Los duelos España-Dinamarca (I): Eurocopa 84

macedaPróximo ya el importante partido en que España se juega con los daneses gran parte de sus opciones de clasificación en la Eurocopa, vamos a repasar estos días los principales enfrentamientos entre ambos equipos nacionales. Esperamos que os guste la serie.

El primer gran duelo entre las selecciones de España y Dinamarca tuvo lugar en Lyon el día 25 de Junio de 1984. Para los dos equipos, se trataba de un desusado duelo en las alturas: ninguno de los dos comparecía en semifinales de una gran competición desde exactamente veinte años antes, en la Eurocopa de España. En aquella ocasión, el conjunto hispano se alzaría con el título merced al famoso gol de Marcelino, mientras que los daneses caerían eliminados por el campeón vigente en ese momento, la Unión Soviética de Yachine, Chislenko y Ponedelnik.

Ambos conjuntos se presentaban en el estadio Gerland con dos escuadras de máximo nivel. En el equipo de Piontek, destacaban delante dos nombres propios: un jovencísimo Michael Laudrup, que en aquella época oficiaba de segundo delantero, y Preben Elkjaer-Larsen, un matador con todas las letras que saltaría al estrellato dos años después, en México, y que al final acabó quedándose en algo menos de lo que se esperaba. En el centro del campo mezclaban a la perfección la capacidad física de Lerby, la potencia del perro de presa Berggreen y la creatividad de Arnesen, y atrás Morten Olsen, el capitán, ejercía de jefe de la zaga. Los nórdicos traían el cartel de favoritos, tras haber despedazado a los yugoslavos (5-0) y haberle levantado a los belgas un 0-2 que les dejaba fuera; ocho goles en dos partidos hablan con suficiente claridad del arsenal ofensivo de la dinamita roja.

Enfrente, sin embargo, estaba una selección española que seguramente no sería la mejor, ni la más técnica, ni que la desarrollaba un juego más vistoso, pero que poseía una competitividad y una garra que desgraciadamente no han vuelto. No era extraño en un equipo cuya columna vertebral la constituían Camacho (grandioso marcador y alma de las grandes remontadas del Madrid), un todoterreno como Víctor Muñoz, Gordillo de lanza en el flanco, el poderío del central Antonio Maceda(foto) y la cabeza de oro de Santillana. Fueron los héroes de la increíble goleada a Malta, y habían llegado al extremo sin precedentes en el fútbol español de arrasar físicamente, en un segundo tiempo prodigioso, a una Alemania donde formaba gente como Brehme, Stielike, Rummenigge o Briegel. Sin olvidar, por supuesto, la flor del llorado Miguel Muñoz, seguramente el mejor entrenador de la historia de nuestro fútbol, sin la cual es probable que ese gol postrero y agónico a Alemania jamás hubiese entrado.

Así estaban las cosas cuando echó a rodar el balón. El partido se inclinó muy rápido, pues a los seis minutos marcaban Sören Lerby. Muñoz había diseñado un sistema defensivo con Camacho sobre Laudrup, Salva sobre Elkjaer y el dinámico Julio Alberto pendiente del cerebro Arnesen, pero el primer tiempo el dispositivo del entrenador español funcionó sólo a medias. Antes del descanso Dinamarca gozó de otra gran oportunidad, otra vez por medio de Lerby, y el más destacado por el bando español había sido Arconada.

Tras la reanudación el panorama cambió; España se hizo con el control de partido, y comenzó a imponer su mejor condición física para desequilibrar el choque. Fruto de ese dominio llegó el gol del empate, de nuevo conseguido por Maceda, suerte de Mesías español en el campeonato galo. Aunque el combinado español siguió presionando, ya no se movería el marcador en un partido disputado, pero no demasiado duro: el árbitro inglés Courtney fue acusado veladamente por ambos equipos de cargar de tarjetas a los jugadores apercibidos para allanar el camino de Francia en la final.

La prórroga no resolvió nada, con dos equipos fundidos, y sólo dejó una segunda tarjeta amarilla para el medio danés Berggreen. Así pues, la decisión se sometió a la ruleta de los penaltis, donde ambos equipos manifestaron su carácter y embocaron sus cuatro primeros lanzamientos. En el quinto, el punta Elkjaer mandó la pelota a las nubes, y dejó la responsabilidad a pies de Manu Sarabia, quizá el jugador más técnico del plantel hispano. El vasco no falló, y garantizó a la selección el subcampeonato de Europa. Dinamarca recogería la recompensa a su juego brillante y divertido ocho años después.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

16 Comments

  1. mIJAIL_LAUDRUP

    21 de marzo de 2007 a las 2:56 am

    lo de divertido y brillante 8 años despues no lo tengo muy claro..

  2. Ramón Flores

    21 de marzo de 2007 a las 3:00 am

    La recompensa fue la Eurocopa del 92, miJAIL, aunque allí no jugaran tan bien como años antes.

  3. Pingback: salymarca.com

  4. Sergio Cortina

    21 de marzo de 2007 a las 10:59 am

    En la eurocopa del 92 no es que Dinamerca jugase una maravilla pero estuvieron letales.

    Por cierto que pasa en Dinamarca para que, a pesar de que todos lo países de su entorno juegan al puro pelotazo, ellos siempre intenten jugar rasito. ¿Que comen? ¿Están cruzados con brasileños?. Quiero una respuesta.

    Además la equipación hummel clásica de los daneses es de los uniformes más bonitos de la historia.

  5. Alberto

    21 de marzo de 2007 a las 11:46 am

    @ Sergio Cortina, Suecia (ojo, segunda en mundial y tercera en otro) también suele jugar bastante bien, y Alemania destaca más por el despliegue físico que por el pelotazo. De los países del entorno de Dinamarca, sólo Noruega juega al puro pelotazo.

    Lo de Dinamarca con España tiene que ser de psicoanalista para los daneses, siempre les ganamos. De hecho, salvo la victoria sobre Alemania que se menciona en el post, es la única selección de nivel a la que recuerdo que hayamos ganado en competición oficial.

    Cuando a la garra de este equipo se le unió la técnica de la Quinta del Buitre salió la mejor selección española que yo recuerde, la de México 86.

  6. Andres

    21 de marzo de 2007 a las 11:56 am

    Como diría un argentino, los tenemos de hijos a los daneses.

    Yo era un crío por entonces, pero guardo algún vago recuerdo de aquella Eurocopa, principalmente los gritos y la algarabía en las calles por el gol de Maceda a Alemania.

  7. Sergio Cortina

    21 de marzo de 2007 a las 12:55 pm

    Hombre Suecia juega bien a veces, eso si saca un rendimiento magnífico. Lo de Alemania es indiscutible pero es que se me había olvidado incluirla.

  8. nostramorus

    21 de marzo de 2007 a las 1:11 pm

    Siempre que escucho hablar de la Selección de los años 80 me entra una mezcla de envidia y rabia que no veas… Mira que me hubiese gustado ver jugar al equipo del 12-1 o al del Mundial’86, lo que habría disfrutado…

  9. Alberto

    21 de marzo de 2007 a las 2:02 pm

    Es que muchas veces se simplifica hablando de fútbol nórdico como sinónimo de poca calidad técnica, tíos muy altos y pelotazo, cuando es un esquema que le cuadra a Noruega, pero no a los otros dos países escandinavos. De hecho este grupo de clasificación me pareció ya en el sorteo el más complicado que le había tocado a España en mucho tiempo, con dos equipos de nivel que le podían disputar perfectamente el estar en la Eurocopa.

  10. lagartija

    21 de marzo de 2007 a las 7:31 pm

    España tiene que empezar con buen pie. Y para eso la aficción tiene que estar con ellos. He visto una noticia de unos chavales que les cantarán una nana a los daneses para dormirles. Que luego no se diga que no lo intentamos todo.
    todoloquelaseleccionnecesita.com

  11. Pingback: Los duelos España-Dinamarca(II): México 86 » Diarios de Futbol

  12. Pingback: Los duelos España-Dinamarca (III): Eurocopa 88 » Diarios de Futbol

  13. El Pincha

    23 de marzo de 2007 a las 3:57 pm

    (Editado por publicidad).

  14. El Pincha

    23 de marzo de 2007 a las 5:49 pm

    Perdón, mi intención no era hacer publicidad.
    Sólo quería que todos nos unieramos el sabado en el Bernabéu…
    saludos.
    Pincha.

  15. Pingback: El ‘Dream Team’ en los banquillos (y III) » Diarios de Futbol

  16. Filispín

    27 de julio de 2009 a las 10:39 pm

    Con mucho retraso entro a comentar este artículo. Francamente estoy dudando si el que lo escribió vio los partidos contra Alemania y Dinamarca. Eso de que España arrasó físicamente en un segundo tiempo prodigioso a Alemania creo que lo soñó. Alemania pudo golear y España sólo tuvo la ocasión de Maceda. Contra Dinamarca, lo mismo, ocasiones de los daneses por un tubo y Arconada de salvador. Y, curiosamente, tras dos partidos con una suerte increíble y un Arconada inspiradísimo, en la final contra Francia España es superior y es el único partido de que pierde, con cantada monumental de Arconada incluida. Sólo a España le podía pasar algo así.