Mendilibar no echa balones fuera

mendi Leemos estos días unas declaraciones del nuevo técnico del Valladolid, José Luis Mendilibar, donde afirma con toda rotundidad que esta temporada sus jugadores no tirarán el balón fuera del rectángulo cuando un futbolista se halle tendido sobre el césped, sea del equipo rival o del propio. El técnico vasco argumenta que en la mayor parte de las ocasiones la lesión (si es que existe) es momentánea, y que los continuos parones perjudican al público.

Todos sabemos que la antigua cortesía hacia el jugador lesionado ha degenerado, en muchos casos, en una triquiñuela: bien un jugador se hace el muerto para frenar un ataque del contrario, bien para perder tiempo si el partido se está ganando, o incluso para después devolver el balón mucho más lejos y presionar el saque de banda, lo que constituye una sutil perversión del espíritu de la acción. Debido a estos abusos, hace tiempo que se oyen voces favorables a actitudes como la que pregona Mendilibar.

Sin embargo, resulta muy triste que los pícaros de turno hagan desaparecer una de las más hermosas muestras de caballerosidad que veíamos con frecuencia en los campos, y que con frecuencia era aplaudida por el respetable: el hecho de que ni importa el juego ni importa el resultado frente al posible daño físico de un compañero, y que obtener ventaja de la inferioridad numérica, aunque sea momentánea, es un comportamiento reprobable. Más deseables serían normas como descontar el tiempo con más rigor que en la actualidad, esperar un tiempo prudencial antes de readmitir al jugador presuntamente dañado o no permitir la presión en el saque posterior.

Para todos los que nos emocionamos con gestos como el de Di Canio, que paró el juego cuando podía marcar a puerta vacía teniendo al guardameta contrario lesionado, la desaparición de estas pequeñas cosas que hacen al fútbol tan entrañable es una muy mala noticia.

http://www.tb-credit.ru/zaim-online.html

11 Comments

  1. Miguel Gutiérrez

    10 de septiembre de 2006 a las 2:10 am

    Capello dijo lo mismo en su día.

  2. salanova

    10 de septiembre de 2006 a las 3:03 am

    La verdad que por una parte tiene razón Mendilibar y tu…uno porque es verdad que la mayoría son pícaros que se tiran o se hacen el «muerto» y Ramón tienes razón porque de vez en cuando hay gestos tan bonitos como el de di Canio.
    Por cierto Di Canio, ¿Es el que hacía saludos fascistas? o ¿Quién era?.

  3. salanova

    10 de septiembre de 2006 a las 3:03 am

    Se me olvidaba tenéis un link en mi blog.

  4. Andalusian

    10 de septiembre de 2006 a las 3:47 am

    El Di Canio fascista.El mismo.El fútbol tiene eso, hay de todo y hacen de todo.Un día pides perdon porque fingiste un penatly y te lo pitan (Fowler) y a las dos semanas simulas que te metes una raya de coca simulando una «esnifación» con la linea blanca de banda (Fowler).

    El Di Canio, pues lo mismo.Será el dinero o yo que se pero siempre ha sido la acción buena anterior a la mala.Que cosas…

  5. Andalusian

    10 de septiembre de 2006 a las 3:48 am

    Se me olvido comentar lo del post: me parece perfecto.En el futbol sala también se está haciendo.

  6. Antihéroe

    10 de septiembre de 2006 a las 4:37 am

    A mí me parece mucho más sancionable acciones como las que hacían Fran o Rivaldo en su día que les tocaban el pecho y echaban la mano a la cara. Eso sí que es juego sucio y no el hecho de no tirar el balón porque un tío está en el suelo. Con todo el dinero que hay en juego resulta un poco absurdo que alguien pueda pararse a pensar si fulanito está mal o bien. Además para juzgar la gravedad de un encontronazo está el árbitro.

  7. torri_l

    10 de septiembre de 2006 a las 11:53 am

    Yo estoy de acuerdo con Mendilibar. Suena triste, pero sí ocurre algo grave en un campo y no se para se le echará la culpa al jugador que no echó el balón fuera, cuando en realidad la culpa es de todos los que antes han jugado «sucio» haciendo teatro para perder tiempo.

    Si visteis ayer el Atletico de Madrid-Valencia, el Atletico echó el balón fuera para atender a Marchena, pero el balón no salió, asi que el arbitro dió bote neutral. La intención de Moretti era tirar el balón hasta Leo Franco, cuando el balón lo iba a echar el Atletico estando en mitad del campo del Valencia. Si encima cortan una jugada para atender a tu compañero, que menos que devolver el balón en el mismo sitio que donde lo tiraron fuera. Por cierto, al final Marchena no tenia nada… ¬¬

  8. Salva

    10 de septiembre de 2006 a las 1:07 pm

    Lo que tiene que hacer es sancionar duramente al jugador que finge,estudiando su comportamiento cuando es reiterado,me acuerdo siempre de Miguel Angel ex malaguista y actualmente en el Betis es un teatrero impresionante deberian expedientarlo por esto asi los jugadores lo harian menos,pero de ahi a no tirar el balon fuera me parece excesivo y si es algo grave?solo hay que recordar a Foe o Feher.
    De todas formas que esperar d Mendilibar es un inepto aun recuerdo las declaraciones del año pasado del madrid y el Barca y lg ni se comio el turron

  9. Un_culé

    10 de septiembre de 2006 a las 4:09 pm

    Me parece muy bien por parte de Mendilibar. En la inmensa mayoría de los casos, las lesiones son fingidas por el rival de turno para perder tiempo, precisamente porque los descuentos no se aplican como debieran. Si la lesión va en serio, ya se encargará el árbitro de parar el juego y ordenar a las asistencias que entren, no sería la primera vez.

  10. R1Molano

    10 de septiembre de 2006 a las 10:38 pm

    Yo creo que deberia ser el arbitro el que parara el juego.
    Ademas esto lo hace el arbitro cuando no se tira el balon fuera y ve que hay una situacion grave.

  11. Pingback: ¿Echamos el balón fuera? » Diarios de Futbol