Con la cabeza en el Werder

Tropezó el FC Barcelona en su visita al Levante (1-1). En un partido más que previsible por parte de los de Rijkaard, dio siempre la sensación de que el equipo tenía la mente puesta en el vital partido del próximo martes frente al Werder Bremen, por un puesto en los octavos de final de la Liga de Campeones. La decisión del técnico holandés de dar descanso a un Ronaldinho que no fue ni convocado dice mucho sobre la actitud con la que los azulgrana afrontaron su visita al equipo valenciano. Pero ¿quién puede criticar el planteamiento del Barça en vista del fundamental encuentro de dentro de tres días?

Lo que sí podría ser algo más criticable es la falta de empeño de algunos de los futbolistas que hoy han saltado al césped. Saltó el Barça al Ciudad de Valencia a medio gas… y a medio gas continuó durante los 90 minutos del choque. Con esa actitud tan peligrosa de «ya llegará el gol», los azulgrana apenas crearon ocasiones de verdadero peligro. Mucho control de balón, pero de manera estéril e improductiva. Nadie inventaba nada nuevo en la zona de peligro, nadie se decidía a lanzar el primer directo a la mandíbula del Levante.

Así transcurrían los minutos, mientras los de López Caro tomaban conciencia de que podían llegar a hacer daño al Barça. La figura de Víctor Valdés fue agrandándose ante las necesidades, primero frente a un bullicioso y batallador Riga (que parece que en cualquier momento se va a poner a bailar capoeira, a lo Fredson) y después ante Nino, que obligó al de L’Hospitalet a desviar un peligroso disparo a córner. Llevaba peligro el Levante. Courtois parecía omnipresente e Iniesta y Xavi se ahogaban en un mediocampo excesivamente poblado.

Pero cuando se tiene sobre el césped a un tipo como Deco, un partido pésimo de tu equipo puede convertirse en una victoria y tres puntos en un destello de calidad. Y así parecía que ocurriría, cuando al filo del descanso, el portugués colocó una falta (cometida sobre él mismo, muy castigado hoy por los jugadores del Levante) en la misma escuadra izquierda de la portería de Jose Molina.

Parecía que el Barça tenía los tres puntos en el bolsillo, pero en la segunda mitad, el Levante fue valiente. Fue valiente y se decidió a lanzarse, al menos, a por el empate. López Caro sacó savia nueva (Ettien y Kapó, dos jugadores de clara vocación ofensiva), y Rijkaard cometió el, a mi juicio, grave error de sacar del campo al jugador que él solito estaba sujetando a todo el equipo. Deco fue sustituido por Oleguer en el minuto 74, y sólo dos minutos después, Valdés rechazaba un lanzamiento de falta al borde del área pequeña e incompresiblemente, tres jugadores granotas llegaban al rechace antes que cualquier defensor blaugrana. El central Álvaro remachaba a la red. Un grave error de concentración que ha costado al Barça dos puntos. Una muestra más de que los culés no estaban hoy, al menos al 100%, en el partido. Y cuando uno no está en el partido, no emplea cuerpo y mente en la consecución del objetivo, la teórica superioridad frente al rival se queda en eso, en teórica. Y así se pierden ligas.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

15 Comments

  1. Un_culé

    3 de diciembre de 2006 a las 1:42 am

    Era lógico no tener la cabeza al 100% en el partido … pero una vez que te pones 0-1, jamás debes dejar que te empaten el partido. Y el cambio de Oleguer por Deco teniendo a Motta en el banco tampoco fue muy lógico …

  2. Mourinho

    3 de diciembre de 2006 a las 2:03 am

    una pena…

  3. Mamba Negra

    3 de diciembre de 2006 a las 2:16 am

    El Werder Bremen, se juega lo mismo que el Barcelona, pero la imagen que ha dado en el partido de hoy ha sido mucho mejor que la del equipo de Rijkaard.

  4. jose

    3 de diciembre de 2006 a las 2:21 am

    así se pierden ligas. está visto que para ganar la liga hay que ganar todos los partidos.

  5. Borja Barba

    3 de diciembre de 2006 a las 2:24 am

    En absoluto, jose, lo que está claro, y creo que eso no tiene discusión, es que para ganar Ligas no se pueden tirar partidos ganados, y eso es lo que, a mi juicio, hoy ha hecho Rijkaard (el cambio de Deco, que por quince minutos más de partido no se iba a morir el martes) y el Barça con su actitud de principio a fin.

    Mamba Negra ha hablado del partido del Werder Bremen (3-1 al Hertha, que está arriba). Es un buen ejemplo.

  6. renton

    3 de diciembre de 2006 a las 4:12 am

    Pero tampoco le echemos la culpa del empate al cambio de Deco. Los once que había en el momento del gol del empate tenían todos calidad suficiente para ganar un partido contra el Levante. Si estos once no han sido capaces de mantener el resultado, con Deco en el campo probablemente habría llegado también el gol del empate, que además llegó en una jugada a balón parado.

    Por otra parte, yo entiendo a los jugadores y al entrenador que hayan dado mucha más importancia al decisivo choque del martes. La Liga no se acaba contra el Levante. En cambio la Champions sí se puede acabar contra el Bremen.

    Ahora bien, en condiciones normales y con la plantilla al completo, el Barça debería haber ido a por los dos partidos, tal y como ha echo el Bremen. Eso sí, jugando con los suplentes contra el Levante.

  7. Mourinho

    3 de diciembre de 2006 a las 11:15 am

    Todos los que habéis (habemos) sido jugadores sabeis que en la previa y esas cosas, sí, pero una vez se empieza un partido, no se piensa en otra cosa.
    Además no creo que jugadores como Thuram, iniesta, ezquerro, guyli o gudjhonsen pensaran en Bremen teniendose que ganar el puesto en estos partidos.

  8. Un_culé

    3 de diciembre de 2006 a las 1:17 pm

    Pasando por alto la patada al diccionario de la RAE, diré que si en la previa, y en los entrenamientos, y en el ambiente en sí, se piensa más en el Bremen, es lógica que eso repercuta después en los jugadores al saltar al campo. No salen sin ganas, sino con una marcha menos. Inconscientemente se baja de revoluciones. Está claro que una vez en el campo se intenta ganar, pero ‘se juega como se entrena’. Y quedó claro que el partido de ayer no se preparó normalmente.

  9. Arganboy

    3 de diciembre de 2006 a las 1:43 pm

    También pasando por alto la patada a la gramática española, más que al diccionario de la R.A.E. me parece un poco arriesgada la apuesta del Barça y veo cierto amor al peligro por parte del entrenador; algo a lo que estamos poco acostumbrados en estos tiempos predecibles llenos de seguridad pero que le dan más valor a sus decisiones al impregnarlas de cierto romanticismo atractivo y estimulante.

  10. Andres

    3 de diciembre de 2006 a las 3:19 pm

    Habemus Papam.

    No vi el partido, pero lo que ocurrió era lo esperable. Empezando por el hecho importantísimo de que los tres cracks ofensivos (REM) falten a la vez, todo invitaba al pesimismo. Toda la semana entrenando exclusivamente para el Bremen (Perarnau lo cuenta en su blog), campo del Levante en muy mal estado, jugadores más preocupados de no lesionarse y evitar desgastes excesivos que de cualquier otra cosa, cambio de Deco (antes del empate)…
    Si es que hasta Rijkaard y Deco reconocieron que tenían la mente en el martes.

    Dicho esto, hace 5 años el Barça habría perdido este partido sin remisión. Hoy en día, como mucho, lo empata.

  11. Mourinho

    3 de diciembre de 2006 a las 7:07 pm

    diooooooooos, ya ves…
    hemos…
    es que era recíen levantado.
    Y pasado por alto esas ganas de reirse de la gente, debe ser una putada creerse el mejor del mundo..y ais, no ganar
    enga, a ver en Bremen

  12. Un_culé

    3 de diciembre de 2006 a las 7:21 pm

    Nos pasa a todos Mou 😉
    Aunque creo que es mucho peor presumir de haber sido los mejores y no comerse un colín …

  13. Un_culé

    3 de diciembre de 2006 a las 7:38 pm

    Por cierto: unos tenemos ganas de reírnos, y otros, de tocar los huevos continuamente, perdiendo hasta las formas en otros posts y saltando siempre al mismo comentario.

    Aunque con Larsson estamos de acuerdo, por algo se empieza. ¿Ves como no me gustaba el Sport? xD

  14. Pingback: Jornada 13: El Madrid aprieta la cabeza » Diarios de Futbol

  15. Pingback: Werder Bremen: complicado escollo » Diarios de Futbol