Deportivo y Athletic: trayectorias opuestas

RC Deportivo de La Coruña y Athletic Club de Bilbao personifican en esta decimoquinta jornada del Campeonato Nacional de Liga dos momentos de juego y resultados completamente contrapuestos. El resultado del encuentro que enfrentaba ayer sábado a gallegos y vascos en Riazor (0-2) es la muestra palpable y práctica de ello.

Es evidente que el Athletic es otro desde la llegada de José Manuel Esnal “Mané” al banquillo de San Mamés. En sus tres partidos como entrenador rojiblanco, “Mané” ha logrado dos victorias contundentes ante Recre y Dépor, y sólo una derrota, en el Bernabéu y frente a un Real Madrid que sufrió mucho para doblegar a los bilbaínos. No es sólo un cambio en el juego, es, sobre todo, un cambio de mentalidad. El equipo ha ganado en confianza y ya no es aquel conjunto timorato y encogido de Sarriugarte. Además, los vizcaínos han conseguido mejorar, al menos a tenor de lo visto en los tres primeros partidos del técnico de Balmaseda, su defensa, principal punto débil del equipo y auténtico quebradero de cabeza del anterior entrenador. La buena racha permite a los leones dejar ya a cuatro puntos la zona de descenso.

Todo lo contrario de lo que están viviendo en La Coruña. La malísima trayectoria del equipo. sumando únicamente 3 puntos de 24 posibles y cayendo desde posiciones de Liga de Campeones hasta zona de coqueteo con el descenso, parece no tener fin. Tras el varapalo sufrido en Mestalla la pasada semana (4-0), el partido frente al Athletic del sábado estaba marcado en rojo en el calendario de los de Caparrós. Debía significar el punto de inflexión que marcase el cambio de trayectoria de los coruñeses. Pero lejos de cortar la racha negativa deportivista, el encuentro sirvió para dejar patente una vez más el mal momento del equipo, así como los graves problemas de juego y autoestima que empiezan a ser patentes en los gallegos.

Ni las novedades de Caparrós en el once (Juan Rodríguez y el hasta ahora casi inédito De Guzmán en el doble pivote por los habituales Sergio y Coloccini ni los ofensivos cambios del técnico sevillano ya en la segunda parte, pudieron levantar el tempranero gol de Javi Martínez que adelantaba al Athletic. Un Javi Martínez que cuajó un partido colosal, demostrando que es el jugador sobre el que debe cimentarse el centro del campo bilbaíno de aquí al futuro. Son sólo dieciocho años, pero un desparpajo y una naturalidad sobre el césped propias de cualquier veterano. Además, a su espíritu competitivo une una potencia de la que hace gala en arrancadas como la que significó el segundo gol vasco. Una carrera por la banda izquierda del Athletic en la que superó por el exterior de manera casi burlesca a un Manuel Pablo que encarnó en esa jugada las deficiencias deportivistas.

Adolece el Dépor de creación de juego. Su centro del campo tiene enormes dificultades para hilvanar jugadas de peligro. El carácter excesivamente defensivo de su habitual doble pivote y la excesiva bisoñez de sus jugadores más creativos (Cristian, Verdú, Iago) lastra al equipo, que se hace excesivamente plano y tremendamente previsible en sus acciones ofensivas. Además, por si fuera poco, tras la grave lesión de Bodipo, Riki y Taborda no han dado de sí lo que de ellos se esperaba. Especialmente malo es el momento del delantero madrileño, negado de cara a gol. Así, sin creatividad y sin gol, será complicado salir del bache.

La próxima jornada lleva al Deportivo al Sánchez Pizjuán (miércoles, 21 horas). Un campo que no parece el más indicado para iniciar la necesaria remontada que aleje al equipo de posiciones peligrosas.

En DDF| El Babydepor se desinfla
En DDF| La filosofía del Athletic a debate

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

8 Comments

  1. Leon

    18 de diciembre de 2006 a las 10:12 am

    Borja, la cosa empieza a ser preocupante. No jugamos a nada, hay un caos táctico completo. Aunque le he tenido mucha fe a Caparrós creo que ha perdido un poco el norte. Hay demasiados cambios en cada jornada y dentro de cada partido. Y luego es cierto que hay jugadores bastante flojos, de los de la Masía se salva Cristian, porque Verdú es francamente flojo. Lo de Juanma y sus “despistes” y expulsiones es para que le den un toque ya. Manuel Pablo no está para jugar al futbol, con todos mis respetos. Del presidente mejor ni hablar, porque ese solo da ruedas de prensa cuando se gana. Si era el responsable cuando ganabamos la liga y la copa, también lo será ahora ¿no? O espabilamos ya o lo vamos a pasar mal.
    PD: Puestos a perder siempre mejor darle un poco de vida al Athletic, que tampoco por ahí estamos para tirar cohetes.

  2. antiheroe

    18 de diciembre de 2006 a las 10:41 am

    Ya lo dije yo hace muuuuuuuucho tiempo que el Coruña se iba a segunda. Seguro que alguno que se reía de mis afirmaciones empieza a temblar.

  3. Borja Barba

    18 de diciembre de 2006 a las 12:12 pm

    Ahora se está comprobando lo increíblemente desequilibrada que está la plantilla. ¿Cuántos centrales o jugadores que puedan jugar como central hay en la plantilla?¿6? ¿7?
    En cambio, las opciones de ataque, ahora mismo y tras la lesión de Bodipo, se ciñen a Riki (que nunca fue un “9”), Taborda (que debe ser uno de los delanteros con peor promedio goles/minutos) y un imberbe futbolísticamente hablando como Adrián.

    Otro tema que seguro que, tú, León, conoces. ¿Qué pasa con Andrade? ¿Y con Duscher (ahora creo que tiene una lesión muscular)?

    Y sí, es cierto, a veces da cierta sensación de que Caparrós, al que yo también tengo mucha fe, ha empezado a perder un poco el norte.

  4. Ali Dia

    18 de diciembre de 2006 a las 6:01 pm

    mas que perder el norte da la sensacion de que no sabe muy bien lo que quiere. un dia sale con un 11 once ultradefensivo, otro dia hace 5 cambios… no hay continuidad. aun asi estoy seguro de que lo sacara adelante.

    es cierto que falta un delantero de mas nivel, pero la plantilla a mi me parece bastante completa. en punta pueden jugar riki, taborda, arizmendi, adrian, incluso estoyanoff y, cuando se recupere, bodipo. no es un problema de compensacion sino de falta de nivel. yo espero que cuando vuelvan andrade (por lo visto va a jugar contra el sevilla), valeron o bodipo el equipo mejorara.

  5. le tissier

    18 de diciembre de 2006 a las 8:18 pm

    Es una pena lo de Riki… Tras el ensañamiento del Madrid con él en las categorías inferiores, suelo fijarme en él, y sobre todo después crecer tanto el último año en Getafe, cosa que me alegró. Espero que levante cabeza, por que el chaval prometía mucho….

  6. Fishco

    19 de diciembre de 2006 a las 1:49 am

    Opino que Atletic tendra que cambiar su politica de fichajes si piensa mantener la categoria, no pienso entrar en discusiones politicas ni nada por el estilo pero al menos que permitan “españoles no vascos” en la plantilla, el futbol ha cambiado mucho y creo que estos estan perdiendo el tren, de todas maneras por mas que lo disfracen en su historia ya han tenido a varios “toritos” en la plantilla tal como Ezquerro y Llorente. Aparte que no debe ser facil para un entrenador llegar al equipo y tener esa limitante. Ahora, tengo entendido que los socios estan deacuerdo con este sistema asi que ellos sabran.
    Del Depor tengo años diciendo que el equipo necesitaba una renovacion que a mi modo de ver llego demasiado tarde, desde hace unos tres años debieron ir metiendo chavales pare que se doraran en primera y no tener una plantilla en que la media era 28 años.

  7. Leon

    19 de diciembre de 2006 a las 12:05 pm

    Borja, el caso de Andrade no lo conozco, sé que debería empezar ya a ir jugando (que falta nos hace, porque es de los pocos jugadores de gran nivel que quedan) Lo de Duscher es distinto, hay un desencuentro absoluto con entrenador y presidente. Él se va a ir en Junio con la carta de libertad y no piensa arriesgar una lesión. El club ahora tiene prisa por venderlo o renovarlo para sacar algo, pero lo veo negro negro.
    Yo no veo que el problema sea un punta. A Riki o Arizmendi no les podemos pedir milagros, el problema de verdad es la creación de juego que no existe. El centro del campo (que siempre fue nuestro fuerte, gracias a Mauro Silva) ahora mismo no tiene ninguna influencia, es un mero lugar de paso. No hay automatismos con la salida del balón, el equipo parece poco trabajado, y sí es cierto que Caparrós enloquece un poco a los jugadores con tanto cambio de posición. Lo del delantero, ni con Makaay que era un auténtico fuera de serie, ahora podríamos hacer gran cosa. A veces nuestro juego es como el tiro al plato, balonazos a ver si hay suerte… Hay que trabajar mucho más y dejarnos de tonterías. Otra cosa que me toca un poco las narices es lo de la juventud, es una excusa en plan “el tio no da un pase a un metro pero es muy joven”. Bueno una cosa es no tener experiencia pero sí un minimo de fundamentos. No veo peligro real de descenso porque hay otros equipos haciendo méritos y el séptimo, el Getafe, está a 7 puntos. Pero hay que reaccionar ya y trabajar.

  8. Pingback: Caparrós se la juega en su casa » Diarios de Futbol