Real Madrid: una gran luz y muchas sombras

eskudote.PNG El Real Madrid que comenzaba el curso 2006-07 tenía todo el aspecto de un convaleciente que se hubiera llevado tres meses en estado de shock. Desde que la primavera anterior el Arsenal echase al Madrid de Europa y provocase la espantá de Florentino Pérez, el estado de provisionalidad que regía el club había llegado a niveles tremebundos, y el deterioro institucional no parecía ofrecer precedentes. Tras unas elecciones que un año después siguen bajo sospecha y un candidato que se autoproclamó vencedor, Ramón Calderón, el club encaraba una temporada muy difícil, con la rémora de tres años sin títulos y un Barcelona hegemónico enfrente.

Calderón había anunciado tres refuerzos de gran entidad para afrontar el nuevo curso, Kaká, Cesc y Robben, pero a la hora de la verdad quienes llegaron fueron Cannavaro y Emerson, procedentes de la descendida Juve, Ruud Van Nistelrooy, el gran goleador del Manchester a quien Ferguson había abierto la puerta tras un ejercicio muy discreto, y Mahamadou Diarra, medio destructor del Olympique de Lyon. Todos estos fichajes llegaron con el beneplácito de Fabio Capello, la única promesa electoral cumplida del presidente, y en cuyas manos recaía la responsabilidad de sacar al Madrid del agujero histórico en el que se hallaba metido. Aunque el juego de Capello no convenciera en ocasiones, seguramente fue su bien ganada reputación de ganador y los recuerdos de hace diez años los que llevaron a Calderón a la poltrona.

Con estos mimbres se encaró una temporada que puede dividirse en tres partes bien diferenciadas. En la primera de ellas trató de implantar Fabio la idea con la que venía de Italia: un doble pivote de contención, con Emerson y Diarra, dos medias puntas con libertad de movimientos por delante, Raúl cayendo a bandas y Van Nistelrooy como ariete. Capello probó con gente como Cassano, Reyes o Beckham por delante, pero pronto se dio cuenta de que para que se generase algo de fútbol uno de los dos puestos “libres” debería ser para Guti. En el otro fue entrando Robinho, a quien Capello miraba con desconfianza por su juego algo anárquico, cada vez con más asiduidad.

A pesar de que el juego del Madrid era muy discreto –con algunos partidos directamente catastróficos, como los de Lyon o Getafe- y de la presión mediática de una Prensa que en gran parte crucificó a Capello desde el primer día como presunto adalid del juego defensivo, los resultados del equipo blanco no eran malos, especialmente fuera de casa. El entrenador había pedido cincuenta días de margen, pero lo que realmente le concedió capacidad de maniobra fue la victoria ante el Barça en la séptima jornada (2-0); otro buen triunfo en Valencia, en un partido extremadamente táctico, marcó la fiabilidad del equipo contra los grandes, que contrastó durante todo el año con la dificultad extrema del Madrid para imponerse a equipos de nivel medio. A pesar de la extraña tendencia de los blancos a dejarse en casa una parte muy importante de lo que ganaba fuera, el conjunto capitalino se veía en Diciembre con la clasificación para la segunda fase de la Champions en el bolsillo y a dos puntos escasos del líder Sevilla (jornada 15).

Sin embargo, con el cambio de año llegó una época de tormentas que estuvieron a punto de llevarse por delante no sólo la temporada, sino toda la estructura del club. El desencadenante inicial fue la visita al Bernabéu del Recreativo, equipo revelación de la temporada, que despedazó al Madrid delante de su afición (0-3) en el último partido del año. A partir de ese momento, el club entró en una espiral de locura, donde cada despropósito era peor que el anterior. Se sucedieron casi sin descanso la absurda venta –por llamarlo algo, seis millones de euros por uno de los más grandes goleadores de todos los tiempos- de Ronaldo al Milán, el destierro y readmisión de Beckham, las filtraciones de borracheras en el vestuario, el bulo de la dimisión de Capello, la rajada de Calderón contra sus propios jugadores, el precontrato de Schuster, las derrotas ante Deportivo, Villarreal y Levante dejando una horrible imagen, la negativa de Emerson a jugar en el Bernabéu, las insubordinaciones de Cassano, la eliminación copera ante un Betis cuajado de suplentes… Tan surrealista carrusel culminó de la manera más dolorosa posible para el Madrid, con la eliminación europea ante el Bayern más mediocre que uno recuerda, y haciendo delante de todo el continente el ridículo espantoso de recibir un gol a los quince segundos, y habiendo sacado tú de centro.

Parecía imposible caer más bajo. Capello daba toda la imagen de un entrenador desorientado, y tan pronto le daba la manija del equipo a Gago e Higuaín, recién llegados de Argentina y faltos de la más mínima adaptación al fútbol europeo, que mandaba a Raúl a la banda o sacaba a Emerson en Munich para quitarlo, ante el desastre, a la media hora de partido. Quiza fuera la demencial presión que sufría, que había acabado desconfiando de su propio sistema o, sencillamente, porque lo vio todo perdido y decidió morir matando, la cuestión es que el italiano decidió jugarse el todo por el todo en el Camp Nou con una alineación insospechada, que pocos hubieran esperado de él, y que incluía a dos creadores, Guti y Gago en el once inicial, amén de tres delanteros como Raúl, Higuaín y Van Nistelrooy. Una apuesta por el ataque casi demencial en el campo más difícil de España y en el que una derrota significaba ocho puntos de diferencia y el adiós a la Liga.

Fuera por las tácticas del italiano, por una conjura de los jugadores, por el mal momento del Barcelona o por la expulsión de Oleguer, el Madrid consiguió no sólo salir vivo del feudo del eterno rival, sino ponerlo contra las cuerdas, hasta el punto de que sólo una actuación sobrehumana Messi consiguiera salvar un punto para el Barça. El partido de Barcelona sirvió a los blancos como espoleta para creer en su propia competitividad y también en su capacidad para desarrollar un juego estético, sistemáticamente negada (muchas veces, con fundamento) desde los más diversos estamentos.

Ahí comenzó la tercera parte de la temporada. Al encuentro de Barcelona siguió una sucesión de partidos grises que fue sacando adelante el Madrid con más pena que gloria, pero que le sirvieron para no descolgarse en espera del tramo decisivo de la Liga. Las victorias limpiaban el ambiente, a la vez que permitían a Capello volver, sin estridencias, al esquema de su confianza, abandonado en la crisis. Retornaban Diarra y Emerson al doble pivote, pues, con Robinho por la izquierda y Beckham por la derecha, pero pronto se vería que algunas cosas habían cambiado desde principio de temporada, y Capello había encontrado variantes dependiendo del tipo de partido. Ahora tenía a Higuaín, un agitador de defensas cerradas; Guti había aceptado el papel de revulsivo, y salir en los segundos tiempos, donde sufría menos presión del rival y podía lanzar sus pases milimétricos con asiduidad; Beckham y Van Nistelrooy cada vez se parecían más a los del Manchester; el equipo arrasaba por físico en los segundos tiempos, y ahí estaba también Gago cuando había que serenar los partidos. Hasta Ramón Calderón colaboraba poniendo coto a la incontinencia verbal que tanto daño ha hecho (y hará) a la institución, y la única derrota de esta época, envuelta en polémica, sirvió más como revulsivo que como disuasión.

Tras victorias bien trabajadas ante Valencia y Athletic, comenzó lo que por Juanma Trueba definió con precisión como “La fábrica de los milagros”. Aupado por la fe en sí mismo que no había tenido en toda la temporada, unas ganas de ganar demoledoras, un Bernabéu cada vez más entregado y, por qué no decirlo, ciertas dosis de suerte, el Madrid encadenó una serie de remontadas que pasarán a la historia de la Liga. Primero ante el Sevilla, con Guti como estrella; después frente al Español, con el famoso gol de Higuaín; en el Colombino, con un remate sobre la campana de Roberto Carlos, la noche de Zaragoza, con la superposición de los tantos de Tamudo y Van Nistelrooy, y finalmente contra el Mallorca, en lo que se preveía la fiesta de celebración y que se convirtió en una agonía que tuvo al Madrid una hora lejos del campeonato. Un partido resumen de todo el año, con el equipo blanco jugando fatal dos tercios del mismo, y una parte final plena de fe y espíritu de equipo. A falta de fútbol, ese el legado de Capello, el que entronca con el hilo conductor del club, y el que le ha dado el título. Ese hilo que, a pesar de lo vendido por muchos medios en un discurso interesado que sólo buscaba una marioneta en el banquillo del Madrid, pasa por Di Stéfano, Pirri, Juanito y Raúl, más que por estilistas tipo Kopa, Míchel o Guti.

Veremos si Schuster es capaz de cubrir la dificilísima exigencia de ganar y jugar de forma preciosista con una plantilla cuyo nivel técnico no es excesivo y que está aún muy lejos en ese sentido de la del Barcelona. Si el alemán sale airoso del desafío se habrá confirmado como entrenador al máximo nivel; si no, es posible que tanto él como Calderón tengan fecha de caducidad próxima. Pero esto ya es otra historia.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

25 Comments

  1. Pingback: www.salymarca.com

  2. Alberto

    27 de julio de 2007 a las 8:00 pm

    Desde luego Schuster lo tendrá crudo si no se hace algún fichaje más: de momento no hay sustituto para dos jugadores claves del último tercio de la liga pasada (Beckham y R. Carlos) y las nuevas incorporaciones tienen más pinta de treforzar el banquillo que de mejorar el equipo titular. Yo diría que actualmente el Madrid es el único equipo de los que aspiran a estar arriba que es peor que el año pasado.

  3. VuL

    27 de julio de 2007 a las 8:52 pm

    Pero si segun el as han fichao a otro mas….. El aleman Schorch:

    http://www.as.com/futbol/primera/jugadores/?idj=16968

  4. realx

    27 de julio de 2007 a las 9:29 pm

    mas partidista no se podia hacer el analisis.
    los juicios sobre calderon, las pullitas sobre schuster, la falta de rigor y veracidad en los comentarios sobre los fichajes…me encanta este blog, pero francamente, de lo peor que he leido desde que lo sigo

  5. komagate

    27 de julio de 2007 a las 11:07 pm

    Para veracidad la temporada del Madrid en su estadio, la peor de la historia de la liga.

    Schuster me recuerda a Van Gaal, mucho entrenador mediático me parece. Ya les gustaría a muchos haber empezado con Robben, Kaká y Cesc en vez de Pepe, Saviola, Metzelder… y los demás. Mucho me temo o Robinho despunta definitivamente o Guti, Raúl y Casillas volverán a dar la cara para salvar los muebles. Y la prensa no siempre va obrar el milagro.

  6. Salva

    28 de julio de 2007 a las 12:17 am

    Pues a mi me ha gustado el post,solo discrepo en lo de la vent de ronaldo que aunk estuvo mal hecha en formas(debi ser antes y por mas dinero)era algo necesario, aunk es cierto que el brasileño es un gran futbolista.
    Me gusta la definicion de higuain como agitador de defensas cerradas.

  7. MartinDeLucenay

    28 de julio de 2007 a las 6:17 am

    Pues a mí sinceramente me parece que el Sr. Flores ha clavado el post. Igual hasta se ha quedado corto, porque lo del Madrid de este año ha sido digno de merecer 20 ó 30 capítulos de Falcon Crest.

    En lo único que no estoy de acuerdo es que si el Madrid de Calderón no funciona este año, la presidencia pueda tener fecha de caducidad (como se decía en el último párrafo). A Calderón le quedan 3 años… y sinceramente, vive como UN PEPE.

  8. Arganboy

    28 de julio de 2007 a las 12:05 pm

    Lo de Ronaldo es muy fácil de decir a toro pasado, pero ¿ y si se vende a principios de temporada por doce millones y resulta que mete 20 goles en Italia y 10 en Champions? Algunos abríais crucificado la venta. Como mínimo el Madrid tenía que darle una última oportunidad; lo hizo y no salió bien. Ahora sí, se vendió por poco, pero quizás a cambio de eso se ganó una liga. En el asunto Ronaldo creo que el post mete la pata.

    Para los derrotistas, diré que el Madrid, con lo que tenía el año pasado ganó la liga y la plantilla de este año no va a ser peor, como mínimo, igual. La diferencia entre el Madrid y el Barça, historicamente es que el Barça necesita tener equipazos y jugar muy bien para ganar algo, y aún así, les cuesta mucho trabajo.

    En el post se respira cierto pesimismo que tal vez sea el que espolee a los jugadores otra vez, je,je.

  9. marcosmK

    28 de julio de 2007 a las 12:40 pm

    Sólo puedo decir que la venta de Ronaldo era lo mejor que se podía hacer. Demasiadas oportunidades tuvo el gordo durante su estancia en Madrid. Muchas promesas de que su compromiso se vería en algún momento, de que se pondría en forma, de que simplemente pensaría en el bien del equipo.

    La venta de Ronaldo fue como tirar el último lastre en globo que está pinchado, el lastre no es otra cosa que una bolsa llena de monedas de oro, pero tirarlo supone un empujón hacia arriba que permite que llegues a tierra firme.

    Saludos.

  10. Gonzalo

    28 de julio de 2007 a las 1:00 pm

    No entiendo esa manía enfermiza de quererle mover la silla a Calderón.Quizá lo mejor sea cambiar de presidente todos los años, o, mejor aún lo que pasó en la 05/06 con 3 presidentes y 2 entrenadores y el Madrid a 800 puntos del Barcelona.Yo creo que es hora de darle un voto de confianza, por lo menos que si se pierden 2 partidos no se empiece a decir que es un fracaso y todas esas patrañas.Dejemos trabajar a Schuster.

  11. Arganboy

    28 de julio de 2007 a las 1:57 pm

    “Algunos abríais crucificado la venta”, por supuesto, con h.

  12. Cofi

    28 de julio de 2007 a las 7:29 pm

    Como puede ser que tenga el Madrid peor equipo que el año pasado, si son los mismos más Dudek, Saviola, Pepe y Metzelder….?

    Aparte, Roberlo Carlos no era un jugador acabado y Beckham sólo valía para vender camisetas….?

    Me encantan las criticas antes de empezar la Temporada, luego se callan bocas…

    PD:Pepe ha tenido un debut aceptable, tiene buena pinta. Como al final salga bueno me entra la risa…. :)

  13. Deston

    28 de julio de 2007 a las 9:06 pm

    Recuerdo que por Ramos tb se pagó 30 millones y no veo a nadie que se queje ahora de lo que costó.

  14. mourinho

    28 de julio de 2007 a las 9:15 pm

    Cuando Pepe demuestre lo que Ramos ha demostrado, no nos oirás quejarnos.

  15. Alberto

    29 de julio de 2007 a las 1:21 pm

    @Cofi, el madrid tiene peor equipo que el año pasado porque de los cuatro que mencionas dos son suplentes y los otros dos juegan en la misma posición, central, y además tampoco son Koeman ni Hierro. En cuanto a R. Carlos y Backham, serían lo que fueran, pero el año pasado eran titulares en sus puestos y esos puestos no se han cubierto.

  16. I. Ismael

    30 de julio de 2007 a las 1:38 am

    Yo sí que estoy de acuerdo en casi todo lo que ha escrito Ramón, solo discrepo en lo de Ronaldo, que creo que fue un acierto su marcha del equipo (con todo el cariño que le tengo al gordito).
    Diría que esta liga se ganó por las ganas que echaron, por no decir otra palabra.

  17. 5maggio

    30 de julio de 2007 a las 1:50 am

    Me gusto mucho el analisis de la temporada del Madrid.La verdad es hasta me cayeron bien los blancos este ano. Y no por la la colonia de “italianos” sino por la cara que le han metido en los partidos dificiles. Mucha suerte pero tambien vaya liga increible que se han llevado, y con que plantilla. Y Sergio Ramos me esta sorprendiendo mucho. Ya se ha convertido en un lider. Pero Cannavaro es el mejor del mundo.. jejeje.

    Saludos

  18. SuWoN

    30 de julio de 2007 a las 2:00 am

    El post es genial, me parece correcto en todo lo que dice e incluso en lo que todos estais en desacuerdo yo tambien estoy de acuerdo, regalaron a Ronaldo, ha sido uno de los mejores delanteros de los ultimos 20 años (sino el mejor) y lo vendieron por apenas 6 millones(?!) en Milan se frotaron las manos. Luego es el Barça el que no save ni fichar ni vender…

    Imaginaros que hubiese pasado si hubiese sido a la inversa, es decir, que el barça regalara a un jugador como Ronaldo y comprara a un jugador como Pepe por 30 millones…

  19. 5maggio

    30 de julio de 2007 a las 2:31 am

    Tenian que venderlo en Septembre cobrando 12 millones y fichando a un delantero discreto pero con mas ganas. Asi habrian podido llegar a jugar la temporada con dos delanteros.

  20. tartamundos trotamudo

    30 de julio de 2007 a las 1:37 pm

    Ha faltado comentar algo del castigo a Beckham cuando anunció su fichaje por el Galaxy y el posterior perdón de Capello, lo que supuso un Becks muy activo e importante en la recta final del Madrid.

  21. Ramon Flores

    30 de julio de 2007 a las 2:19 pm

    Solo una pequena precision (no tengo enyes ni tilde en este teclado, lo siento): lo de la absurda venta de Ronaldo se referia no al hecho en si, sino a que podian haberlo vendido antes por el triple. Que fuera bueno venderlo o no es debatible.

    Saludos

  22. SuWoN

    30 de julio de 2007 a las 7:19 pm

    Exacto ramon, almenos lo que a mi me parecia entender por el post es exactamente eso.
    maggio: 12 millones? a Ronaldo lo podrian haver vendido por mucho mas, hasta lo podrian haver cambiado a pelo por Pepe…

  23. Juan Gonzalez

    2 de agosto de 2007 a las 2:28 pm

    Lo que hay es que echar de una vez a Calderon y Mijatovic… no dan una… solo traen las sobras de otros equipos… ¿que hay de robben, cesc, drenthe, kaka, ? ni unaa estrella, ni un jugador desequilibrante…hasta el atleti este año está fichando mejor… Dejan de ir a Reyes, y ahora quieren dejar de ir a Baptista…y van y se quedan con cassano, emerson y diarra… un desastre… se echa de menos a florentino y valdano… por lo menos seguían una filosofía….

  24. Pingback: Un Real Madrid de viaje a la excelencia » Diarios de Futbol

  25. Pingback: El ostracismo de Higuaín » Diarios de Futbol

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>