Real Club Deportivo de La Coruña: jóvenes y españoles para volver a ser grandes

De todos los equipos de Primera División, es sin duda el RC Deportivo de La Coruña quien mayor revolución ha llevado a cabo en su plantilla. Hasta un total de 13 jugadores que formaban parte de la plantilla el pasado año han dejado el equipo, y en su lugar han llegado a Riazor otros 12 futbolistas. Lo más llamativo de esta revolución en la plantilla deportivista es la edad media de los nuevos jugadores blanquiazules. A excepción de Dudu Aouate y Rodolfo Bodipo (ambos con 28 años), el resto de las incorporaciones son jugadores nacidos a partir del 80, con casos extremos como el del joven lateral Antonio Barragán, forjado en la prolífica cantera sevillista y que el año pasado formara parte del Liverpool de Benítez.

La juventud pues es la nota destacada de los numerosas altas que presenta el equipo. Una operación de rejuvenecimiento que era ya necesaria en la ciudad herculina. La idea de Caparrós es formar una base sólida con jugadores que alcancen su madurez futbolística de aquí a un par de años, pero sin renunciar a nada en la presente campaña.

Con Aouate (tras su complicada contratación) erigido como dueño de la meta coruñesa tras la salida del sempiterno Jose Molina, la defensa prevista por Caparrós cuenta con una mezcla de veteranía (aunque no excesiva( y juventud muy apropiada. Barragán peleara el lateral diestro con el capitán Manuel Pablo. En el centro, en principio las dos plazas parecen en posesión de Jorge Andrade (de vuelta tras su grave lesión) y Albert Lopo o Juanma, una de las revelaciones del pasado campeonato. El ex-madridista Álvaro Arbeloa y el ex-barcelonista Rodri lucharán por una plaza en el eje de la zaga. El lateral zurdo es a priori la posición con menos efectivos, ya que Caparrós tan sólo tiene a sus órdenes a Joan Capdevila.

Con el cambio de posición de Fabrizio Coloccini, el mediocampo del Dépor ha ganado en seguridad con respecto al pasado año, en el que el canadiense De Guzmán no llegó a cuajar del todo. La nueva posición del anteriormente central argentino no parece venirle grande, y la hipotética salida de Aldo Duscher del equipo hace necesaria esta reconversión del jugador. Sergio, tras su frustrado traspaso al Espanyol, será otro de los hombres más utilizados por el técnico de Utrera, ya que además de dar consistencia al centro del campo, aporta algún gol a lo largo de la temporada. En cuanto a la mediapunta, y a la espera de comprobar la evolución de la última y desgraciada lesión de Juan Carlos Valerón (4 meses en el dique seco para el «mago de Arguineguín»), el ex-malaguista Juan Rodríguez y el joven ex-culé Cristian parecen los más cercanos a hacerse con el puesto.

La banda derecha, tras la salida de Víctor rumbo a Grecia, parece cosa de Pablo Álvarez (pendiente también de ver cómo se recupera de la grave lesión sufrida a finales del pasado año en el Sporting), el velocísimo Fabián Estoyanoff (cedido por el Valencia) o el joven Joan Verdú (a quien 15 goles le contemplan en el Barça B la pasada temporada).

En ataque, Tristán parece haber perdido definitivamente la confianza de Caparrós. El sevillano no cuenta para su técnico, y ha sido declarado transferible, aunque a fecha de este artículo, ningún equipo ha mostrado interés real por el ariete. Un triste final para un futbolista que maravilló en el Mallorca, deslumbró en sus primeros años como deportivista, pero que poco a poco fue sumiéndose en la más absoluta intrascendencia, para acabar derritiéndose como un hielo en pleno agosto. Ante esta situación, Rodolfo Bodipo y Riki llegan a Coruña como los principales responsables de cara al gol. Ninguno de los dos es un goleador de primer nivel, y sus números el pasado año han sido ciertamente discretos, pero Lendoiro tiene especial confianza en el madrileño Riki tras dos buenos años en Getafe. Arizmendi, será otro de los hombres importantes en el ataque gallego, como ya demostrara la pasada temporada.

En definitiva, un año para asentarse, para ensamblar a los nuevos y ser conscientes de lo que hay. Los tiempos del «Superdépor» parecen ya muy lejanos en las memorias de los aficionados coruñeses, y el primer paso para volver a ser grandes en poco tiempo es asumir la nueva situación del club. Con paciencia, el trabajo de Caparrós, y la ilusión de esta jovencísima plantilla (no exenta de calidad), Coruña puede volver a ser una plaza temida en Europa.
http://www.tb-credit.ru/zaim-bez-otkaza.html

8 Comments

  1. Sebask

    3 de septiembre de 2006 a las 10:30 am

    «para acabar derritiéndose como un hielo en pleno agosto»

    creo que ya se han internacionalizado muchachos, así que ojo con las analogías climáticas, no creo ser el único lector del conosur… acá los hielos no tienen como derretirse en agosto.

    es una lesera.
    un abrazo, y gracias.-

  2. Pingback: El Babydepor se desinfla » Diarios de Futbol

  3. lucia

    16 de marzo de 2007 a las 5:55 pm

    como el depor no hay eqipo pero tiene mucha juventud….. echar al presi y q agan unos mejores fichajes

  4. lucia

    16 de marzo de 2007 a las 5:56 pm

    el depor es el mejor eqipo del mnd!!! hay mucha juventud ese es el problema!!! q no dejen q se valla arizmendy ni andrade…. xfa si no vamos wenos…. BSTS

  5. Pingback: Deportivo de La Coruña: ilusión diluida » Diarios de Futbol

  6. Dani

    7 de enero de 2008 a las 8:42 pm

    selecciongalega.blogspot.com
    Este é o blog da seleccion donde todos podedes participar.

  7. Pingback: ¿Un nuevo Superdepor? » Diarios de Futbol

  8. Pingback: Caparrós manda callar | fútbolWatch