierto q este año hay muchisimo nivel para optar a las plazas d privilegio tipo champions o en su defecto uefa:
    el barça y el madrid se sabe d antemano aunke juegen mal o bien siempre consiguen esas plazas, el valencia es uno de los serios candidatos, el sevilla aora mismo esta detras en la clasificacion pero nadie duda del ekipazo q tiene y si este año no esta en champions estara en uefa, despues vienen equipos con hambre como son el villareal y el atletico depues d q el año pasado hayan conseguido plaza uefa querran subir un escalon, el zaragoza siempre es un equipo q se puede colar.
    a partir d ay todos los que se puedan meter en esas plazas d privilegio seria una sorpresa pero no digo q no se lo merezcan ya q si se meten este año con la liga tan apretada sera x meritos propios eso esta claro.
    aupa atleti

  3. Sergio

    23 de octubre de 2007 a las 6:54 pm

    Todavía es pronto para aventurarlo Será que no ha habido «años del Atleti….»

    Pero es cierto que una cosa ha cambiado: Ahora tienen un equipo, no a Torres y 10 palmeros.

    Si haces un equipo en torno a un jugador, asegurate que es un crack. Torres no lo era y asi les lució el pelo estos años.

  4. Shamn

    23 de octubre de 2007 a las 9:48 pm

    Claro, Sergio, claro.

    La culpa era de Torres en vez de los 10 palmeros…

  5. Iñaki

    24 de octubre de 2007 a las 10:35 am

    No estoy de acuerdo en que la marcha de Torres le haya venido bien al equipo. Comparas dos equipos diferentes, los de Torres en los que reconoces que estaba rodeado por tuercebotas y el actual, donde los delanteros están arropados por jugadores de calidad.

    La pregunta es ¿a qué esperaban los directivos del club para traer a los buenos jugadores?

  6. Consultor Anónimo

    24 de octubre de 2007 a las 12:14 pm

    Coincido en gran medida con el análisis: mantener un entrenador era algo esencial (es imposible crear un equipo si cada año traes a uno nuevo que apenas puede hacer fichajes… que quedan de «marrón» para el que viene después). Que hayan salido un par de buenos partidos también es importante (la confianza y la tranquilidad ayuda a que la dinámica sea positiva).

    En cuanto a Torres, yo soy de los que opina que era un «estorbo», a nivel psicológico y a nivel táctico. Sin él, la responsabilidad es compartida por todos los jugadores lo cual ayuda al compromiso. Y las soluciones tácticas son más variadas.

  7. Vincenzo

    24 de octubre de 2007 a las 1:42 pm

    Y que sea el año de los Atleticos, tienen buen equipo y mejor hinchada, sobretodo por esa hinchada que se merece un buen año. Minimo Champions.

  8. Vincenzo

    24 de octubre de 2007 a las 1:43 pm

    Torres es buen delantero pero mal definidor. Si hubiera estudiado al mejor definidor de la historia como Romario y hubiera metido solo el 30% de lo que fallaba, estariamos hablando de otro tema.

  9. Alexander

    24 de octubre de 2007 a las 5:17 pm

    Este año al menos pueden llegar a la Champions, y en la UEFA creo q pueden hacer un gran papel de la mano de Aguirre. Pero en cuanto empiezen a hilar unas 2 o 3 derrotas ahi estarán jodiendo de nuevo conque necesitan a Riquelme.

  10. kevin aguirre rodriguez

    13 de junio de 2013 a las 5:06 am

    Here is my best attempt to answer «lifes questions»