Recordando a Andrei Kanchelskis

kanchelskis3.jpgMuchos de nuestros lectores probablemente sepan de quien estamos hablando. Su nombre es inconfundible. Para quienes no, diremos simplemente que, durante varios años, las palabras “extremo derecho” evocaban un único nombre: Andrei Antanasovich Kanchelskis. Nacido en Kirovograd (en la actual Ucrania) el 23 de enero de 1969 fue, y sigue siendo con toda probabilidad, el futbolista de la antigua Unión Soviética más importante que ha jugado en el Reino Unido y uno de los más determinantes que ha dado el país de este en los últimos veinte años. Incluso llegó a jugar en los dos conjuntos más importantes de la que hoy sería su nación (Ucrania): el Shakhtar Donetsk y el Dinamo de Kiev).

Descubierto por Sir Alex Ferguson, Kanchelskis llegó al Manchester United en el año 1991 (procedente del Shakhtar Donetsk) después de estar una semana a prueba en Inglatrerra. En las cuatro temporada que el ucraniano jugó en Old Trafford fue el absoluto dueño y señor de la banda derecha. Su velocidad, hábil manejo del balón, eléctrico regate y precisión en el centro colaboraron para que los red devils se hicieran con dos títulos de liga (que no lograba desde la temporada 1966/67) y una FA Cup. Además, entre el propio Kanchelskis y un jovencísimo Ryan Giggs surtieron de innumerables a los delanteros Mark Hughes, Eric Cantona o Brian McClair y formaron, junto con Paul Ince y Brian Robson primero, y Roy Keane después, uno de los mejores centros del campo de Europa.

Sin embargo, en el mejor momento de su carrera, Kan-kan abandonó Manchester. Sus desavenencias con Ferguson pesaron más que su excepcional campaña, la 1994/95, en la que anotó catorce goles en treinta encuentros. Además, el técnico escocés preparaba el terreno para otro de sus fergie-babes. Un joven y prometedor David Beckham llamaba a la puerta de la titularidad y Sir Alex prefirió al inglés antes que al ucraniano. Su traspaso al Everton en el verano de 1995 fue uno de los más sonados de todo el continente. Ya en Goodison Park, donde Kanchelskis jugó solo una temporada y media, continuó dando muestras de su gran clase y de su recientemente adquirido olfato goleador. Su primera temporada con los toffees fue sencillamente genial y se saldó con 16 goles anotados en 32 partidos, además de las numerosas asistencias que los delanteros Daniel Amokachi y Duncan Ferguson supieron aprovechar.

En, posiblemente, el clímax de su carrera como futbolista, Kanchelskis dio el salto al Calcio en el mercado invernal de la temporada 1996/97. Su destino fue la Fiorentina de Rui Costa, Schwartz, Batistuta y Francesco Baiano. Sin embargo, ni Claudio Ranieri primero, ni Alberto Malesani después llegaron a confiar en el ex red devil. En año y medio en Italia apenas disputó 26 encuentros anotando únicamente dos goles.

Tras esta decepción, Kanchelskis regresó a las islas. Pero no a Inglaterra, sino a Escocia, más concretamente al Glasgow Rangers, donde el ucraniano, volvió a sentirse el jugador importante que fue en su primera etapa británica. Con los protestantes logró, en sus dos primeros años, dos títulos de liga consecutivos, formando una sociedad perfecta con Rod Wallace, Billy Dodds y Jorg Albertz, jugando casi sesenta partidos y anotando doce goles. Sin embargo, su tercer año en Ibrox Park apenas contó para su técnico Dick Advocaat y fue cedido en enero al Manchester City, donde disputó diez encuentros. La temporada siguiente, nuevamente en Glasgow, Kanchelskis siguió sin contar para el entrenador holandés y al finalizar ésta, emprendió la aventura rumbo a Arabia, al Al-Hilal (donde conincidió con dos históricos del país como Sammy Al-Jabber y Mohamed Al-Deayea).

kanchelskis2.jpgTras prácticamente un año en blanco, Kanchelskis emprendió su regreso al fútbol de este. En 2004 fichó por el Saturn Ramenskoye por seis meses tras ser contratado y despedido por el Dinamo de Moscú. Esos seis meses se prorrogaron por una temporada más jugando al lado del ex ovetense Víctor Onopko y el costarricense Winston Parks. Esta temporada, su nueva casa es el Krylya Sovetov Samara, donde lleva disputados un total de doce encuentros, en los que ha anotado un gol y comparte vestuario el ex de la Roma Omari Tetradze y en ucraniano Andrey Husin en lo que, a sus casi 37 años, puede ser ya su última experiencia como profesional.

Aunque ucraniano de nacimiento, tras la separación de la Unión Soviética con la que fue internacional en 17 ocasiones, Kanchelskis decidió jugar con la selección de Rusia siendo de la partida en 36 encuentros (logrando 8 goles). Además, llegó a disputar seis partidos con la fugaz C.E.I. (Comunidad de Estados Independientes), incluidos tres en la Eurocopa de 1992. Además, también participó, ya con Rusia, en Inglaterra 96′. Y aunque nunca llegó a disputar un Mundial (su enfrentamiento con el seleccionador Pavel Sadyrin le privó de acudir a USA 94′) no se puede negar que Kanchelskis ha sido uno de los futbolistas más destacados de todos los tiempos, tanto de la extinta Unión Soviética, de Ucrania, de donde es natural, o de Rusia, selección para la que jugó.

Y es que si con la expresión “extremo izquierdo puro” nos viene a la mente inmediatamente el nombre de Giggs o Marc Overmars, la de “extremo derecho puro” tiene evocar, irremediablemente, a este ucraniano que halló la gloria en la cuna del fútbol.

Web oficial | Krylya Sovetov Samara
RSSSF | Andrei Kanchelskis

[Foto: kc-camapa.ru]
Vídeo vía | Youtube

Periodista de vocación, y espera que también de profesión, disfruta charlando y escribiendo sobre fútbol, preferentemente internacional. Amante la escuela británica y holandesa, sus dos mayores ídolos fueron Dennis Bergkamp y Marco Van Basten. (enrique.lameyer @ diariosdefutbol.com)

11 Comments

  1. Dadan Narval

    4 de septiembre de 2006 a las 8:23 pm

    Grande, muy grande el post… casi tanto como Kanchelskis. En cuanto al equipo en el que juega ahora, el Krylya Sovetov, es uno de esos cllubes de Rusia que están importando jugadores foráneos y que cada día resultan más interesantes, o al menos, curiosos. Ahora tienen en plantilla, seguro que lo has visto, dos norcoreanos (todo un hecho futbolístico y político). En cuanto a los africanos (sé que no viene a cuento, pero es mi especialidad y no me resisto a comentarlo), ahí juegan Serge Branco (una de las máximas promesas del fútbol camerunés, venido a menos, ex del Stutgart, Leeds y QPR entre otros), Benoit Angbwa (también camerunés, que estuvo a punto de fichar por el Alavés antes de ir a Rusia) y Baba Adamu, delantero ghanés que no fue al Mundial, creo recordar que por lesión.
    Lo dicho, gran post, Enrique.

  2. BoVeS

    5 de septiembre de 2006 a las 1:09 am

    Que porterazos había en la liga inglesa en esa época… 😉

  3. Rifle

    5 de septiembre de 2006 a las 2:21 am

    Qué grande Kanchelskis, me encantaba ese jugador.

    Pensaba que ya estaba retirado :O

    Gracias por el post 🙂

  4. Rifle

    5 de septiembre de 2006 a las 2:28 am

    Qué grande Kanchelskis, siempre me encantó ese jugador.

    Pensaba que ya estaba retirado :O

    Gracias por el post 😉

  5. Rifle

    5 de septiembre de 2006 a las 4:01 pm

    Ups, pensaba que no había posteado y lo volví a escribir xD. Es la costumbre de ver el mensaje justo después de escribirlo 😛

    Perdón.

  6. Andres

    5 de septiembre de 2006 a las 6:08 pm

    Como alguien ya ha dicho a raíz del vídeo… DIOS MÍO, ¡¡¡QUÉ DESASTRE DE PORTEROS!!!
    Kanchelskis era un gran extremo, sin duda. Gracias por un post tan completo e informativo.

    Sólo un reproche: un centro del campo que incluya a un tarugo como Paul Ince no puede ser considerado uno de los mejores de nada 😉

  7. FeLeZ

    6 de septiembre de 2006 a las 1:54 am

    Me encanta recordar viejas glorias, grande Kan-kan.

  8. Ariel de Argentina

    10 de septiembre de 2006 a las 8:55 pm

    Mis felicitaciones por este excelente post !!!

    Me encanta recordar a estos jugadores que no son demasiado recordados por estas latitudes pero que realmente han dejando una marca en el mundo del fútbol. Adnrei Kanchelskis fue sin dudas uno de ellos

  9. Pingback: Malos tiempos para el Leeds United » Diarios de Futbol

  10. Pingback: Recordando a Chris Waddle » Diarios de Futbol

  11. Pingback: Kanchelskis se retira » Diarios de Futbol