El Madrid se encomienda a Capello

capelo.jpgEl Madrid que comienza la temporada 2006-07 busca desesperadamente un cambio de tendencia, un punto de inflexión. De la época galáctica y su posterior derrumbe ha cambiado prácticamente todo, el presidente, entrenador, política de fichajes y proyecto deportivo, jugadores… Los nuevos rectores del equipo madridista han decidido que el hombre que debe intentar cambiar el balance actual de fuerzas del fútbol español es Fabio Capello, y sobre sus veteranas espaldas recae el éxito o el fracaso de este proyecto, que será dirimido, a su vez, por la conquista o no de un título importante. Todo o nada para una entidad demasiado grande para llevar tanto tiempo a la deriva.

Al entrenador transalpino, de palmarés tan distinguido como discutida es su propuesta futbolística, se le han dado manos libres para confeccionar un equipo a su imagen y semejanza: fuerza, equilibrio táctico, fiabilidad, sentido solidario.. Han llegado Emerson, su hombre de confianza, Cannavaro, el mejor defensa del mundial y MVP para mucha gente, y Van Nistelrooy, un rematador de pura cepa; tres jugadores que responden exactamente al estereotipo capellista del defensa, medio y delantero. Más recientemente se ha incorporado otro perro de presa, Diarra, y suena el central del Valencia Roberto Ayala. A falta de fichajes de más calidad técnica, Don Fabio dispone al menos de una base sólida sobre la que edificar.

Las dudas que se ciernen sobre el proyecto son muchas y graves: ¿se conseguirá romper la dinámica perdedora y aligerar la plantilla de lastre, que es mucho y caro? ¿la avanzada edad de muchos de los fichajes no son pan para hoy y hambre para mañana? (a esto se puede responder que en fútbol lo importante es el primer éxito, o sea, comenzar el círculo virtuoso) ¿podrá integrar Capello a anarquistas como Ronaldo y Guti, tan buenos y necesarios para el Madrid como díscolos e imprevisibles? ¿conseguirá resucitar a gente como Raúl, Roberto Carlos, Baptista, Cassano? ¿podrá imponerse a la sombra del pasado, de sus grandes éxitos y de una primera etapa que para muchos madridistas fue modélica? Y sobre todo, la gran pregunta, ¿será capaz de enfrentarse de tú a tú a un Barcelona donde es casi seguro que juegan tres de los cinco mejores jugadores del mundo, y varios de los veinte primeros?

Capello se enfrenta a un desafío titánico, y con él todo el madridismo. Si sale airoso, será quizá el mayor triunfo de su carrera, pues puede que nunca haya jugado con cartas tan dudosas. Si no, el fracaso recaerá sobre sus espaldas, y el equipo blanco habrá caído a un pozo aún más profundo que en el que se encuentra ahora.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

9 Comments

  1. David Arranz

    30 de agosto de 2006 a las 6:51 pm

    Para mi uno de los mayores alicientes de la Liga. Vamos a ver a un Capello al límite, como gestione la ansiedad de títulos será clave. No le vale otra cosa este año, todos los fichajes son de presente, no de futuro…

  2. Pepeillo

    1 de septiembre de 2006 a las 10:45 am

    Si lo hace bien, no creo que sea el mayor triunfo de su carrera. El scudetto con la Roma fue algo impensable.

    Respecto al buen o mal juego del equipo, como siempre, los resultados mandarán. Si el Madrid gana, poco importará un fútbol nada vistoso. Si pierde, muy pronto llegarán los palos pero, más que a Capello, a Calderón, que desde que llegó a la presidencia ha acertado muy poco y ha errado mucho.

  3. david

    1 de septiembre de 2006 a las 9:15 pm

    A mí las dudas que me genera el madrid vienen sobre todo por dos frentes:

    Primero, la apuesta de jugar sin un director de juego de verdad. Los mediocentros que tenemos son buenos (contando a J García), pero no son pasadores.

    Segundo, la falta de limpieza a fondo de la plantilla. Sé que no es facil hacer ésto, pero hay un caso especialmente sangrante: Roberto Carlos pudo y debió haberse ido. DIa sí y día también es el peor jugador del Madrid.

    Luego hay temas menores, como la desconfianza en Cicinho para el lateral y la absurda cesión de Woodgate sin traer a un reemplazo.

    En general, mejor plantilla que el año pasado en todas las líneas, pero me temo que aún insuficiente para el título de Liga o Europa.

  4. Pingback: Diarios de Futbol » FC Barcelona: su único enemigo, ellos mismos

  5. Pingback: Diarios de Futbol » El pronóstico de DDF

  6. Pingback: Diarios de Futbol » El Madrid de Capello en 5 preguntas

  7. Pingback: El equipo de Capello tras el mercado de invierno » Diarios de Futbol

  8. Jose

    7 de febrero de 2007 a las 6:55 pm

    Aquellos recuerdos todos depositamos nuestra fe en Fabio, increible como todo se fue al carajo bueno todavia es muy pronto para saber

  9. Pingback: Un año sin Florentino Pérez » Diarios de Futbol