Los Madrid-Bayern que he vivido (II)

Raúl y KahnConcluimos aquí la miniserie que comenzamos ayer sobre los Madrid-Bayern del Bernabéu.

1 de Mayo de 2001. Primer año del Florentinato, con el equipo blanco luciendo el campeonato de Europa conquistado en París, la pareja MakeleleHelguera en el medio, un imperial Figo en la banda y Raúl con Savio arriba. Ante estos argumentos, Hitzfeld sacó un once con una pronunciada vocación defensiva, 5-3-2 con medio centro extra de contención –Jeremies– y el ataque fiado a la calidad del intermitente Scholl y la contundencia de Elber. El Madrid vivió el primer tiempo cortocircuitado, sin salida por bandas, ya que Lizarazu le cerró la derecha a Figo y Roberto Carlos salió raramente ganador de sus duelos con el bosnio Salihamidzic, que le secó sin remisión. Cegados los costados, lo intentó el equipo blanco por el centro, donde Linke y Sammy Kuffour se mostraron firmes y seguros. Las frecuentes ausencias de McManaman de la banda tampoco contribuyeron a aclarar el juego, y al descanso un murmullo de inquietud recorría el estadio. Recién reanudado el choque, llegó el momento del Bayern: Elber controló la bola al borde del área y disparó automáticamente con tanta rapidez que el inesperado latigazo sorprendió a Casillas. El resto fue un ejercicio de impotencia del Madrid, que se fue desplomando lentamente entre inútiles slaloms de Luis Figo, la poca presencia de Raúl y Guti en posiciones de remate y un eficiente Kahn resolviendo con sobriedad las escasas opciones del Madrid –en especial un disparo del de Torrejón tras buen pase de Macca-. Del resto se encargó el veterano Effenberg, que tiró de manual para llevar el partido hasta el final sin más sobresaltos dignos de mención. El Bayern había reventado el Bernabéu por segunda vez en dos años, y ésta en una semifinal.

elber10 de Abril de 2002. Partido de vuelta en el Bernabéu, con un 2-1 de condicionante que, en Copa de Europa y entre gigantes, es indicativo indiscutible de batalla. Llegaba un Madrid tonante, en el apogeo de Zidane y Raúl, que sólo había cedido en la ronda previa un punto en Atenas. Del otro lado el campeón de Europa, con el fenomenal Effenberg dando sus últimos coletazos como líder. Fue un ciclón el equipo blanco, en el último gran partido de auténtico tronío que ha disputado en su estadio en la máxima competición continental (bueno, o penúltimo, si contamos el octavo del 2005 contra la Juve). Comenzó el choque con veinte minutos de galerna blanca sobre la portería de Kahn, con juego rápido y preciso y varias ocasiones diáfanas de gol, desperdiciadas casi todas ellas por un Morientes en mal momento. El dominio local no se concretó, y tras el arreón inicial, el conjunto muniqués consiguió enfriar el partido y llevarlo hasta el descanso sin novedad. Zidane había acabado siendo anulado por Jeremies y Hargreaves, y los alemanes se permitieron incluso un par de peligrosos contragolpes, llevados por el siempre incisivo Elber. Volvió la intensidad local en la segunda parte, y esta vez el genio de Marsella sí consiguió hacerse con el mando de las operaciones. El encuentro tomó por momentos tintes agónicos, con balones lloviendo desde todas partes al área del ogro y Linke y Kovac despejándolo todo. Pero el acoso era tan arrollador que el gol había de llegar de un modo u otro: lo hizo Helguera, culminando en llegada marca de la casa la enésima subida de Roberto Carlos. Ya con el viento en las velas supo manejarse el Madrid con suficiencia, y Guti cerró el partido con un ajustado remate a la escuadra. El camino de la Novena quedaba expedito tras esta sensacional exhibición.

helguera10 de Marzo de 2004. Llegaban ambos conjuntos a este partido con la pinta de los equipos que ya lo han ganado todo y delante sólo les queda una cuesta abajo. El 1-1 de la ida, más debido a fallos que a aciertos, dejaba el campo libre para casi cualquier tipo de partido. Los blancos se presentaban con las decisivas bajas de Roberto Carlos, sancionado por agresión en la ida, y Ronaldo, con una de esas lesiones que tanto le han
costado al Madrid estas temporadas. Los alemanes, por su parte, escogieron de nuevo una táctica especulativa –de lo cual da buena prueba la alineación de dos barrenderos, Hargreaves y Demichelis– a pesar de estar obligados a marcar. El primer tiempo resultó muy táctico, con el Madrid muy agrupado alrededor de una bisoña defensa (con Bravo y Mejía en el once inicial) y los alemanes sin grandes ideas, abandonado Zé Roberto por Ballack en las tareas de creación. Sólo Guti y Zidane ponían un poco de luz en medio de la mediocridad general, aunque su equipo no firmó más oportunidades en la primera media hora que un par de tiros lejanos. Sin embargo, poco después llegaría el gol de modo inopinado, en forma de una acción de furia de Michel, quien robó un balón de cabeza y lo cedió a Zizou para que éste marcara a placer. El Bayern, herido, no tardó en sacar las uñas: primero un contragolpe certero, en el que Casillas volvió a hacerse gigante el mano a mano y Makaay acabó tirando al muñeco; luego, un córner salvado bajo palos por Míchel. Tras el descanso, el Madrid vivió unos minutos de relativa placidez, justo lo que tardó un jovencísimo Schweinsteiger en entrar en juego y comenzar a crear problemas a la defensa local. Desaparecido Ballack, el fornido centrocampista se convirtió en la mejor baza en ataque de su equipo, y sólo la solvencia de Mejía y Helguera en la cueva evitó el desastre. Los últimos minutos el área de Casillas recibió la habitual lluvia de pelotazos que el Bayern reserva para estas ocasiones, pero el Madrid aguantó a pie firme y el marcador ya no se movería. En el que fue, hasta hoy, el último enfrentamiento oficial entre estos dos colosos. Esta noche se sigue escribiendo la Historia.

DDF | Los Madrid-Bayern que he vivido (I)
DDF | Un Bayern de circunstancias
Realmadrid.com | Los Madrid-Bayern en competición europea
Madridadas | Repaso de los Real Madrid-Bayern
Más que Fútbol | Los Bayern-Madrid http://www.tb-credit.ru/kredit-na-kartu.html

13 Comments

  1. Gualterio Malatesta

    20 de febrero de 2007 a las 3:55 pm

    Bueno, creo que la eliminatoria ante el United en los cuartos de 2003, o el partido de ida ante la Juve en las semis de ese mismo año, amén del citado ante la Juve en 2005, también fueron partidazos de tronío. De Madrid arrollador, que encerraba en el área a los rivales a base de fútbol y garra, con el Bernabéu rugiendo.

    La verdad es que este es el clásico europeo por antonomasia. Hoy toca nuevo duelo, más mediocre a priori, pero igual de apasionante para un madridista como yo.

    Muy buenos los dos post, y estupendo el blog.

  2. Ramón Flores

    20 de febrero de 2007 a las 3:58 pm

    Cierto Gualterio, se me pasó el de ida del Manchester, el famoso duelo de «hombres contra niños.» Por no hablar del de vuelta, claro.

  3. Gualterio Malatesta

    20 de febrero de 2007 a las 4:10 pm

    La mejor eliminatoria de la Copa de Europa en muchos años. Qué grande. Aquella rosca de Figo que se tragó Barthez, o Raúl, el mejor Raúl, del que Ferguson dijo que ojalá no lo dejaran entrar en Inglaterra para jugar la vuelta. Menos mal que estaba el Fenómeno.

    Comparas aquel Madrid con éste y…dan ganas de llorar.

    Con todo y con eso, esta noche a muerte por el Bayern.

  4. natxo

    20 de febrero de 2007 a las 6:56 pm

    Para mañana podriais hacer algo parecido.

    Salvando las distancias y en un menor lapso de tiempo, tres eliminatorias Inter-Valencia en 6 años lo merecen no? 😉

  5. natxo

    20 de febrero de 2007 a las 7:03 pm

    Con la ventaja de que será mas cortito ^^

  6. Dida

    20 de febrero de 2007 a las 7:12 pm

    el madrid ganará y eliminará al bayern, el problema es que eso no cambia nada. será engordar para morir

  7. JM

    20 de febrero de 2007 a las 7:34 pm

    Gran artículo en sus dos partes.
    Al respecto del partido de hoy, para mí es una verdadera incógnita al respecto de qué Real Madrid vamos a ver, realmente no lo sé, y eso es, quizá, porque aún tengo esperanzas en este equipo y en que pueda hacer hoy un buen partido y darle la vuelta a esta situación tan negativa. Si por el contrario vemos al madrid de los últimos partidos de liga, con un Bayern metido atrás, le va a ser complicado sacar un buen resultado, no olvidemos que un 0-0 beneficia sobre todo a los alemanes que en Munich jugarán con la furia que siempre les da su público en estos partidos importantes. Esperemos que el madrid también salga hoy a por todas, a comerselos, porque tiene un reto muy importante, sobre todo en lo que hace referencia a cojer confianza. Ganarle al Bayern sería algo importante que podría hacer subir al equipo. Veámos que nos depara el partido.

  8. Axhell Red

    20 de febrero de 2007 a las 7:50 pm

    Sin haberlo vivido es para rescatarlo del olvido ¿no?

    El 31 de marzo de 1976, el Bayern, doble campeón de Europa hasta entonces, visita por primera vez Madrid, con su flamante elenco de estrellas (Maier, Beckenbauer, Müller, Hoeness…). El partido de ida de la semifinal fue muy disputado y acabó en tablas (1-1), lo que dejó a los alemanes en camino de su tercera final consecutiva y a Roberto Martínez con la nariz rota tras chocar con Maier cuando pugnaba por un balón aéreo. Pero el escándalo estalló cuando un espectador agredió al árbitro austriaco Linemayer y a Müller. El hecho tuvo graves consecuencias. La Comisión de Disciplina de la UEFA castigó al Madrid con un año de inhabilitación para jugar en las copas de Europa. Después, Apelación dejó la sanción en el cierre del Bernabéu por tres partidos, de los que sólo cumplió dos en el exilio. En la vuelta (2-0) también hubo incidentes: el Madrid se quejó de la parcialidad del árbitro y Amancio fue expulsado, lo que puso fin a su carrera internacional.

    Hay que ver el loco del Bernabeu… ¿seria el miso que agredio a reina? bueno como no se tiro un cochinillo no pasa nada… ademas de la sancion irrisoria…

    Los partidos Madrid-Bayer siempre han sido calientes, incluso antes de jugar Kahn.

  9. Manu

    20 de febrero de 2007 a las 8:48 pm

    Si solo has vivido estos es que eres un pipiolo

  10. V&T

    20 de febrero de 2007 a las 9:25 pm

    que divertido.

  11. Jose

    20 de febrero de 2007 a las 11:08 pm

    Excelentes reseñas yo tambien recuerdo esos momentos solo que los vivi por el televisor…

  12. I. Ismael

    21 de febrero de 2007 a las 12:53 am

    Ese 10 de abril del 2002 lo guardaré como uno de mis mejores recuerdos en el Santiago Bernebéu. Como llovía, como me mojé, como animé todo el partido hasta quedarme sin voz. Esa tensión y descarga de adrenalina durante 90 minutos… Por esos partidos merece la pena el fútbol y poniendome un poco demagógico, hasta vivir.

  13. NIPO

    22 de febrero de 2007 a las 8:43 pm

    La pena es k ya no esta Zizou para dar esos momentos mágicos de Dios… Y se demostro ayer…