Stoichkov no tiene la culpa

hristo_stoichkov.jpgEsta semana nos enteramos por la prensa que la plantilla del Celta está plagada de futbolistas vagos, pasotas y poco o nada profesionales. La exclusiva en cuestión llevaba la firma de su propio entrenador, Hristo Stoichkov, que aprovechó su colaboración semanal con ‘Mundo Deportivo’ para componer tan desolador retrato. No es que pusiera a sus jugadores a los pies de los caballos; es que, además, se lió a coces con ellos.

«Lo que ha faltado últimamente es mayor entrega o mayores dosis de compromiso […] Sería bueno que mi equipo recordara que la suerte hay que buscarla, no esperarla […] No puede ser que los jugadores crean que el club y el entrenador están a su disposición»

Stoichkov, por supuesto, no reconoce un solo error ni asume la más mínima responsabilidad. Al contrario, se la carga por completo a los jugadores. No hay ni rastro de autocrítica. Lo que sí abundan son los argumentos demagógicos burdos y descarados:

«Tomaré medidas drásticas», «No puede ser que los jugadores crean que el club y el entrenador están a su disposición», «No puedo permitir que 22 futbolistas jueguen con los sentimientos de tantos aficionados», «El que no entrena durante la semana, el domingo no juega» «Hay que tener mayor disciplina. Si no, no puedes estar en este club», «Mi filosofía será la de apostar por más gente de la casa, más canteranos y menos extranjeros. Quiero gente motivada, luchadora, que ponga ‘cojones’ en el campo. La reforma será profunda porque hay mucho que cambiar», «Me gustaría, desde aquí, pedir un último esfuerzo a nuestra afición, esa que ha estado en los buenos y en los malos momentos y a la que admiro por encima de todo».

Stoichkov se hizo cargo del Celta en la jornada 30. Su contratación fue interpretada como un revulsivo, más racial que futbolístico: una inyección de adrenalina directa al corazón del moribundo. No heredó un caramelo, precisamente. El equipo gallego había sumado 27 puntos en 29 jornadas, y sólo 11 en las últimas 18. Stoichkov se estrenó con una victoria en el derby gallego pero, desde entonces, ha sumado cinco derrotas en cinco partidos. Si el Celta está más muerto que vivo, desde luego, él no es el principal culpable, y (suele pasar en estos casos) no faltará quien interprete su ataque barriobajero a la plantilla como una terapia de choque o, aún peor, como la denuncia de un valiente que no tiene miedo a señalar verdades como puños. Pero a Stoichkov tampoco le sobran motivos para sacar pecho. Está fracasando de forma sonora; como técnico, por supuesto, y hasta como revulsivo.

El artículo, por sí mismo, bien le podría haber valido un cese. Pero el presidente del Celta, Carlos Mouriño, prefirió echar balones fuera y excusar lo inexcusable. Stoichkov es una apuesta muy fuerte cuyo fracaso le salpica de lleno. Así que Mouriño, pusilánime, se agarró a la eterna excusa: todo está sacado de contexto. Por supuesto, eso mismo dijo Stoichkov un día después: todo se debe a que el periodista que transcribió la columna no supo entenderle. Porque la culpa, siempre, es de cualquier otro. Nunca de Stoichkov.

Bar Deportes | El defecto Stoichkov http://www.tb-credit.ru/zaimy-online.html

12 Comments

  1. Cassidy

    25 de mayo de 2007 a las 2:56 pm

    Razón no le falta a Stoichkov. La plantilla de «Casa Celta» es la casa de «Tócame Roque». Sin ir más lejos Hristo apartó hace unas semanas a cierto mediapunta uruguayo y a un central argentino (este ni se tenía en pie) por llegarle borrachos a un entrenamiento.

    El vestuario está totalmente dividido entre «El Clan de los Argentinos» (principal estandarte de los faltos de compromiso e integrado por los argentinos, uruguayos y el chileno de la plantilla) y «El Clan de los Brasileños» (que son de los pocos que se les ve realmente comprometidos).

    Mientras tanto los jugadores nacionales aportan bien poco. Oubiña está pensando más en las ofertas que tiene que en jugar, Angel se borró del equipo hace semanas, Guayre está demasiado ocupado bebiéndose hasta los floreros y Perera ha engordado tanto que parece que está preñado.

    Si todos estos problemas disciplinarios le sumamos la deficiente preparación física del equipo (de la que habría mucho que contar y de la que no es culpable Stoichkhov) pienso que el Celta está (estamos) donde se merece.

  2. zorrochino

    25 de mayo de 2007 a las 3:34 pm

    Es que, queridos amigos, puede que Stoitchkov tenga RAZÓN.

  3. Un_culé

    25 de mayo de 2007 a las 3:42 pm

    Ya sabemos como es Hristo, no es de los que se come la lengua precisamente. Pero como bien dice Cassidy, razón no le falta a Stoichkov. Desde fuera se ve que los jugadores, tanto con Fernando Vázquez como con el búlgaro, se están tocando los pies. Y si para hacerles despertar mínimamente hay que ponerles a caldo en la prensa, Hristo lo hará. Y si tiene que darle cuatro ostias a uno, también lo hará.

  4. Miguel Gutiérrez

    25 de mayo de 2007 a las 3:43 pm

    Por mucho que ciertas cosas sean verdad, por mucho que en algunas otras pueda tener razón, el entrenador de un equipo nunca puede hablar así en público de sus futbolistas. Acordaos de la célebre conferencia de Calderón. Se le criticó, y con razón, y eso que él creía que hablaba para 50 alumnos y no para toda España. Lo de Stoichkov es aún peor, porque lo hace con total premeditación. Y lo menos que se le podía pedir es que, puestos a repasar las culpas, empezara por sí mismo. Salvo que crea que está haciendo todo a la perfección, claro, como es el caso.

  5. Cassidy

    25 de mayo de 2007 a las 3:58 pm

    @ Un_culé
    ¡¡¡Y no sabes todo lo que me callo!!! Contar todos los líos que ha habido en el vestuario de Balaídos daría para una serie como la de «Heráldica Futbolística» y es que en Vigo se han callado MUCHÍSIMAS de las salidas de tono de los jugadores.

    Este domingo algunos «aficionados» (principalmente Celtarras) se están organizando para «ir a por los jugadores», por supuesto sólo a por los que consideran ellos como culpables.

  6. Jon

    25 de mayo de 2007 a las 3:59 pm

    Yo no sé si tendrá razón o no, pero esto me suena a las broncas que recibían de Cruyff él y sus compañeros cuando estaba en el Barça… y que al final les hacían espabilar.

  7. Matty

    25 de mayo de 2007 a las 4:05 pm

    Hristo les está dando la excusa perfecta para terminar de hundir al Celta. La inmensa mayoría son jugadores poco o nada ligados al equipo, que tendrán un plan B más que perfilado para la temporada que viene, en cualquier otro club, así que me temo que las palabras del búlgaro lo único que van a hacer es sentar mal.
    Además, si leéis bien, parece más bien una reafirmación del ego de Stoichkov antes que unas críticas a los jugadores. Creo que escribía pensando en el qué dirá la afición de Vigo antes que en el efecto sobre la plantilla.

    En cualquier caso, está claro que le han hecho un favor a Fernando Vázquez apartándole de ahí.

  8. aDRi

    25 de mayo de 2007 a las 4:17 pm

    La última temporada del descenso había una plantilla cotizada, recién salida de la Champions, para poder ‘sobrevivir’ al descenso, rehacer un equipo válido para ascender e incluso, paliar algo la deuda del Club, pero esta vez la plantilla no tiene los nombres de aquella. Y el descenso me parece peligrosísimo (y prácticamente certificado, no doy un duro por la salvación).
    En cuanto a Stoichkov, no voy a opinar, me cae fatal como persona y creo que influiría en mi juicio sobre él. Pero ha meado fuera de tiesto bien a gusto, por mucha razón que le ampare.

    Un saludo!

  9. Adritool

    25 de mayo de 2007 a las 10:37 pm

    Hristo, aunque ahora rectifique, ha metido la pata. Esas declaraciones sirven a sus detractores para atacarle más aún, y poder argumentar que echa balones fuera y no asume culpas. Pero por otra parte, en Vigo todos conocemos la afición de los jugadores a la noche y la juerga, lo malo es que parece que venga quien venga, acaba con ese virus, todos recordamos porqué se fue Javi Guerrero, entre otros, pero los que vinieron después no parece que hayan mejorado el ambiente.

  10. Cassidy

    25 de mayo de 2007 a las 11:54 pm

    @ Adritool
    Javi Guerrero es un ejemplo perfecto de como se manejaba la disciplina en el Celta. Se le apartó por su indisciplina y sus salidas nocturnas, pero había otros a los que se les perdonaba todo. Otros jugadores que, cuando el equipo estaba en 2ª, cerraban los locales del Arenal los sábados por la noche aunque hubiese partido el domingo a las 12 h. (Canobbio); otros jugadores que te adelantaban a más de 130 km/h en la autopista de Pontevedra a las tantas de la madrugada (Ángel); otros aficionados a la compañía de mujeres de vida alegre (Contreras)… La lista de indisciplinas es infinita.

    @ aDRi
    Dos cosas:
    – Todo esto que comento no quita que Hristo ha cometido un error, cuando rectificó y echó la culpa al mensajero.
    – Precisamente lo mejor que tiene Stoichkov es en el plano personal. Es una gran persona.

  11. angellino

    19 de junio de 2007 a las 10:05 pm

    hristo es el mejor jugador de futbol de la historia…. y si aprendio de curyff tambien sera el mejor entrenador,los jugadores del celta son unos vividores

  12. Pingback: El ‘Dream Team’ En los banquillos (II) » Diarios de Futbol