La dimensión simbólica de los clubes de fútbol en la Unión Soviética

cska_moscu.jpgContinuamos la serie dedicada a la identidad de los clubes de fútbol, examinando sucintamente un ejemplo único en la historia del fútbol, el de los clubes de fútbol en la extinta Unión Soviética.

El fútbol llegó a Rusia a la par que a la mayoría de Europa, a fines del S. XIX, y de la misma manera, importado por comerciantes ingleses En estos primeros años, el fútbol en la Rusia zarista era poco más que un pasatiempo para las clases privilegiadas. El acontecer de la guerra civil tras la revolución de Octubre de 1917, retrasó la creación de un campeonato organizado hasta el año 1936. Esto es, el campeonato se creó en plena época comunista. Los dirigentes comunistas sabían de la capacidad del fútbol para poner en juego símbolos de todo tipo, e intentaron controlar este fenómeno. La cuestión es ¿iba el poder comunista a permitir que en los enfrentamientos futbolísticos se (re)produjeran enfrentamientos regionales? ¿Podía concebirse disputas entre armenios y tayikos en los estadios, aunque fuera solamente en el plano simbólico del césped? O lo que es peor, ¿se podía permitir que, por ejemplo en Donetsk, se cantaran estrofas a favor de la independencia de Ucrania? Todas estas preguntas comparten una misma respuesta, un rotundo no.

Hemos de tener en cuenta que en la cosmovisión del sistema comunista, la única realidad identitaria de las personas es la de su pertenencia a la clase trabajadora. No existía más identidad, para ellos, que la de pertenecer a la clase obrera. Sea en Ucrania, Rusia o Uruguay, el obrero era obrero, no había posibilidad de otros ingredientes identitarios. Por ello, no se podían permitir bajo ningún concepto que en los estadios se dieran muestras de pertenencia a ideales nacionales (estonios, ucranianos, lituanos, etcétera), ni tampoco enfrentamientos de corte religioso, por ejemplo. De este modo, las autoridades soviéticas dibujaron un mapa de enfrentamientos que casara con la única identidad permitida: la de la clase. De este modo, cada club, que solo podía representar al obrero, fue adscrito a una parte del sindicato. Así, igual que se creó una literatura específica sobre los trabajadores del ferrocarril, estos, dispondrían de un club de fútbol que les represente en las competiciones soviéticas frente a los equipos de otros trabajadores (metalurgia, minería o ejército, por ejemplo). Y lo mismo sucedería con otros trabajadores.

lokomotivs.jpg

torpedo_moscu.jpgEn este mapa comunista, el Lokomotiv de Moscú era el club de los trabajadores del ferrocarril (si vemos los escudos de los diferentes Lokomotiv de los países de influencia soviética, vemos cómo en todos ellos se representa una locomotora o bien una rueda con dos alas, símbolo del ferrocarril), mientras que el Torpedo de Moscú representaba a los trabajadores del sector del automóvil (en el escudo aparece un automóvil) y el Dinamo de Moscú era el equipo del ministerio de interior. Los “Dinamo” son nombres que se daban a sociedades deportivas en la Unión Soviética. La palabra “dimano”, procedente del griego, significa “poder en movimiento”, y hay numerosos clubes que llevan ese nombre, como el Dinamo de Kiev, el Dinamo de Tbilisi (Georgia) o el Dinamo de Dresde y el Dinamo de Berlín, en la República Democrática Alemana.

dinamos.jpg

Como hemos visto en otro post, también se permitían equipos que encumbraran nombres de héroes soviéticos. El Shaktar Donetsk, por ejemplo, se fundó en 1936 con el nombre de Stakhanovets, en honor al obrero ruso Alexei Stakhanov, de fundador del movimiento estajanovista, que pretendía subir los índices de producción mediante la iniciativa personal de los obreros. El Stakhanovets cambió su nombre en 1946 por el de Shakhtyor Stalino, y posteriormente por el actual.

El club más potente era de la Unión Soviética el CSKA de Moscú, que es el equipo adjunto al ejército. CSKA quiere decir Tsentral’nuy Sportivnuy Klub Armiiy, en castellano, Club Central de Deportes del Ejército. El CSKA podía llamar a filas en cualquier momento a un jugador de cualquier otro club de la liga, por lo que siempre poseía una gran plantilla. De hecho, se les conoce con el sobrenombre de “los caballos”, porque generalmente, cuando un jugador era llamado a filas para formar parte del equipo, se le solía asignar a la unidad de caballería.

A medida que la Unión Soviética fue aumentando su área de influencia, fue instalando este mismo sistema en países como Checoslovaquia, Polonia, Hungría, Bulgaria o Albania. En Checoslovaquia, el Dukla de Praga era el equipo más identificado con el régimen. En Polonia, lo era el Legia de Varsovia, que era el equipo del ejército. En Yugoslavia, el Partirán de Belgrado era el equipo de Tito, etcétera.

Pero, como casi todo en la Unión Soviética, este sistema tenía grietas. Jamás se consiguió evitar que en los estadios de Ucrania, Estonia o Lituania, no se escenificaran las tensiones regionales. Cuando los equipos de la capital jugaban en estos lugares, a pesar de la visión oficial, eran los nacionalismos latentes en estas regiones los que daban vida al juego.

En la misma Rusia el Spartak de Moscú (ya comentamos, gracias a un lector, el origen de su nombre, que se debe al esclavo que se rebeló contra Roma, Espartaco) era, y es, el equipo más popular, por cuanto era el menos identificado con el poder soviético. En su estadio las victorias ante el CSKA de Moscú se veían como victorias parciales contra el régimen. En Hungría el Ferencvaros era el equipo que canalizaba la oposición a los comunistas, así como el Rapid de Bucarest rumano, frente al equipo del ejército, el CSA Steaua de Bucarest, del que fuera gran hincha Ceaucescu.

estrellarojabratislava.jpgSi echamos un vistazo a los escudos de los equipos de fútbol de los países de la órbita soviética, nos daremos cuenta de la implicación de los iconos típicos del imaginario obrero y comunista en ellos, como martillos, estrellas rojas, fábricas, tuercas, etcétera. Ejemplos de esto son el del Magdeburg, en la RDA, con los sucesivos cambios de nombre que sufrió, también el del Wismut Aue, en Hungría el Komloi Banyasz, el Ujpest Dozsa (cuyo escudo es similar al de los “Dinamo”); el Zaglebie Sosnowiec y el Zaglebie Walbrzych en Polonia, el ASA Tirgu Mures y el CCA Bucaresti, en Rumania, el Estrella Roja de Bratislava, el VSS Kosice, en Checoslovaquia o el CSKA Sofia, en Bulgaria, y un largísimo etcétera de clubes que en sus escudos incluían símbolos obreros.

metalist_karkov.jpgSi atendemos solamente a la Unión Soviética, los escudos de sus equipos, en su práctica totalidad hacen referencia directa a los sindicatos a los cuales estaban adscritos. Ejemplos de esto son el Metalist Kharkov, el Zaria Voroshilovgrad (ambos en la actual Ucrania) o el SKA Rostov, por no citar los casos ya nombrados del CSKA o el Lokomotiv de Moscú.

Con la desintegración de la Unión Soviética y la desaparición de la influencia comunista en los países antes “ocupados”, se produjo un fenómeno en la dirección contraria a la impuesta en años anteriores. Si bien en la URSS la mayoría de los equipos no sufrieron cambios en sus nombres (debido a que pocos de ellos fueron fundados antes de la era comunista), en los países bajo la su influencia ahora se trató de eliminar lo que supusieron algunos de los equipos adscritos al régimen comunista. Así, muchos de los clubes que el régimen comunista impuso en las primeras divisiones de cada país fueron descendidos a categorías inferiores (como si fueran recién fundados); otros sufrieron cambios en sus nombres (volviendo a los nombres de la época pre-comunista), y otros fueron comprados por multinacionales (como el Videoton húngaro, que durante unos años se llamó Parmalat). Así por ejemplo, en la antigua Checoslovaquia, el Dukla de Praga era el equipo del régimen. Subcampeón en 1988, hoy día navega por las tristes aguas de las divisiones regionales, tras sufrir el rechazo de los hinchas checos por aquello que representó. El caso contrario es el del Viktoria Zizkov, desaparecido y prohibido durante la era soviética y apoyado y reivindicado por los jóvenes anti-comunistas, que en 1993 volvió a la primera división.

Otro de los casos más destacables de cómo un club de fútbol, a pesar de los intereses de los dirigentes soviéticos, representaba simbólicamente las pretensiones nacionalistas de determinados grupos es el del equipo croata del Dinamo de Zagreb, que pasó a denominarse Croacia de Zagreb por exigencia del presidente de Croacia Franjo Tudjman, quien afirmaba que “el nombre de “Croacia” contribuía a la afirmación de Croacia, mientras que el nombre de “Dinamo” significaría a los ojos del mundo que los habitantes de ese país no se habían liberado todavía de la herencia bolchevique y balcánica” (citado en el artículo “Nacionalismos en los estadios de Yugoslavia”, de Iván Colovic, incluido en “Fútbol y pasiones políticas”, Temas de Debate, Madrid, 1999, edición a cargo de Santiago Segurola). Sin embargo, el nombre de Croacia de Zagreb nunca triunfó entre sus seguidores, y actualmente, el equipo se llama de nuevo NK Dinamo, aunque mantiene los colores de la bandera croata en su escudo. La evolución de la simbología del equipo, se aprecia perfectamente en el logo.

evolucion_dinamo_zagreb.jpg

En el caso del fútbol croata, señalar que los grandes rivales actuales, el Dinamo de Zagreb y el Hajduk Split, cuyos enfrentamientos actuales suelen estar protagonizados por graves incidentes, se hermanaron previamente a la guerra de Yugoslavia, a finales de los años noventa. Según el ensayista Ivan Colovic, sus hinchas, coreaban estos cánticos en las gradas:

Dinamo y Hajduk son de la misma sangre,
poco importa quien gane
Dinamo y Hajduk son dos clubes hermanos,
de los que toda Croacia está orgullosa.

Como curisidad, diremos que el Hajduk Split fue fundado en Praga, por estudiantes de la ciudad de Split, y que pusieron el nombre de “hajduk” en honor a los héroes románticos que se suponía que luchaban contra el imperio otomano en los siglos XVII y XVIII. Ha sido siempre un club con identidad croata, sin embargo, durante la época comunista se le permitió mantener el nombre y tuvo una gran popularidad, debido a que durante la ocupación italiana de la ciudad de Split en la Segunda Guerra Mundial, se negó a jugar en la liga italiana, y se unió a los partisanos de la isla de Vis, de los que pasó a ser su equipo. Después, el club y los jugadores se negaron a aceptar el ofrecimiento de Tito de trasladarse a la capital de Yugoslavia como equipo del ejército, y se mantuvieron firmes en su identidad croata, en aquel tiempo prohibida. Eso sí, como vemos, el escudo del Hajduk durante la época comunista no tenía las referencias croatas que ahora tiene.

evolucion_hajduk.jpg

En definitiva, el caso de la Unión Soviética nos puede mostrar cómo los dirigentes soviéticos, que pretendían controlar todas las esferas de la experiencia humana, sabían de la potencialidad del fútbol para canalizar símbolos. El mapa de enfrentamientos de sindicatos que aplicaron a su liga pretendía acotar esos símbolos dentro de los del imaginario obrero, intentando impedir que otras tensiones identitarias, como la nacional, la regional o la religiosa, se escenificaran en los estadios de fútbol. Esto fue, en la práctica, imposible. El fútbol, un espacio de expresión libre, como la literatura o el arte, es algo tan grande que es imposible controlar en su totalidad.

Bibliografía:

BACK, Les; CRABBE, Tim; SOLOMOS, John: “The changing face of football: racism, identity and multiculture in the English game”, Berg, Oxford, 2001

DUKE, Vic; CROLLEY, Liz: “Football, Nationality and the State”, Longman, 1996

SEGUROLA, Santiago (Ed.): “Fútbol y pasiones políticas”, Temas de Debate, Madrid, 1999.

24 Comments

  1. ChinoChano

    13 de diciembre de 2006 a las 1:53 pm

    bravo, bravo, eres el mejor. Tienes que hacer un libro con todo esto, yo te compro dos ejemplares.

  2. Jon

    13 de diciembre de 2006 a las 2:19 pm

    Interesantísimo, gran artículo.

    Es curioso lo del CSKA de Moscú. Había leído lo mismo sobre el CSKA de Sofía en la biografía de Stoitchkov que se publicó en 1995, que podían reclutar al jugador búlgaro que quisieran cuando quisieran, pero ya ni me acordaba. Allí el Levski también era el equipo “rebelde” del que se hacía hincha la gente que estaba contraria al gobierno.
    Lo más sorprendente es que, a pesar de eso, estos “equipos del gobierno” no ganaron todas las ligas que disputaron en aquellos años.

    Saludos

  3. non_grata

    13 de diciembre de 2006 a las 3:55 pm

    Simplemente genial el artículo. Una gozada leerlo.

  4. Pancho

    13 de diciembre de 2006 a las 4:13 pm

    Tremendo el artículo como todos los realizados. Aunque quizás esté offtopic, ahora que estamos hablando de fútbol y propaganda política, tengo las siguientes interrogantes:

    La Estrellla Roja de Belgrado estuvo puramente integrada por soldados yugoslavos¿?
    Qué medida se tomó con el Steaua Bucaresti luego de la caída de Ceausescu (si lo descendieron o qué¿?) La misma pregunta la extiendo para la situación del SS Lazio luego de la caída de Mussolini.

    Por cierto Dadan, tus dudas con respecto a Neruda son válidas, pero en mi caso siempre distingo la persona del artista/escritor/actor/cantautor, porque ambas dimensiones son en algunos casos bastante antagónicas. Te lo dice un merengue empedernido que disfruta leer tus artículos, siendo tu un culé hasta la médula.

    Saludos

  5. Dadan Narval

    13 de diciembre de 2006 a las 6:39 pm

    @ Pancho,
    En cuanto a tus dudas, hasta donde sé el Steaua no fue descendido. Creo que es un equipo suficientemente particular, pese a Ceaucescu, como para tomar esa medida.
    En cuanto a lo de Neruda, comparto lo que dices de diferenciar vida y obra, lo que pasa es que hay autores en los que en su obra hay una importante carga biográfica y política. Neruda es uno de ellos, y me gusta su obra, como el Canto General, a pesar de sus errores políticos. Uno de ellos fue viajar a la Unión Soviética y cantar al mundo sus alabanzas. Estuvo en Armenia, pueblo con una importantísima y bella cultura qeu fue sistemáticamente represaliada por los soviéticos, y dijo ver allí sólo progreso.
    En cuanto a lo de la niña, nunca he conseguido entender cómo un hombre tan honesto pudo dar la espalda a su hija. Es una historia triste, que no empaña mi lectura de su obra, pero qeu me plantea serios debates internos. Malva Marina, se llamaba. Lorca le dedida unos versos preciosos, pero Neruda ni siquiera la nombra en su autobiografía “Confieso que he vivido”. Eso, como te digo, no mancha su obra, pero me da qué pensar. Lo mismo sucede con grandes escritores y filósofos que abrazaron en su momento el fascismo, el estalinismo o el nazismo, como Heidegger o Sartre.
    Muy bueno, por cierto, lo de que me leas “a pesar de ser culé”. Me he reído mucho, porque sí, quizá sea un punto negro de mi biografía ; )

  6. Andres

    13 de diciembre de 2006 a las 8:42 pm

    Muy bueno, Dadan. Una lectura muy agradable e interesante. Muchas gracias.

    PD: un repasín ortográfico y ya se saldría el artículo ;)

  7. Tribas

    13 de diciembre de 2006 a las 11:21 pm

    TREMENDO SI PUBLICÁIS UN LIBRO OS LO COMPRARE!

  8. markus

    14 de diciembre de 2006 a las 12:36 am

    Interesantísimo, y muy buen detalle la bibliografía! Qué gran artículo, y qué grande es el fútbol (para lo bueno y para lo malo).

  9. NIPO

    14 de diciembre de 2006 a las 9:17 pm

    Excelente articulo…

    Dadan te luces, para nada se me hace largo leer estos impresionantes articulos k publicas… aunke hay un fallo, no se ven las imagenes, o por lo menos yo no las veo, si lo podeis arreglar…

  10. martin

    14 de diciembre de 2006 a las 11:14 pm

    El Sparta de Praga(fundado en referencia a Esparta) paso a llamarse Spartak durante un tiempo, para de nuevo pasar a ser Sparta, como se puede ver en su web

    Ah, para ver los escudos de esos sindicatos-sociedades deportivas sovieticas:
    aqui.

    Excelente articulo de nuevo, esperemos que siga la serie…(por cierto, solo por darte mas trabajo, despues de el de los nombres de futbol, podrias dedicar alguno a los escudos de los mismos, aunque ya lo trates aqui tambien, pero algo mas especifico, solo es una idea).

    Un saludo

  11. yo81

    17 de diciembre de 2006 a las 6:28 am

    El Steaua corrió peligro de desaparición tras la caída de Ceausescu en 1989, al igual que el Dinamo de Bucarest. Pero eran clubs tan importantes que finalmente no se tomaron medidas con ellos.
    Menos suerte corrieron el Victoria Bucarest y el Olt Scornicesti. El primero fue desmantelado por ser el equipo de la temida Securitate. El segundo por ser el equipo del pueblo natal de Ceausescu (y que había sido descaradamente ayudado para llegar a primera división).

  12. Pingback: Grandes estadios (V): el Pequeño Maracaná » Diarios de Futbol

  13. Pingback: El Fútbol y la Guerra Fría. Eduard Streltsov: el pelé ruso

  14. quinick

    12 de diciembre de 2007 a las 4:22 am

    solo una cosa
    Neruda fue y murio comunista
    al igual que victor jara, violeta parra, vicente huidobro…

  15. Allan Rainier

    25 de mayo de 2008 a las 4:42 am

    Buen articulo!!!! Mis abuelos son rumanos y fanaticos del Otelul Galati! Ya les preguntare a ver que me pueden contar!

  16. victor cardenas

    26 de agosto de 2008 a las 8:50 am

    buen articulo.
    quisiera hacer mi tesis acerca de este tema, sobre los clubes de futbol de la urss y su influencia politico-social-economico

  17. Xavi

    6 de enero de 2009 a las 8:32 pm

    Soy el único que se ha dao cuenta y le ha hecho gracia lo del Partirán de Belgrado?

  18. Pingback: le.c¿Sabías de dónde proviene el nombre CSKA? » Diarios de Futbol

  19. Pingback: ¿Sabías de dónde proviene el nombre CSKA?– fútbolWatch

  20. Pingback: Estajanovismo no es tajarse mucho | Pisalo!

  21. Hernán Lillo

    15 de febrero de 2012 a las 9:31 pm

    Ya que el twitter resucitó este tema que jamás había leído, sólo quiero corregir a quinick señalando que Violeta Parra a pesar de tener pensamientos más ligados hacia lo que la sociedad ha convenido en llamar izquierda, no era comunista. Es más, desdeñaba del PC y cuando le preguntaban por esa dicotomía de tocar tanto en paises comunistas como en escenarios de la alta sociedad chilena de derecha, ella se limitaba a responder que un artista debía tocar donde lo quisieran escuchar.

  22. Patricio

    9 de mayo de 2012 a las 10:49 am

    Ufff Felicidades, me encanta este articulo, el como un sistema llego a influenciar tanto a un deporte como lo es el fútbol. Y me encanta el hecho de como a pesar de todo las personas y los equipos trataron de mantener vigente su identidad y su cultura. De verdad es un tempa excelente, soy estudiante de sociología de la UNAM. Y artículos como este me hacen pensar mucho en dedicarme a la Sociología del deporte. El deporte y la sociedad gran objeto de estudio. Ojala pueda conseguir esos libros por acá.

  23. Putkara

    1 de agosto de 2012 a las 10:08 am

    quiero decirles que soy de Georgia que pertenecia a la antigua URSS, aunque vivo desde hace algunos años en España y me ha gustado mucho este articulo. En Georgia tambien tenemos este tipo de clubes que aun conservan antiguos nombres que se les dio en la URSS, como FC Torpedo de Kutaisi, o Metalurgi de Rustavi o el mismisimo Dinamo de Tbilisi que sorprendio a toda la URSS cuando gano a CSKA de Moscu…
    Otro dato curioso y nombre curioso es de un equipo de Georgia de la ciudad de Gori que se llama “Dila”. En la ciudad de Gori nacio Stalin quien en su juventud escribio varios poemas y uno de ellos se titulaba “dila” (la mañana en georgiano) asi pues el Club de Futbol Dila Gori fue un homenaje para el dictador de la URSS y el club aun conserva el mismo nombre.

  24. Kurono

    4 de diciembre de 2012 a las 12:57 am

    A mí lo que me parece curioso es que esos equipos “apoyados por su pueblo” como el Viktoria Zizkov o el Spartak Moscu ganaron muchos títulos y ligas durante la década de los 90′s, pero luego de eso y con el descrédito y decadencia de los gobiernos post-comunistas (y para el Viktoria Zizkov, escándalos de corrupción), hoy día son equipos mediocres que no representan gran cosa ni pintan nada ante otros clubes más importantes.