Recordando a David Rocastle

Casos como el de David Rocastle no suelen ser, afortunadamente, habituales en el fútbol moderno. Casos en los que el futbolista, el ídolo de masas, deja de ser un ser prácticamente inalcanzable para convertirse en un humano más, asequible y accesible, mortal. Pese a todo, Rocky Rocastle no fue nunca una súper estrella. Ni siquiera fue un jugador especialmente mediático. El protagonismo, los flashes, se los llevaban otros. Lo suyo era el trabajo constante, trufado, eso sí, con una calidad técnica muy por encima de los estándares del fútbol británico de su época.

Desde su irrupción en el primer equipo del Arsenal, temporada 1985/86, Rocky se erigió como uno de los emblemas del equipo londinense. Un chaval de la cantera gunner, que fue creciendo poco a poco en el equipo de reservas al que llegó con 16 años, para acabar formando parte de una de las medias más recordadas del equipo de Islington en los últimos tiempos, junto a Michael Thomas o Paul Merson. Con estos antecedentes, no es difícil comprender por qué Rocky se convirtió en uno de los futbolistas más admirados de la década de los 80 en Highbury. Rocastle era el Arsenal. Ídolo de toda una generación de seguidores gunners (aquella de los nacidos en la década de los 70), aún a día de hoy, cuando están a punto de cumplirse seis años de su fatídico fallecimiento, el respeto reverencial que se profesa por la figura de David Rocastle es sobrecogedor.

Rocastle contribuyó notablemente a paliar la sequia que afectaba a las vitrinas de Highbury desde hacía más de 15 años. Tras una década de los 80 especialmente improductiva para el equipo londinense, fue en la temporada 1988/89 cuando el Arsenal reconquistó el título liguero que se le resistía desde hacía 18 temporadas. En el recordadísimo último partido frente al Liverpool (contra quienes se jugaban el título), el equipo dirigido por George Graham debía vencer en Anfield por una diferencia de más de dos goles. Al primer gol del delantero Alan Smith se unió el remate in extremis de Michael Thomas, lugarteniente de Rocky en la medular gunner, con el tiempo reglamentario ya sobrepasado. Contra todo pronóstico, el Arsenal comandado por Tony Adams, David O’Leary, Michael Thomas o el propio Rocky Rocastle, se traía consigo el título liguero en un final de liga de infarto. Nick Hornby recrea a la perfección este hecho en su novela «Fever pitch» («Fiebre en las gradas»), de sobra conocida por todos nuestros lectores.

Dos años después, el Arsenal de un Rocky ya consagrado con 24 años, repetía el título liguero, esta vez sin tantos apuros, pese a que nuestro protagonista apenas podía contribuir con su juego a la buena campaña del equipo de Avenell Road, tras sufrir una complicada lesión de rodilla que le mantuvo apartado del equipo durante buena parte de la temporada.

La siguiente campaña, 1991/92, fue la última de Rocastle en su equipo del alma. En una decisión difícil de comprender, George Graham decidió prescindir de los servicios de un Rocky que ya había sido 14 veces internacional, para dar entrada en el equipo a futbolistas como David Hillier o el danés Jensen. Huelga decir cuáles fueron los resultados de la insólita maniobra de Graham. Poco más tarde se descubrió que el fichaje de Jensen fue salpicado por el cobro de comisiones ilegales por parte del propio Graham, con lo que el técnico escocés fue inmediatamente cesado en su cargo. En este caso, el tiempo sí puso a cada uno en su sitio.

Tras su inesperada y llorada salida del Arsenal, David Rocastle, con 25 años, recaló en el Leeds United post-Cantona, campeón de Liga en el año anterior. Un mal año en Elland Road, motivado en buena medida por una nueva lesión, llevó a Rocky a recalar en el Manchester City año y medio después de su llegada a Leeds.

De manera incomprensible no llegó a encontrar su sitio en Maine Road, con lo que protagonizó un nuevo traspaso, de vuelta a Londres, esta vez a un Chelsea muy lejos del glamour y del aire de súper equipo del que conocemos en la actualidad. En su primer año en Fulham Road, y bajo las órdenes de Glenn Hoddle, contribuyó de manera notable, junto a Dennis Wise, Scott Minto o Paul Furlong a alcanzar la semifinales de la Recopa de Europa, en donde fueron apeados por el Real Zaragoza posterior campeón. A partir de aquel buen año con la camiseta de los Blues, la carrera de David Rocastle cayó en una espiral interminable de lesiones, cesiones infructuosas y años desperdiciados. Ni en Norwich, ni posteriormente en Hull, logró Rocky recuperar el nivel de juego perdido. A sus 31 años, su carrera como futbolista de elite se había diluido de manera incomprensible. Nunca logró recuperar el tono del que hizo gala como jugador del Arsenal.

Como si el destino hubiera querido engrandecer su leyenda entre la afición gunner (que nunca perdonó su salida del club), a principios del año 2001, David Rocastle anunció públicamente que le había sido diagnosticado un cáncer, un linfoma de No-Hodgkins. El tratamiento de quimioterapia no pudo hacer nada contra una enfermedad que ya se encontraba muy avanzada cuando fue diagnosticada, y David Rocastle finalmente falleció el 31 de marzo de 2001, dejando tras de sí un aura de jugador mítico, emblemático, espejo para toda una generación de supporters del Arsenal.

Vaya para él nuestro recuerdo en el sexto aniversario de su muerte.

http://www.tb-credit.ru/zaimy-online.html

15 Comments

  1. n E k h 0

    14 de marzo de 2007 a las 10:49 pm

    estos son los posts que yo agradezco joder

    otra vez enhorabuena

  2. Sporting De Gijón

    14 de marzo de 2007 a las 10:57 pm

    Estoy de acuerdo con n E k h O, estos post son los que hacen que me guste tanto este blog , todos merecen su trozo de pastel y hay muchas aficiones que tienen por idolos jugadores menos espectaculares, pero muy vistosos y muy queridos…

    Por cierto, deberíais hacer un post al Sporting… Creo que mañana nos visita cierta plantilla del As para charlar acerca de nuestra historia.

    Gran Pagina… Saludos!!

  3. Manu

    14 de marzo de 2007 a las 11:25 pm

    Totalmente de acuerdo con n E k h 0, collons

    Y mira que me creía que Rocastle había jugado muchos más años en el Arsenal. El primero es un señor chicharro, y no solo ese, sino alguno más dignos del mejor Ronaldo.

    Por cierto, el libro de Hornby no lo he leído pero la peli «Fuera de juego» es muuuuy recomendable

  4. Borja Barba

    14 de marzo de 2007 a las 11:54 pm

    Muchas gracias por los elogios.

    Es increíble, aún a día de hoy, ver el respeto y la veneración que existe por David Rocastle entre los seguidores del Arsenal. Para la gente de mi generación (nacidos en los 70), es todo un ídolo y un referente en su vida como hincha del Arsenal. El equipo dio un salto de calidad muy notable con Rocky y Paul Merson sobre el césped, que fue lo que probablemente le llevó a ganar los dos títulos del 89 y 91.

    Sobre lo del Sporting, atento a las próximas fechas.

  5. Estoja

    15 de marzo de 2007 a las 12:22 am

    Pues la verdad es que no me acordaba que Rocastle había fallecido. De todas formas, el post es muy bueno. No se si estaré pidiendo algo que ya se ha hecho pero me encantaría poder ver un post de Teddy Sheringham que por cierto podría fichar por un equipo australiano. A este paso su hijo dejará el fútbol antes que el.

  6. Enrique Laméyer

    15 de marzo de 2007 a las 12:28 am

    Estoja, del gran Teddy escribí un post hace un tiempo, eso sí, no excesivamente largo. El motivo era que, a los 41 años se convirtió en el jugador más longevo en anotar un gol en la Premier League. Por cierto, ya ha anotado su segundo tanto (más que otros, como Tévez) en esta liga. Aunque, desgraciadamente, parece que el West Ham acabará descendiendo.

    El post en cuestión lo tienes aquí.

    Saludos.

  7. Kelocura

    15 de marzo de 2007 a las 12:50 am

    vieja, mola leer estos posts!!

  8. habilysuave

    15 de marzo de 2007 a las 2:06 am

    Es linfoma No-Hodgkin, sin «s».
    Fue un futbolista maldito, como tantos otros…

  9. Ariel de Argentina

    15 de marzo de 2007 a las 3:19 am

    Mis felicitaciones por este increible post. Esto es lo que hace a DDF el mejor sitio para los fanáticos del fútbol.

    El hecho de mantener vivo el recuerdo de un jugador como éste al que, por una cuestión de edad, nunca pude ver jugar me parece sensacional.

    Es una lástima la manera en la que Rocastle terminó su carrera pero lo que más duele es la pérdida de una persona tan joven.

    Saludos a todos

  10. mIJAIL_LAUDRUP

    15 de marzo de 2007 a las 4:00 am

    virgen santa q golAZOS!!!!!!!!!!!!!!!!!

  11. alisamiyen

    15 de marzo de 2007 a las 11:16 am

    De Rocastle me acuerdo de verlo cuando en la segunda los sabados retransmitian un partido en diferido de la primera inglesa, era la epoca del Arsenal de Rocastle y Merson, del Liverpool de Beardsley, Barnes y Rush, del Aston Villa de David Platt, del Tottenham de Lineker y Gascoigne, etc…

    Alli me di cuenta que el futbol mas divertido era el ingles, siempre habia muchos goles.

  12. waits

    15 de marzo de 2007 a las 3:51 pm

    Hola, qué tal, soy nuevo por aquí.

    Leyendo este artículo, me vienen a la memoria excelentes jugadores que, a edad relativamente temprana, parece que ya no dan pie con bola y, poco a poco, se difuminan. Sobre todo, pienso en Mendieta (yo soy del Valencia), que tras una evolución asombrosa y ser el mejor centrocampista europeo durante un par de temporadas, al cabo de seis meses parecía que ya no se acordaba de jugar el fútbol. Le podrías dedicar una entrada, pls?

  13. El DieZ

    15 de marzo de 2007 a las 11:58 pm

    Muy bueno el post, y que pena de jugadorazo … por qué la tragedia es lo q te tiene que mitificar?

  14. RiverPlate

    18 de marzo de 2007 a las 5:49 pm

    Felicidades por el artículo, por maravillas como ésta soy un DDF Fan. xD

  15. Pingback: kisohiyerafumanecn