Adiós a Mourinho, adiós a una época

mourinho.jpg Durante dos años constituyeron algo así como el equipo de gestión perfecto. Un presidente con dinero infinito que contrata a un entrenador con un currículum estupendo, le dota de confianza absoluta y se pone en sus manos como técnico y manager, ejerciendo únicamente como abastecedor de futbolistas. El entrenador comienza a responder a su mecenas y utiliza sabiamente tanto el poderío económico como sus propios conocimientos y personalidad para, en tiempo récord, construir un equipo campeón. El tiempo pasa, muchos de los jugadores fichados no sirven o no rinden, no importa, son contingentes para el proyecto. El dinero da igual, y poco después el equipo ya no es sólo el rey de su país, es una de las referencias en el continente. Sólo se resiste el máximo trofeo, pues a nuestro dueto mágico –Abramovich y Mourinho, por supuesto- les falta la suerte que siempre se requiere en los momentos clave. Pero la impresión es que un conjunto tan potente, tan dominador, con futbolistas que por momentos parecen y se creen invencibles y capaz de levantar, uno tras otro, partidos que otros darían por perdidos, se alzará con la orejuda más tarde o más pronto. Por el simple peso de la lógica.

Sin embargo, sin que nadie sepa por qué –siempre acaba ennegreciéndose el oro- un día se rompe la simbiosis, y empiezan a llegar nubarrones, a escucharse rumores, a surgir la desconfianza. La relación se agrieta, y la responsabilidad, como casi siempre que alguien se derrumba en la cumbre de su éxito, hay que atribuírsela en mayor o menor medida a la soberbia. El presidente que cree saber más de fútbol que su subalterno, el financiero no puede por menos de creerse imprescindible –y lo es, pero no como él piensa-, el megalómano finalmente arroja la careta. Llegan Shevchenko y Ballack, fichajes ajenos a Mourinho y completamente alejados de su perfil, estrellas mediáticas compradas a golpe de talonario más para dar lustre que para fortalecer. Invadida su competencia y resquebrajada su autoridad, Mou no esconde su malestar, pero se ve obligado a alinear a los niños bonitos del presidente –al precio de sacrificar el 4-3-3 que le dio tantos éxitos- a pesar de que su rendimiento en la temporada no pasa de discreto en los momentos en que no es directamente miserable. El entrenador ya no es feliz, su presidente ha dejado de creer en él, el equilibrio perfecto ha saltado en pedazos.

A pesar de los desencuentros, los blues siguen adelante, recordando con frecuencia a la máquina sin sentimientos de otras temporadas; no es fácil romper una inercia ganadora. Pero donde antes encontraba The Special One poder absoluto, sólo halla ahora piedras en el camino. De repente dejan de llegar fichajes, el dinero ya no fluye y las peticiones del entrenador se pierden en el vacío. Cuando las lesiones se ceban con el equipo, no hay refuerzos ni recambios, y la serie de puntos que vuelan de Stamford Bridge acabarán costando la Liga. Aparece un director deportivo, Avram Grant, que se lee fácilmente como un nuevo cuestionamiento de la figura del técnico. El Chelsea resiste heroicamente en todas las competiciones, pero el desfondamiento y la mala suerte dejan a los blues con el premio menor de la Cup. La temporada es leída como un fracaso y los rumores de fuga se multiplican, pero sorprendentemente concluye el curso y Mou continúa. Parece que ha vuelto la racionalidad…

Pero es un espejismo. Ha bastado un mes, un comienzo discreto –ni siquiera malo- y un mal debut en Liga de Campeones para que caiga la mano del verdugo y salte por los aires la cabeza del portugués. Disfrazado de común acuerdo que desmienten los, al parecer, 35 kilos del finiquito. Como bien dijo el propio Mourinho, no pasa nada por haber cesado; es millonario y tendrá tiempo de dedicarse a su familia. Imaginamos que, de todos modos, seguirá con distancia y quizá, un punto de nostalgia la evolución del proyecto del que ha sido constructor y que ahora está herido –quizá de muerte- por el primero de los pecados capitales. No es difícil recordar en momentos como éste a Florentino Pérez y su Madrid, y que acometa la sensación de que se está rompiendo, por sinrazón similar, otro equipo llamado a marcar época. Desde luego, es consolador pensar que ni todo el oro del mundo puede asegurar el éxito duradero en nuestro deporte, pero siempre es duro asistir a la demolición de un campeón, más aún si es por una arbitrariedad. Quizá no sea así, es posible que llegue alguien que reflote el proyecto, pero los trasfondos personales, el capricho que se vislumbra de fondo y la improvisación en el cese permiten dudar seriamente de que eso ocurra, y profetizar, siempre con el riesgo que esto conlleva, que los años dorados del Chelsea, los mejores de su larga historia, tocan a su fin.

Porque Abramovich y Mourinho, dinero y fútbol, lo ganaron casi todo; pero para el ruso, esto no era suficiente. Ahora ya sólo le queda el dinero.

ADN.es | Fin de la era Mourinho
El País | El Chelsea se harta de Mourinho
El País | El guerrero psicológico
El Hacha | Rosa o cardo, bye bye Mourinho
Planeta Áxel | Sobre Mourinho, el día de su adiós
Blog de Bloggers/DDF | Mourinho amado, odiado… único

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

22 Comments

  1. Toni

    21 de septiembre de 2007 a las 11:32 am

    Bravo Ramón, un post imprescindible.

    Desde luego, habrá gente a la que no le guste Mourinho, pero obviamente entiende más de fútbol que Abramovich. Si los fichajes de Ballack y Sheva solamente consuelan el capricho del magnate, es lógico que Mou esté enfadado, ya que este hecho rompe todo su esquema sobre el césped.

    Por primera vez, siento lástima por el portugués (y eso que se va con 35 quilos en el bolsillo..).

    Un saludo.

  2. Luisi

    21 de septiembre de 2007 a las 11:50 am

    Gran post Ramón.

    Yo pienso que el peor parado de los dos de este acontencimiento va a ser… Abramovich.

    Tiene buenos jugadores y seguro que ganarán partidos. Pero faltará un entrenador con carácter y sobre todo sabiduría para comandarlos. Se sucederán muchos partidos penosos y la prensa empezará a poner en entredicho esta decisión. Pasarán 3-4 años en blanco (como el Madrid) y la afición comenzará a revelarse contra el de la pasta.
    Abramovich (el dueño del Barco) abandonará la nave, porque sin un buen capitán el crucero no es tan bonito y el hundimiento es previsible. No querrá ahogarse y saldrá por la puerta de atrás en salvavidas.

    Siguiente destino, un equipo Italiano. Sampdoria, Fiorentina, Napoles,… quien sabe.

  3. jose

    21 de septiembre de 2007 a las 12:38 pm

    quiero a mou en el barça 🙂

  4. paco el flaco

    21 de septiembre de 2007 a las 12:50 pm

    Una autentica lastima, sobre todo para el Chelsea y sus aficionados, que tenian en el banquillo a un autentico nº1.

    Personalmente el equipo que mas me gusto fue el de su primer año, con ese 4-3-3 que salia como una bala por bandas, un medio del campo todo-terreno y una presion axfisiante al equipo rival para sacar el balon. Todavia recuerdo el partido contra el Barça en Stamford Bridge que en 20 minutos se pusieron 3-0, con una presion brutal en el centro del campo y un contraataque demoledor. Luego llegaron los caprichos del presidente y para hacerles hueco tuve que deshacerse de ese maravilloso 4-3-3 quitando las bandas.

    Ahora la duda es que pasara con sus jugadores de confianza, abandoran el Chelsea a final de año? No se porque pero no me imagino mucho tiempo a Essien, Drogba, Cech, Carvalho, etc en un Chelsea sin Mou.

  5. xtaoth

    21 de septiembre de 2007 a las 1:12 pm

    Buen post, me ha gustado.

    Es cierto que el chelsea no debía despertar muchas simpatías. En un deporte donde los clubs y aficionados presumen continuamente de historial y alcurnia, los nuevos ricos no se ven bien Yo era el primero que no me caía simpático aunque hubiese tenido a Buenafuente contando chistes de entrenador, no le veía el mérito de otros clubs como el Sevilla.

    Pero como siempre, una cosa era fichar a quien te diese la gana y otra entrenarlos. Y en eso respeto muy y mucho al Chelsea de Mourinho. Al igual que al Barça se le pueden reprochar muchas cosas éste último año, siempre hay que recordar que todo el mundo alababa que fichara lo que necesitaba. En cuanto el márketing y los caprichos de los dirigentes se imponen, el equipo se desmorona (no es teoría mía, es lo que veo…).

    En fin… Veremos a quien ficha ahora Abramovich… y cuanto tarda en darse cuenta de que Mou tenía razón y le vuelve a hacer otra mega-oferta del copón. Tiempo al tiempo.

    Me descubro ante Mou por todo lo que hizo. Aunque sigue cayéndome como el culo.

  6. Giorgios Papaloukas

    21 de septiembre de 2007 a las 1:57 pm

    Tal vez Abramovich crea que es su dinero el que está en juego y puede hacer con el Chelsea lo que quiera. Pero se equivoca profundamente.

    Mourinho no ha hecho al Chelsea campeón solamente a base de dinero, sino aplicando su buen hacer. Te puede gustar más o menos su tipo de juego, pero es innegable su caracter ganador.

    Si el multimillonario ruso quería cambiar de técnico debía haberlo planificado en el mes de abril, no ahora con la temporada iniciada. Es una decisión «Made in Spain». No encontrarán a ningún técnico capaz de sacar el máximo a esa plantilla.

    Voy a aventurarme y decir que ésta temporada el Chelsea no ganará ni Premier ni Champions. Quien sabe si tendrán que pasar otros cincuenta años para ganar el campeonato de liga.

    Me gustaría que el Barça fichara a Mou, se dejarían de subir a la chepa muchos jugadores y entrenarían todos como Dios manda.

    Si Mou es arrogante, ésa es su forma de ser. Mucha gente ignora lo que se rajaba de él cuando estaba en Barcelona. Que si quién era ese tipo, que pintaba, bla, bla, bla.

  7. Lobo

    21 de septiembre de 2007 a las 2:05 pm

    Mou ha demostrado ser un gran estratega. No solo en Champions, también en la Premier. Su manejo de los medios de comunicación en su beneficio, focalizando la atención sobre sí mismo y descargando de presión al equipo es inigualable en la actualidad. HA sido exitoso con el Oporto y el Chelsea, ganado títulos con ambos. Será interesante verle de nuevo en un club sin saldo ilimitado.Si al Inter le va mal o Ancelotti cierra un ciclo en Milan seria destinos muy probables, ya que el Bayer ha iniciado un proyecto, el Lyon juega en una liga menor, el FCB está vetado, al RM le irá bien con Schuster, y la Juve acaba de fichar a Ranieri. La opción selección portuguesa la veo poco factile todavía. Y….sustituyendo a Aragonés?

  8. tartamundos trotamudo

    21 de septiembre de 2007 a las 2:23 pm

    Mou era un tipo deliberadamente antipático, porque, como ya se ha mencionado, gustaba de cargarse él con toda la presión y liberar a sus jugadores. Sin embargo, a mi, con todo lo borde que se ponía a veces, me gustaba su ácido sentido del humor.

    Abramovich lleva camino de convertirse en un Pitterman de tres al cuarto. Veremos lo que tarda en bajar al banquillo.

  9. Bacalhau Sardinha Assada

    21 de septiembre de 2007 a las 2:38 pm

    Puede que el 4 3 3 haya mas gustado pero fue con el 4 4 2 que estuvo a punto de limpiarlo todo si las lesiones hubiesen respetado al equipo, no ?

    Ahora, lo que le va a pasar al Chelsea va a ser lo mismo que con el OPorto o sea un diluvio total : los entrenadores van a desfilar uno tras otro, los aficionados contestaran por cualquier cosa, los jugadores van a desmotivarse (el partido contra el manchester va a ser muy interesante desde ese punto de vista).

    De hecho DRogba se quedo por Mourinho pero ya dijo muchas veces que queria marcharse. Lo de la final de la cup contra Manchester cuando se va al vestuario lo dice todo. Lampard todavia no ha renovado, Terry tampoco…

    Los jugadores van todos a bajar de un nivel porque Mourinho siempre ha sido un entrenador que hizo buenos a los menos buenos, excelentes a los buenos, y excepcionales a los que ya eran excelentes. Quien conocia a Terry, a Lampard, petr cech,Carvalho, Drogba antes de Mourinho ? Lo dicen ellos mismos. Antes de él, no eran nadie o poquita cosa. Ahora son considerados como los mejores del mundo.

    Solo un entrenador con un gran palmarès y igual carisma puede sucederle y este no es Deshamp o Capello (que esta algo tocado tras su época en el RM) sino mas bien Lippi. Creo que es el unico que tiene condiciones para coger el equipo.

    Saludos !

  10. Garrincha7

    21 de septiembre de 2007 a las 3:29 pm

    No hacemos más que especular y a lo mejor lo que ahora es una crisis galopante al final es la ansiada Orejona cuando menos se espera, algo que sinceramente no me gustaría pero que en el mundo del fútbol no se puede aventurar, y más con una plantilla así, a la que no hay que dar por muerta.

    A Abramovich se le fue la olla con Shevchenko y Ballack como a Florentino con Queiroz. Por querer dar más pomposidad aún al proyecto fichó lentejuelas y olvidó las bases que consolidaron a su equipo en la cumbre.

    En cuanto a Mourinho, si no entrena de aquí a final de temporada puede que fiche la próxima temporada por alguno de los grandes italianos (el Inter ya le tentó hace unos meses), porque en España solo lo veo en Madrid o Barça (opciones dificiles de momento), aunque me gustaría ver que hace en el Atleti.

    Un saludo!!

  11. Pablo J. Rivera

    21 de septiembre de 2007 a las 3:44 pm

    Mou es un gran entrenador, muy antípatico y prepotente, pero sobre todo un gran entrenador. Me da la sensación que algún día entrenará al Madrid, aunque un servidor la verdad que no quiera.

  12. edgar de zuvic

    21 de septiembre de 2007 a las 4:49 pm

    shevshenko, no esta al nivel del chelsea, ya paso su mejor etapa, ya se me hacia raro que mou lo hubiera querido, caso similar es el de ballack

  13. Leon

    21 de septiembre de 2007 a las 8:24 pm

    Evidentemente Mourinho no deja indiferente a nadie. Tiene sus defectos: es provocador, a veces llorón; y sus virtudes: motivador extraordinario, muy trabajador y con un concepto muy claro del juego que quiere.
    El que sale perdiendo realmente es el Chelsea, que se ve un barco ingobernable, no es fácil encontrar alguien con la personalidad de Mourinho y por muchos millones que haya eso no garantiza nada. Lo que sí es seguro es que el portugués es un personaje imprescincible en el futbol actual.

  14. Pingback: www.salymarca.com

  15. AliDia

    21 de septiembre de 2007 a las 9:51 pm

    No estoy del todo de acuerdo. El Chelsea es un equipo que historicamente se ha caracterizado por hacer un fútbol de calidad. Además no existe ningún tipo de presión o necesidad histórica por ganar. Por tanto, creo que lo lógico es que Abramovich invierta en jugadores de toque y clase (menos Makeleles, Essienes… por buenos que sean, más Kakás, o los propios Shevchenko y Ballack) y un entrenador cuyos equipos practiquen un mejor fútbol, aún a riesgo de ganar menos títulos. Yo lo hubiese planteado así desde el principio.

    Para mi gusto Mourinho cada año lo hacía peor, y no ha consegudi gestionar bien sus grandes recursos.

  16. Felipe Gallardo

    21 de septiembre de 2007 a las 9:55 pm

    Doy por hecho que el proximo equipo que Mourinho tome lo hara campeon de todo, pero mas alla de decir que tomara al Madrid o al Barcelona me gustaria ver ese partido del nuevo equipo de Mourinho con Chelsea de Abramovich y ver como boletean a ese inmenso equipo en el Stanford Bridge….

    Mourinho es un incomprendido, pero un maestro que ya ha dejado epoca… que siga demostrando que es el mejor entrenador del mundo y que no dirige figuras ni jugadores estrellas… dirige guerreros y que sepan moverse en el campo de juego.

    Grande Mourinho, sigue demostrando al mudno que eres el mejor, tapando la boca a todos y a la vez… no aguanto las ganas de verte en accion con otro equipo que tenga esas mismas cualidades.

    Saludos desde Valparaiso, Chile

  17. Un_Culé

    22 de septiembre de 2007 a las 12:15 am

    Mourinho lo hacía cada año «peor» porque, debido al deseo de protagonismo de Abramovich, se veía obligado a meter con calzador a los fichajes del magnate ruso. El portugués no quería ni a Sheva, que jugaba por decreto prácticamente, ni a Ballack. Se vió obligado a cambiar a un 4-4-2, renunciando a las bandas y al contragolpe eléctrico de sus dos primeras temporadas. Algunos dijimos que esos fichajes eran contraproducentes, y no nos equivocamos.

    La guerra entre Mou & Roman también se llevó al vestuario, con el clan Terry-Lampard-Carvalho-Drogba defendiendo al técnico, Sheva y algunos colaboradores de José (introducidos por Abramovich por otro lado, y un Ballack desconcertado en tierra de nadie. La cosa cada vez estaba más clara.

    Ojalá Mou recale el año que viene en el Camp Nou, yo encantado.

  18. Mourinho

    22 de septiembre de 2007 a las 5:45 pm

    El 4-4-2 fue decisión de Mou, viendo que era la táctica que mejor se adaptaba a su ‘nueva’ plantilla. No se hizo para meter entre calcetines a nadie. Y Ballack lo pidió él. De hecho, 4 o 5 meses antes de ficharlo dijo que ‘Sueño con un centro del campo Ballack-Lampard, son los dos mejores centrocampistas del mundo’. Luego, me hace gracia como algunos re-escriben lo que dice cualquier periódico rellenapáginas como que ‘hubo una guerra en el vestuario entre el clan Mou- Drogba, Lampard… vs Sheva, bla bla… con Ballack en tierra de nadie, etc’. Mucha película.

    Ah, y con ese 4-4-2 fueron 2º en la premier, perdieron la CL por penaltis y ganaron las dos copas. Eso con Cech, Cudicini, Carvahlo, Terry, Essien, Joe Cole, Robben y por momentos, Sheva, Ballack y Lampard lesionados. Para mí hicieron la temporada perfecta, pero les faltó rematar.

  19. NIPO

    22 de septiembre de 2007 a las 10:08 pm

    Me gustaba Mou y con eso hizo que me gustara el Chelsea, ahora puede pudrise abramovich con sus dineros

  20. AliDia

    22 de septiembre de 2007 a las 11:06 pm

    De acuerdo con Mourinho, recuerdo la frase esa de Ballack-Lampard y también otra en la que daba una lista de jugadores indiscutibles en su equipo y entre ellos estaba Ballack. Shevchenko si tiene pinta de que no le pidió, pero creo que a Ballack si que le quería.

    Y es cierto que el Chelsea tuvo el año pasado muchos problemas con las lesiones, pero es que no es de recibo que con la pasta que se gastan se les lesione un defensa y tengan que poner de central a Essien porque no tienen suplentes. En definitiva me ha parecido un equipo mal planificado, y creo (mi opinión) que en esa mala planificación tiene más culpa Mourinho que Abramovich.

  21. Pablo V.

    27 de septiembre de 2007 a las 3:10 pm

    Un verdadero genio del futbol desauciado por un magnate.

  22. Pingback: Aires de vendetta en Mestalla » Diarios de Futbol